Breves
La vicegobernadora Mónica Urquiza, presidente de la Legislatura provincial, concedió ayer una entrevista a Radio Provincia en la que compartió las críticas que hizo públicas la semana pasada el legislador Pablo Villegas, su ex compañero de bloque.
La vicegobernadora Mónica Urquiza, presidente de la Legislatura provincial, concedió ayer una entrevista a Radio Provincia en la que compartió las críticas que hizo públicas la semana pasada el legislador Pablo Villegas, su ex compañero de bloque.

“Muchas veces se trata de ajustar un poco las tuercas”

La vicegobernadora y presidente de la Legislatura provincial compartió los cuestionamientos del legislador del MPF Pablo Villegas respecto de la lentitud en algunas áreas del Gobierno, donde habría que “ajustar un poco las tuercas”, y apuntó principalmente a Obras Públicas y Educación. Fue crítica del estado de los establecimientos escolares, “la mayoría sin calefacción”, y sostuvo que la pandemia no es excusa para no haber organizado mejor el reinicio de clases. También planteó la falta de resolución a cuestiones esenciales para muchos alumnos que no pueden llevarse su merienda y necesitan de la copa de leche. “Hay cosas básicas que tienen que estar”, sentenció, separando al gobernador de esta falta de respuesta porque “cada uno debe cumplir su rol, y el gobernador está haciendo gestiones en Buenos Aires para conseguir fondos para la provincia”, subrayó. Afirmó que mantiene un “diálogo permanente” con Melella e insistió en que la gestión implica el trabajo de “un equipo donde debe haber distribución de tareas y cada uno tiene que cumplir con lo que le corresponde”. Si corresponden cambios, aclaró que es facultad del mandatario tomar esa decisión. Dentro de la agenda legislativa, marcó como prioritario abordar el debate de la ampliación del ejido urbano de Ushuaia, en lo que ya están trabajando los bloques y sería el primer tema a abordar “con la participación de todos los actores”, fundamentalmente del municipio. Le dio relevancia a la creación de la empresa provincial de hidrocarburos, no así a la reforma constitucional que propicia Melella: “no es momento para la reforma de la Constitución y se puede esperar”, dijo, advirtiendo que el Estado todavía necesita destinar fondos para asistir a vecinos y comercios tanto grandes como pequeños porque “la pandemia sigue”.

Río Grande.- La vicegobernadora Mónica Urquiza, presidente de la Legislatura provincial, concedió ayer una entrevista a Radio Provincia en la que compartió las críticas que hizo públicas la semana pasada el legislador Pablo Villegas, su ex compañero de bloque.

Si bien ha sido escasa o nula su aparición en los medios, negó estar “en silencio” y dijo que “uno trabaja todos los días, va avanzando y yo estoy a disposición. Uno está al tanto de todos los temas, va colaborando y aportando”.

La primera consulta estuvo vinculada con el estado de los establecimientos escolares, a lo que había apuntado Villegas. Urquiza ratificó que le hizo este planteo al gobernador, porque “recorrimos la escuela 1 y hemos ido a otros establecimientos. El trabajo es permanente y nos llega la preocupación de los padres, de los docentes. Pasamos un año terrible con la pandemia y los niños y las familias están todos muy expectantes del inicio de clases. De esto se viene hablando desde el año pasado y se fue dando marcha atrás por los contagios. Desde diciembre veíamos la situación de las escuelas, tuvimos una charla con el legislador Villegas, con el legislador Löffler, y se lo planteamos al gobernador. Somos una coalición de gobierno, uno recibe las inquietudes y se ocupa de trasladarlas”, expuso.

“Desde la Legislatura avanzamos con todas las herramientas que necesitaba el Ejecutivo y hay que avanzar en el tema de las escuelas. No es que uno se sienta en la vereda de enfrente a tirar piedritas. En la gestión anterior fui legisladora muy crítica de las cosas que estaban mal y trabajé para llegar al gobierno y que se puedan cambiar las situaciones. Hay cosas básicas que tiene que estar”, sentenció, citando como ejemplo que “en la escuela 1 media ala no tiene calefacción. Se resolvió el problema del sótano porque tenía problemas de inundaciones, pero no hay calefacción”.

De hecho, reconoció que el acto de inicio del ciclo lectivo se hizo en el Colegio Sobral porque era el único, o de los pocos que tenía calefacción. “La calefacción es un problema que se repite en la mayoría de los establecimientos, pero hay que planificar. Uno quiere que las cosas se hagan bien, y sé que venimos de años de mucha desidia pero hay que avanzar”, remarcó.

