Breves
El presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Roberto Murcia, aseguró por Radio Universidad 93.5 que no hubo contacto entre la tripulación del buque pesquero que ya tiene confirmados 57 tripulantes con COVID-19 y el personal que se desempeña en el muelle de descarga.
El presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Roberto Murcia, aseguró por Radio Universidad 93.5 que no hubo contacto entre la tripulación del buque pesquero que ya tiene confirmados 57 tripulantes con COVID-19 y el personal que se desempeña en el muelle de descarga.

Murcia aseguró que en ningún momento tuvieron contacto con personal de descarga

El presidente de la Dirección Provincial de Puertos garantizó las medidas de seguridad dispuestas luego de que el capitán del buque pesquero comunicara los casos sospechosos de coronavirus. Ya son 57 los contagiados, sobre una tripulación de 61, dos dieron negativo y se espera el resultado de los dos faltantes.  No pudo explicar el motivo del contagio, que está siendo investigado desde el Ministerio de Salud, dado que los tripulantes estuvieron 14 días aislados antes de embarcar y otros 35 días en altamar.

Río Grande.- El presidente de la Dirección Provincial de Puertos, Roberto Murcia, aseguró por Radio Universidad 93.5 que no hubo contacto entre la tripulación del buque pesquero que ya tiene confirmados 57 tripulantes con COVID-19 y el personal que se desempeña en el muelle de descarga. Relató cómo surgió la información, de parte del propio capitán del Etchizen Maru la semana pasada, quien comunicó “tanto a la autoridad marítima de la Prefectura Naval Argentina como a la Dirección de Puertos, que iba a anticipar el ingreso a muelle, que estaba previsto para el día 20, en razón de que tenía siete personas a bordo con síntomas compatibles con el COVID-19. Ante esa comunicación se puso en marcha el protocolo del puerto, esperamos la embarcación, se le permitió el arribo, no así el descenso de ningún tripulante ni tampoco el ascenso de ninguna persona a la embarcación”, dijo.

“Se hizo presente personal del Ministerio de Salud de la provincia y también del COE. Ellos abordaron la embarcación, hicieron hisopado a las siete personas y 24 horas después arrojaron resultado positivo. A partir de ahí el barco continúa en aislamiento, está en un sector del muelle donde no está permitido el acceso ni las maniobras de carga y descarga. Hay una persona que tenía problemas de EPOC y la autoridad sanitaria provincial determinó que debía desembarcar y fue trasladado en ambulancia al hospital regional. Los 60 pasajeros restantes quedaron a bordo”, señaló.

Explicó que “es un buque factoría que hace el proceso de captura y el producto final a bordo. Lo que se denominan las mareas de captura están entre los 65 y los 90 días. Este barco viene de estar 35 días en navegación en marea de pesca y la tripulación tiene 14 días más de cumplir el protocolo en Ushuaia antes de subir al barco, porque estuvieron con 14 días de aislamiento en la ciudad. En otras provincias el período de aislamiento es menor, acá en su momento la empresa había planteado un período menor pero el COE determinó que no. Todos los buques pesqueros cumplen los 14 días de aislamiento, en el caso de que sean relevo de tripulación. En caso de que hagan la descarga de los productos de mar, no hay ningún movimiento de tripulantes, no se les permite bajar y simplemente se hace la descarga”.

Respecto de si se espera el amarre de más buques de estas características, dijo que “tenemos dos barcos más, uno ha solicitado amarre para el día 18, pero no han reportado ningún tipo de inconveniente sanitario. Son pesqueros de altura que están pescando en jurisdicción de la provincia y el puerto de asiento es el de Ushuaia. El buque sale y regresa al mismo puerto”.

 

Sin explicaciones

 

Consultado acerca de cómo se contagió casi toda la tripulación, dado que anoche se confirmaron 57 casos positivos, no lo pudo explicar. “Entiendo que el Ministerio de Salud está haciendo una investigación, nosotros hemos hecho un requerimiento a la autoridad marítima y a la empresa, porque realmente nos llama la atención el hecho de que la tripulación, antes de producirse el relevo, estuviera 14 días en la ciudad y luego más de 35 días embarcados, hasta que dieron el alarma. Es un período realmente importante y nos llama poderosamente la atención lo que ha ocurrido con el barco”, sostuvo Murcia.

“Ellos cuando solicitan el arribo sanitario anticipado, tanto la autoridad marítima como la Dirección Provincial empezaron a requerir la toma de temperatura de todos los tripulantes 48 horas antes del arribo. El barco cuando regresa de una captura, salvo que haya recambio de tripulación, es la misma tripulación la que continúa hacia la próxima marea. En ese caso lo único que hace el barco es suministrarse de víveres, combustible, agua, y la descarga del producto capturado. Esto lo hace el personal de estiba del muelle, que no tiene ningún tipo de contacto con el tripulante. En el momento en que se hace la descarga, el protocolo establece que no tiene que haber ningún tipo de contacto entre el tripulante que está en aislamiento y el estibador que se encuentra trabajando en la tarea de descarga”, indicó.

“Si hay recambio de tripulación, primero se hace la maniobra de descarga y luego se saca la tripulación que venía en el buque, se la lleva directamente al aeropuerto, y después ingresa la nueva tripulación. No hay contacto entre los que bajan y los que suben”, aseveró.

 

Proyecto de pesca artesanal

 

Por otra parte, se lo consultó sobre el proyecto de un grupo de concejales de Río Grande que prevé instalar un puerto de pesca artesanal. “Hemos tenido reuniones con los concejales de la ciudad, en particular con Walter Campos, y él planteó un espigón de pescadores. Su atractivo principal va a ser la pesca en forma deportiva en el mismo espigón, con actividades turísticas relacionadas con la pesca deportiva. En su momento se había planteado para embarcaciones menores, pero el muelle actual no es apto para ese tipo de embarcaciones tan pequeñas sino para embarcaciones más grandes, y habría que hacer una obra de infraestructura sobre todo de dragado de la ría grande. Hay una conversación con gente de Río Grande sobre la instalación de un puerto pesquero en la zona, pero recién estamos empezando a conversar. Entiendo que ellos están desarrollando el proyecto, que es independiente del espigón. Ese proyecto permitiría la operación de embarcaciones menores de pesca costera artesanal, de hasta 18 metros de eslora. Lo que hablamos con el concejal Walter Campos está relacionado con el espigón, que va a estar abierto a la comunidad para la pesca deportiva. Entiendo que trabajan en un proyecto de ordenanza y desconozco la fuente de financiamiento y las características. Desde la Dirección no va a poder realizarse porque no es un puerto sino un espigón de pescadores, y el espigón no es apto para el amarre de embarcaciones menores. Esto debe ser habilitado por la Dirección Provincial de Puertos y vamos a acompañar al proyecto en sí, porque nos parece interesante, pero no lo vamos a financiar nosotros. Me parece muy importante el proyecto y a la ciudad de Río Grande le hace falta un espigón de pescadores”, concluyó.