Breves
El jefe de gabinete del Municipio de Ushuaia, Mario Daniele, era quien Juan Carlos Pino esperaba que oficiara de mediador con el Ejecutivo en el reclamo iniciado por el supuesto “ahogo financiero”, pero obtuvo una dura respuesta y un llamado a “ser solidario” y poner como prioridad la pandemia, en lugar del anuncio del edificio propio.
El jefe de gabinete del Municipio de Ushuaia, Mario Daniele, era quien Juan Carlos Pino esperaba que oficiara de mediador con el Ejecutivo en el reclamo iniciado por el supuesto “ahogo financiero”, pero obtuvo una dura respuesta y un llamado a “ser solidario” y poner como prioridad la pandemia, en lugar del anuncio del edificio propio.

“No hay lugar para la pavada y hay que ser responsable al hablar de números”

El jefe de gabinete del Municipio de Ushuaia, Mario Daniele, respondió en duros términos al reclamo público del presidente del Concejo Deliberante de supuestas deudas del Ejecutivo, que están provocando un “ahogo financiero” tanto en el legislativo municipal como en sindicatura. Pidió que sea “responsable” al hablar de números y negó una reducción del 50% de los fondos, cuando el Ejecutivo “está pagando todos los meses los sueldos del Concejo”. Pidió que “no se haga la víctima porque acá las víctimas somos todos, las víctimas de esta pandemia son el mundo entero, el millón y medio de muertos que hay en el mundo y los 40 mil muertos que hay en Argentina”, disparó. Aclaró que si hubo alguna reducción fue porque ingresó menos dinero y, en el caso del Concejo, afecta un mínimo porcentaje para gastos corrientes. Ante la intención de Pino de finalizar la obra del edificio propio, le recomendó “ser solidario, e ir resolviendo las cosas sin grandes títulos ni anuncios. Si se atrasa seis meses en medio de una pandemia, donde se dio vuelta la economía del mundo, no pasa nada. Se puede acordar con la empresa, parar la obra seis meses, un año, porque la prioridad de un político debe pasar por la pandemia y eso es indiscutible”, sentenció.

Río Grande.- El jefe de gabinete del Municipio de Ushuaia, Mario Daniele, era quien Juan Carlos Pino esperaba que oficiara de mediador con el Ejecutivo en el reclamo iniciado por el supuesto “ahogo financiero”, pero obtuvo una dura respuesta y un llamado a “ser solidario” y poner como prioridad la pandemia, en lugar del anuncio del edificio propio.

Por Radio Provincia, el presidente del Concejo Deliberante había reclamado una deuda de tres meses, planteó una reducción del 50% de los fondos del deliberativo y un ahogo financiero. Por la misma emisora la respuesta de Daniele fue que “no hay lugar para la pavada. Lo que es salarios los paga el intendente todos los meses como corresponde, el resto son gastos corrientes. De esos gastos corrientes debe haber una reducción de entre el 20 y el 25%, así que no hubo ningún ahogo y que ninguno se haga la víctima”, disparó.

“Cuando hablamos de recursos, tenemos que ser intelectualmente honestos y decir las cosas como son. Los dirigentes de Tierra del Fuego que tenemos responsabilidades y tenemos que ser prudentes porque estamos en una situación muy delicada”, sostuvo Daniele.

“Tenemos que ser muy cautos y está bien que cada uno busque los recursos para el lugar donde está desarrollando su actividad, pero los presupuestos son muy flacos. La plata no está, se hizo un presupuesto de determinada cantidad de ingresos que después no llegaron, porque la recaudación encontró el piso en mayo y junio a nivel nacional y eso se trasladó a la provincia. Los ingresos propios de la ciudad tienen que ver con actividad turística y comercial, y se fueron al piso”, describió.

“Hay que ser conscientes de que no es una situación normal. El Municipio se involucró con la pandemia de manera importante, con el polo de salud, asistiendo, fabricando y distribuyendo gel. Es muy importante lo que hizo el Municipio, que se podría haber hecho el distraído, y los recursos bajaron sensiblemente, alrededor de un 30%. Ahora se hizo un presupuesto cuando no sabemos cómo va a ser el año que viene. Hemos tocado el piso de un decrecimiento económico que viene desde hace bastante tiempo, confiamos en que va a haber un rebote y va a mejorar la recaudación a nivel nacional, pero se habla de una actividad local del 10% de lo que era el año pasado”, advirtió.

“Los dirigentes de Tierra del Fuego que tenemos responsabilidades tenemos que ser prudentes porque estamos en una situación muy delicada. Ninguno sabe lo que va a pasar y esta es la peor crisis de los últimos cien años en la Argentina y en el mundo. Desde la política tenemos que llevar tranquilidad, ser solidarios, e ir resolviendo las cosas sin grandes títulos ni anuncios”, dijo, ante la inquietud de Pino de lograr inaugurar el edificio del Concejo Deliberante el año próximo.