 

Sin conectividad

 

Agregó que “además de la calefacción, las escuelas no tienen internet. En la escuela 1 las maestras estaban trabajando con los datos de sus celulares. Hay que usar el mínimo de papel para evitar el contacto y de estas cosas hay que hacerse cargo. Yo me comuniqué con la Ministra de Educación, porque otra de las preocupaciones de directores y docentes es la falta de termómetros en los establecimientos. El personal de CuidarTDF va al ingreso de los niños y hace la sanitización, pero después el colegio sigue teniendo movimiento. La Ministra me dijo que el sábado estaba llegando este material y que cada escuela va a tener su termómetro. Ya deberían haber estado y lo importante es que se estén ocupando”.

 

Sin merienda

 

Sumó que “alrededor de la escuela hay un montón de situaciones, como la situación de los comedores. Muchos problemas dependen del protocolo que deben llevar adelante porteros, personal pomy, pero los niños necesitan tener su copa de leche. No todos están en condiciones de llevar algo a la escuela para comer y la escuela les tiene que facilitar esto. También lo estuve hablando con la Ministra de Educación y no todo es obra pública”, observó.

 

Lentitud de Obras Públicas

 

Además de las observaciones del área educativa, apuntó contra Obras Públicas: “Nos hemos retrasado porque el ingreso de los docentes no se pudo dar en tiempo y forma y hay modificaciones que van a comenzar recién en los próximos días. Uno reconoce que el 2020 fue complicado, pero en la medida que se fue avanzando hay que ir resolviendo. Hay que hacerse cargo, y yo sigo con el compromiso de siempre con Gustavo Melella, porque no me cabe duda de lo que pretende para nuestra gente, pero hay que actuar en consecuencia para resolver los problemas. Tampoco hay que tener miedo a reconocer que nos equivocamos”, expresó.

“Uno reconoce la labor de directivos y docentes, por el compromiso que tienen, al igual que los POMyS, y por supuesto cada uno tiene que cuidarse. Paralelamente se está trabajando en paritarias, que también fue un compromiso del gobernador para mejorar la situación de los trabajadores. Yo dialogo permanentemente con el gobernador, que también ha estado toda la semana en Buenos Aires ocupado en muchos proyectos vinculados con el desarrollo de la provincia. Esto es un equipo donde debe haber distribución de tareas y cada uno tiene que cumplir con la tarea que le corresponde. Es la única manera para salir adelante”, enfatizó.

Se comparó con la situación de los colegios privados que hace 15 días iniciaron las clases: “Cada unidad de gestión en ese caso se ocupa de su establecimiento y el Ministerio de Educación tiene todos los establecimientos de la provincia, aunque esto no es una excusa”, disparó.

 

Cambios de gabinete

 

Frente a esta visión se le preguntó si ve necesario realizar cambios en el gabinete de gobierno: “Por supuesto es una decisión del Gobernador y uno no plantea esto, sino organizarnos. Este fue uno de los temas que hablamos con Melella cuando terminó su licencia en enero. Uno plantea las diferencias que ve, dónde estamos más flojos y dónde no, y muchas veces se trata de ajustar un poco las tuercas. Lo esencial es establecer las prioridades”, sostuvo.

Reiteró que el gobernador no puede estar en todos estos detalles porque “se ocupa de gestionar y de tener los recursos que necesitamos, desde Economía se ocupan de ordenar para poder estar hoy discutiendo paritarias, que hace muchos años no se trataban. En la Legislatura acompañamos el trabajo con las herramientas que sean necesarias para continuar la gestión”, por lo cual también deberán ocuparse las áreas donde ve falencias.

“Para mi gusto hace falta celeridad en Obras Públicas. Uno entiende que cuesta que arranque la máquina administrativa, pero esa no tiene que ser la excusa, porque esta gestión el 1° de enero aplicó el cambio de todo el sistema al expediente digital. Se pudo hacer trabajo remoto y avanzamos en muchas cosas, pero en otras cosas hay que poner el ojo porque esos detalles no pueden faltar”, dijo.

De convocarse a reunión de gabinete para analizarse estos temas, será “una definición del Gobernador. Uno pretende que las cosas vayan un poco más rápidas. A mí me tocó estar de ambos lados, en el Ejecutivo y ahora en el Legislativo, y uno tiene que hacer todo lo posible para seguir avanzando. Esta nueva normalidad nos ha llevado a cambiar muchas cosas, hasta las mismas relaciones”, planteó.

