Breves
“La verdad no sé cuál es el objetivo, oficialmente nunca estuvimos pensando ni analizando este tema, y no me atrevo a dar una opinión sobre la motivación, porque no tengo elementos”, manifestó el secretario de Industria Martín Etchegoyen.
“La verdad no sé cuál es el objetivo, oficialmente nunca estuvimos pensando ni analizando este tema, y no me atrevo a dar una opinión sobre la motivación, porque no tengo elementos”, manifestó el secretario de Industria Martín Etchegoyen.

Nación desmintió quita de aranceles para la fabricación de celulares

El Secretario de Industria de la Nación negó que el gobierno analice quitar los aranceles de importación a los celulares, tras la publicación del diario de tirada nacional que adelantó una medida similar a la que se tomó con las computadoras, para después de octubre. “No va a haber ningún cambio arancelario de ningún tipo. No lo tenemos ni pensado, ni en carpeta, ni imaginado”, dijo Etchegoyen.

Ayer una nueva nota periodística encendió el alerta por la posibilidad de la quita de aranceles a la telefonía celular, pero fue desmentida por el secretario de Industria Martín Etchegoyen.

En diálogo con FM La Isla, el funcionario nacional dijo entender “la preocupación” que generó esta noticia, y la reacción con la aclaración mediante un comunicado para evitar malos entendidos. “Más contundente que el comunicado no podemos ser. Hace un tiempo hablamos de algo parecido y en este tema la respuesta es simple: no va a haber ningún cambio arancelario de ningún tipo. No lo tenemos ni pensado, ni en carpeta, ni imaginado. La verdad no sé de dónde salió esta información”, sostuvo.

“La verdad no sé cuál es el objetivo, oficialmente nunca estuvimos pensando ni analizando este tema, y no me atrevo a dar una opinión sobre la motivación, porque no tengo elementos”, manifestó.

Admitió “la preocupación, que es genuina, y se plantea en la isla. Nuestra responsabilidad es salir a desmentirlo lo antes posible”.

 

Prórroga fuera de análisis

 

Dado que en el comunicado expresan que el régimen de promoción de Tierra del Fuego seguirá vigente, Etchegoyen fue consultado acerca de si esta manifestación abre la posibilidad de discutir la prórroga, pero la respuesta ratificó el final anunciado para el 2023: “El gobierno ha tomado una definición y es que hasta el año 2023 no va a haber ningún cambio al régimen”, indicó el funcionario.

“La discusión sobre lo que va a pasar después del 2023 hay que darla. Si bien todavía hay tiempo, porque faltan seis años para que esta fecha se cumpla, seguramente en algún momento vamos a tener que discutir qué va a pasar después del 2023. Es una definición que dio este gobierno desde el primer momento, y me anticipo a algún artículo periodístico que quiera decir que se va a discutir la conclusión del régimen antes del 2023”, remarcó, sin perspectivas posteriores a esa fecha.

Se le indicó que los industriales piden no esperar a definir la prórroga para no frenar inversiones, pero “no hay plazo ni fecha predeterminada para la discusión. Es obvio que va a tener que ser antes del 2023 pero no hay una fecha preestablecida”, dijo.

Consultado acerca de si hubo algún contacto con el gobierno provincial, luego de publicado el artículo, dijo que en lo personal no se contactó “pero seguramente hubo un contacto. Independientemente de si tenemos o no un contacto por esto, el contacto está en forma permanente. Nos parecía importante salir a desmentir esto, que no tiene ningún viso de realidad”, reiteró, y aclaró que “no conoce” al periodista que firma la nota.

 

La nota de Ámbito Financiero que expone el “entusiasmo” de Cabrera

 

Está firmada por el periodista Carlos Burgueño y fechada ayer. Adelanta un “plan de reconversión” para después de octubre, similar a la quita de aranceles a los productos informáticos, pero esta vez para los celulares, una de las bases en las que se asienta la producción electrónica fueguina. Y le adjudican la idea al ministro Francisco Cabrera.

El diario Ámbito Financiero publicó ayer un artículo firmado por el periodista Carlos Burgueño donde se adelanta la eliminación de aranceles de importación a los teléfonos celulares, basado en el “éxito” que, a criterio del ministro Francisco Cabrera, tuvo el desarancelamiento de los productos informáticos.

No hay más datos, salvo una fecha estimativa posterior a las elecciones de octubre para el lanzamiento, pero en realidad la nota desarrolla los beneficios obtenidos con la quita de aranceles a las notebooks y cierta euforia en Cabrera para ir por más.

Estiman que el valor de los teléfonos debería bajar “un 30%”, sin los aranceles, y dan cuenta de la recuperación de las ventas de computadoras personales y tablets tras la decisión nacional anunciada en 2016, que comenzó a aplicarse este año.

En base a ese supuesto éxito, “tal es el entusiasmo en el macrismo que ya se piensa, para después de las elecciones, aplicar el mismo plan para el mercado de celulares; intentando lograr el mismo efecto que con las notebooks: liberar el ingreso, bajar los precios, mejorar el acceso a tecnología y reconvertir el sector ensamblador local. Saben en el oficialismo que será una medida que traerá mucha polémica, por eso se la presentará en sociedad después de las elecciones legislativas de octubre”, escribe Burgueño.

Atribuye el “entusiasmo” por avanzar, al “Ministerio de Producción de Francisco Cabrera, ante los resultados del plan aplicado desde el 1 de abril. Desde ese día el Gobierno dispuso que las notebooks, tabletas y computadoras de escritorio puedan ingresar libremente al país luego de la anulación de todos los aranceles de importación”, recuerda.

Además cita fuentes del gobierno según las cuales “sólo se perdió el 20% de los puestos de trabajo”, y que “en todos los casos no hubo conflictos laborales”.

“Para el Gobierno, el ensayo fue exitoso en todo sentido y es un ejemplo de cómo reconvertir una industria deficitaria que ‘conspiraba contra el crecimiento’, según la visión del propio Ministerio de Producción, al trabar el acceso a la tecnología, en especial para empresas. Tal es el entusiasmo, que ahora el laboratorio se trasladará a un segundo mercado, mucho más grande y con precios igual de distorsivos que el de la tecnología de tablets, notebooks y computadoras de escritorio. Se buscará que la fabricación (más específicamente ensamblaje) de celulares en el país, también se reconvierta”, concluye el artículo.