“Esto lo tenemos que hacer en un marco de cordialidad, de paz, respeto, sin tironeos. No hay lugar para la pavada”, manifestó con malestar.

 

Ningún ahogo

 

Daniele negó de plano un ahogo financiero. “El municipio no está haciendo ningún ahogo. Acá por un tubo pasaba una cantidad de oxígeno que alimentaba al Municipio y al Concejo, pero ese tubo se redujo un 30%, y el tubo que iba para el Concejo se redujo mucho menos”.

Según Pino, la reducción de ingresos fue del 25% para el Municipio, pero del 50% para el Concejo, pero Daniele recordó que “los sueldos los paga el Ejecutivo. No le dan los números. Yo estuve 20 años mirando presupuestos y todos los salarios del Concejo los paga el Poder Ejecutivo. Son 340 millones que paga el Ejecutivo, y son datos de la realidad, porque me tocó hablar en el Concejo Deliberante con la apertura de la presentación del presupuesto. Lo que queda son los gastos corrientes del Concejo, que son 100 millones de pesos aproximadamente. Lo que es salarios los paga el intendente todos los meses como corresponde, el resto son gastos corrientes. De esos gastos corrientes debe haber una reducción de entre el 20 y el 25%, así que no hubo ningún ahogo y que ninguno se haga la víctima”, fustigó.

“Acá las víctimas somos todos, las víctimas de esta pandemia son el mundo entero, el millón y medio de muertos que hay en el mundo, los 40 mil muertos que hay en Argentina, la pérdida de recursos que tuvo el gobierno nacional, el provincial y el municipal. Nadie puede zafar de esta pandemia y hay que ser responsable a la hora de hablar de números”, reclamó al edil justicialista.

 

El mediador

 

Dado que Pino esperaba que Daniele mediara con el intendente, se le consultó sobre esta posibilidad y dijo que “yo por supuesto que voy a dialogar, pero con la verdad. A lo mejor Pino tiene mala información, porque si la masa salarial es de más de 360 millones y lo paga el Municipio, ¿cómo va a haber una reducción del 50%? Es imposible, por eso hay que ser responsables. Pino es un importante dirigente que tiene la ciudad, pero tenemos que hablar claro, porque a los 60 años no voy a venir a hablar pavadas. Yo hablo con los números sobre la mesa y es muy fácil explicarlo”, aseveró.

Respecto de la carta documento enviada al Ejecutivo y la advertencia de Pino de que, en caso de persistir en supuesto ahogo, tienen “herramientas” como concejales, replicó que “puede hacer todo lo que quiera, pero la única verdad es la realidad. Lo más importante que tiene el Concejo en materia de gastos todos los meses lo paga el Ejecutivo sin ningún sobresalto, y es imposible que haya una reducción o un ahogo del 50%. Algo está mal ahí. Si el Concejo Deliberante tiene algún gasto corriente que no tiene nada que ver con los sueldos y hubo una reducción, no fue porque el intendente le quiso sacar plata al Concejo sino porque no la recibió. Si recibimos el 30% menos de recursos no pueden exigir que se pague todo”, enfatizó.

“Hay que serenarse, porque si tienen un gasto corriente de 100 millones y recibieron 75, es un 25% menos, pero no del total, porque la masa salarial el intendente la pagó toda, así que es un porcentaje mucho menor del total del presupuesto”, insistió.

Daniele reconoció el interés de Pino en contar con los fondos para terminar el edificio propio, pero le pidió ubicarse en el contexto actual: “La obra del edificio del Concejo me parece fantástica y la ciudad merecería tener un centro cívico, pero si se atrasa seis meses en medio de una pandemia, donde se dio vuelta la economía del mundo, no pasa nada. Se puede acordar con la empresa, parar la obra seis meses, un año, porque la prioridad de un político debe pasar por la pandemia y eso es indiscutible”.

 

Sin candidaturas

 

Por otra parte, se le preguntó sobre la posibilidad de postularse como candidato a intendente en 2023, como sucesor de Vuoto, y lo descartó. “Sería como un retroceso. Eso es para gente joven, fue una época que recuerdo con gran cariño y honestamente creo que fue una gran gestión, de mucha acción, como veo ahora en Ushuaia. El intendente Walter Vuoto le ha dado una impronta muy particular, es una ciudad que unificó un criterio en los colores, en pintar la ciudad, los cordones, las veredas, señalizar bien los carriles. Es la primera vez que pasa en Ushuaia y es un sello de Walter Vuoto. La ciudad está limpia y está logrando tener una identidad. Hay un diseño urbano que se ha impuesto y eso está muy bueno. El intendente buscará alguno que continúe esta gestión, que para mí también es muy exitosa”, concluyó.