 

Deuda de coparticipación

 

También se la consultó sobre los reclamos de los municipios por deudas de coparticipación, que competen al área de Economía, y si ve necesaria una ley de goteo: “Es difícil definir si hay deudas o no, porque son muchas cuestiones técnicas que cada uno de los que están en el tema las entienden. También hay cuestiones políticas y hay momentos en que la situación económico-financiera se torna más difícil y se complica respetar los plazos. Esto lo he charlado mucho, el Ministro de Finanzas me ha preparado informes, ha sido Subsecretario de Finanzas del Municipio de Río Grande y conoce muy bien un lado y otro. Discutimos si son 20 ó 25 los días de retraso. A veces se demora unos días más, otras veces menos. Creo que hay un tema importante que es la discusión del rol, y nunca se dio en la provincia, para ver hasta dónde llegan las obligaciones de los municipios y del gobierno de la provincia. Son temas que en algún momento hay que tocarlos y compartir los roles, porque los recursos se hacen finitos y en la provincia se necesitan grandes obras de infraestructura que siguen faltando”, expresó.

 

Agenda legislativa

 

En materia legislativa, la prioridad pasaría por la ampliación de ejido de Ushuaia. En este punto Urquiza marcó una diferencia de criterio con Melella respecto de la reforma constitucional.

“Los distintos bloques van presentando sus proyectos y se abren muchas aristas por la situación de salud. Hubo muchas iniciativas en 2020 y nos tuvimos que dedicar a trabajar para dar herramientas para la pandemia. Este también es un año difícil porque la pandemia no terminó. Seguramente se van a ir dando distintas herramientas. El otro día tuvimos una reunión con los presidentes de bloque luego del discurso del gobernador y uno de los temas que va a tratarse es la ampliación del ejido urbano de Ushuaia. El bloque del MPF, la UCR y el PJ presentaron una resolución para comenzar con el análisis y esto tiene que ver con el desarrollo de la ciudad, donde tienen que participar todos los actores”, remarcó.

“La primera sesión es el 25 de marzo y vamos a avanzar en este análisis que lleva adelante tanto el Ejecutivo provincial como el municipal”, adelantó, y afirmó que “todos estamos de acuerdo con la ampliación del ejido y ahora hay que ver cómo se hace. Los bloques políticos quieren comenzar con el análisis para que, al momento que llegue el proyecto a la Legislatura, esté lo más consensuado posible”.

“Todavía tenemos vecinos esperando su regularización y los servicios, y ampliar la ciudad implica ampliar servicios de recolección, líneas de colectivo, por eso es importante la participación de todos los actores. Ushuaia no es fácil y no es económico por los costos el mantenimiento. No queremos tener vecinos a los que se les entregue un decreto de adjudicación pero no tienen servicios y no pueden comenzar la construcción de la vivienda. En algún momento hay que comenzar con este análisis, porque es fundamental para el desarrollo”, insistió.

 

Terra Ignis y reforma

 

En el caso de la empresa provincial de hidrocarburos consideró que el tema “se tendrá que seguir discutiendo, hay muchos proyectos en la provincia y puede ser una buena herramienta para el gobierno” y, en lo atinente a la reforma constitucional que propicia Melella, planteó su divergencia: “Desde lo personal me parece que no es momento para la reforma de la Constitución y se puede esperar. Hay que ir estableciendo prioridades porque este año no va a ser fácil y Ushuaia va a seguir complicada con el tema del turismo. Estamos expectantes por la temporada de invierno, pero siempre con turismo local. Va a haber que seguir acompañando a muchos sectores de la provincia porque esto no se resuelve de un día para el otro. Seguimos en una situación de incertidumbre y hay que gastar lo indispensable”, manifestó.

“Lo bueno de esta pandemia es que la mayoría nos quedamos en Tierra del Fuego, disfrutamos acá de nuestro verano, y esto contribuye a la economía local. De todas maneras son pequeñas ayudas y no reemplaza al turismo internacional. El gobierno de la provincia tiene la herramienta del PROGRESO, y uno en su momento fue crítico de la lentitud para otorgar las soluciones, pero se fue aceitando el proceso y se han conformado nuevos programas con la visión de acompañar. Hay que continuar acompañando para que los emprendimientos sigan adelante, desde el comercio más chico a los más grandes, porque todos han sufrido y generan empleo. Ya salieron las nuevas líneas del Ministerio de Producción, el INFUETUR y el Banco Tierra del Fuego para aportar al privado y que pueda avanzar en sus proyectos”, concluyó.