Breves
"Primero me parece muy saludable por parte del presidente de AFARTE decir que de todas maneras el sector va a cumplir con el acuerdo firmado con los trabajadores -señaló Caballero por FM La Isla-. Esto hace a respetar el compromiso asumido en todas sus formas y, por sobre todas las cosas, entender que cuando las industrias radicadas en la provincia se comprometen a algo, lo deben cumplir".
"Primero me parece muy saludable por parte del presidente de AFARTE decir que de todas maneras el sector va a cumplir con el acuerdo firmado con los trabajadores -señaló Caballero por FM La Isla-. Esto hace a respetar el compromiso asumido en todas sus formas y, por sobre todas las cosas, entender que cuando las industrias radicadas en la provincia se comprometen a algo, lo deben cumplir".

“Muchas de las cosas se han ido de las manos en muy poco tiempo”

El ministro de Industria Ramiro Caballero consideró que es momento de que el Estado nacional comience a dar “respuestas concretas”. Coincidió con el diagnóstico de AFARTE sobre una conjugación de variables en absoluto alentadoras y una recesión que no se sabe hasta cuándo va a extenderse. Destacó que el sector empresario esté decidido a sostener la mano de obra empleada.

Río Grande.- El ministro de Industria Ramiro Caballero fue consultado sobre la “tormenta perfecta en la electrónica”, definida así por el titular de AFARTE Federico Hellemeyer, en el marco de una gran preocupación por una recesión que parece no tener fin, pese a lo cual van a mantener la mano de obra ocupada, según dijo.

“Primero me parece muy saludable por parte del presidente de AFARTE decir que de todas maneras el sector va a cumplir con el acuerdo firmado con los trabajadores -señaló por FM La Isla-. Esto hace a respetar el compromiso asumido en todas sus formas y, por sobre todas las cosas, entender que cuando las industrias radicadas en la provincia se comprometen a algo, lo deben cumplir”.

“Por otro lado, cuando él expresa la situación económica, no es nada nuevo conocer la situación que vive el país porque, si bien la economía tenía particularidades, complejidades para atender, muchas de las cosas se han ido de las manos en muy poco tiempo, y en dos meses ha cambiado el contexto nacional muy fuertemente: un dólar de 18 a 30 pesos, una situación de tasas que no se corrige, un impacto sobre la pequeña y mediana empresa de nuestra provincia y de todo el país. Hay un inconveniente grave y esperemos que el Estado nacional pueda dominar este escenario tan complejo. Nosotros no encontramos todavía una medida que se haya impulsado para ver una mejora en el corto plazo”, cuestionó.

“Hellemeyer habla de una tormenta perfecta y puedo o no coincidir, pero la realidad es que uno va y produce algo que le sale más costoso, porque los insumos y los servicios están más caros; después se hace difícil vender ese bien que produce una pyme, porque el consumo ha bajado y el trabajador debe dosificar sus gastos; esa pyme para reinvertir en el sector tiene un crédito inalcanzable, porque las tasas son muy altas; e inclusive la cadena de pagos se empieza a complicar, porque tienen que ir a cambiar cheques a los bancos con una reducción muy importante”, enumeró.

“Todo es una complicación muy seria, y no sabemos el contexto que vamos a tener en el futuro, porque no sabemos si se va a corregir en forma inmediata la situación del país”, planteó.

La única certeza es un segundo semestre de recesión confirmada y más profunda que la del primero. “Entiendo la visión de Federico Hellemeyer y todos esperamos que la recesión termine lo antes posible. El contexto del mercado es sumamente difícil pero espero que los empresarios reinviertan en el sector productivo de Tierra del Fuego. Todos los esfuerzos que hemos hecho en forma conjunta han dado resultados que no podemos perder. Se sigue incorporando tecnología, hay nueva incorporación de marcas, y en cuanto mejoren las condiciones del país estamos en condiciones de dar respuesta, porque hay una capacidad instalada enorme y de última generación, que es muy importante”, subrayó.

Lo que queda por delante es la esperanza: “Esperemos que pueda mejorar la economía del país y que esta situación compleja se pueda subsanar lo antes posible. El contexto hoy plantea que alguien que produce algo no sabe si lo va a vender, no tiene un comprador asegurado, porque hay gente que no le alcanza y, aquel al que le alcanza se retrae porque no quiere gastar. La persona que quiere invertir mira qué está sucediendo para ver si invierte o no”, sostuvo Caballero.

 

Reunión con Dante Sica

 

El ministro de Industria se reunió el martes con el nuevo ministro de la Producción Dante Sica, que estuvo acompañado con muchos funcionarios de su cartera, junto a los ministros de producción de las distintas provincias. “Todos reclamamos por la falta de convocatoria, porque hace más de dos años el ministerio de la producción no había citado a los funcionarios provinciales, como presidente del consejo de la producción. Veníamos haciendo esfuerzos en forma personal, o reuniéndonos con representantes de la región para realizar acciones en conjunta”, dijo.

Remarcó que “hoy en la agenda nacional tienen que estar todos los temas provinciales. Cuando hay una situación compleja de la Argentina, que no mejora en la condición industrial, en la producción y el empleo, no se puede priorizar uno u otro problema. Es cierto que hay una voluntad del nuevo ministro pero estamos esperanzados en que sea efectiva. Si no, volveremos al mismo terreno”, advirtió.

“Hay que empezar a resolver situaciones y dar señales. Hay una devaluación importante del peso argentino y una recesión muy importante en el consumo del país, las pymes están sufriendo un impacto en las ventas y aquellos que pueden invertir están analizando si lo hacen, entonces tiene que haber una propuesta clara, concreta y efectiva para empezar a estimular el mercado. Esto no depende de la decisión de una provincia sino de una situación que el Estado nacional debe corregir”, enfatizó.

“El ministro conoce la situación de la industria fueguina, ha hecho trabajos de investigación, relevamiento de información, ha trabajado sobre la competitividad y las posibilidades de Tierra del Fuego en base a su capacidad instalada. Él comparte la visión de diversificar la producción, de incorporar autopartismo electrónico, energías alternativas y complementar las producciones del país”, afirmó.

“Siempre se habló de la explotación de los recursos originarios de la provincia, pero sin la reglamentación correspondiente no era posible. Eso lo hemos conseguido, aunque costó, y hay mucho interés de parte nuestra para que esto se industrialice. Es tiempo de rediscutir cosas mucho más concretas, más allá del contexto nacional”, insistió, poniendo la mirada en la prórroga del régimen más allá del 2023.

Si bien Marcos Peña manifestó que “no era prioritario” para el gobierno, Caballero dijo que “es la opinión del jefe de gabinete de la nación, con la importancia que esto tiene. Dante Sica es una persona conocedora, un economista, sabe que hay una situación compleja y no es fácil de resolver. Si una pyme quiere producir en este momento tiene dificultades, por los costos más altos, porque no se vende, porque los créditos tienen tasas de interés altísimos y es corta la cadena de pagos. Hay una recesión enorme y el gobierno, más allá de Tierra del Fuego, tiene que definir qué pretende de la industria y la producción del país”.

Admitió que hoy “hay mayor incertidumbre de la incertidumbre que había”, por lo cual “todos los temas son prioritarios. Tierra del Fuego puede no ser de interés de alguien en particular, pero la industria nacional tiene que ser prioridad. Creo que Dante Sica busca ese camino y lógicamente tiene que tener acompañamiento político después para tomar decisiones”, expuso, hasta ahora sólo con el compromiso de Sica de “impulsar la producción argentina y sortear los inconvenientes que estamos teniendo”.