Breves
Desde la Multisectorial por la Soberanía Argentina –MSA- repudian la navegación de buques militares británicos en aguas territoriales argentinas.
Desde la Multisectorial por la Soberanía Argentina –MSA- repudian la navegación de buques militares británicos en aguas territoriales argentinas.

MSA repudia navegación de buques militares británicos en aguas territoriales argentinas

La Multisectorial por la Soberanía Argentina –MSA- repudia y rechaza toda navegación de buques militares británicos en aguas territoriales argentinas y expresó su acompañamiento a la Declaración de la Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur en ese sentido.

Ushuaia.- Desde el espacio Multisectorial por la Soberanía Argentina, “celebramos y acompañamos la declaración de repudio que ha realizado el día de hoy (por ayer) la Legislatura de la Provincia de Tierra del Fuego, votada por unanimidad en sesión y que será comunicada a los gobiernos nacional, provincial y a la Secretaría de Malvinas, Antártida y Atlántico Sur, para ponerla en conocimiento -y que esperemos reaccionen oportunamente-, sobre la navegación en el mes pasado del buque británico HMS Forth por aguas del Atlántico Sur perteneciente a nuestro territorio provincial y nacional”, manifiestan a través de una comunicación pública.

“Esta posición es coherente con el rumbo sostenido por la MSA respecto a toda agresión, intromisión o violación de nuestros espacio soberanos por potencias extranjeras. Denunciaremos siempre las pretensiones coloniales británicas sobre nuestro territorio insular, las aguas adyacentes y el Sector Antártico Argentino”.

Sobre los fundamentos de este acompañamiento al parlamento provincial en esta decisión de respaldo a la soberanía nacional, desde esta multisectorial observaron que la página oficial de la Royal Navy se relata que “este archipiélago distante ‘forma parte del territorio (inglés) que el HMS Forth debe reafirmar y proteger’, haciendo alusión a nuestras Islas del Atlántico Sur”.

 

Clara violación a tratado de Naciones Unidas

 

La MSA también observó que “la navegación de este buque de guerra por aguas territoriales argentinas constituye otra clara violación a la ZOPACAS (Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur), establecida en 1986 por resolución de las Naciones Unidas y exhorta a todos los Estados, en especial a los ‘Estados militares importantes’, a que respeten la región del Atlántico Sur como zona de paz y cooperación ‘mediante la reducción y eventual eliminación de su presencia militar en la región la no introducción de armas nucleares u otras armas de destrucción masiva’, resoluciones que el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte ignora y viola constantemente, de manera compulsiva y atropelladora”.

“La Royal Navy ha manifestado en su página oficial que: ‘El buque patrullero pasa la mayor parte del tiempo en las islas (Malvinas), pero varias veces al año se dirige a las Georgias del Sur en una mezcla de entrenamiento militar, apoyo a las autoridades de la isla y a los científicos británicos’. A bordo del HMS Forth navegaban el brigadier Nick Sawyer, comandante de las Fuerzas Británicas de las islas del Atlántico Sur, dotación de soldados, personal de la Fuerza Aérea y funcionarios civiles. El comandante, Bob Laverty, señaló que la misión era ‘actualizar nuestra comprensión militar de las islas’. Queda claro como utilizan impune y abiertamente la ‘comprensión Militar de las Islas’.” Agregan.

Asimismo, recordaron que “ante esta nueva provocación se manifestó Andrés Dachary quien es secretario de Malvinas, Antártida e Islas del Atlántico Sur de la provincia de Tierra del Fuego, a la que pertenecen las islas, condenando la presencia militar inglesa, y declarando que ‘Es una clara violación a la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur’. La respuesta del Reino Unido como siempre fue clara y categórica de acuerdo a sus políticas territoriales expansionistas sobre nuestra región, en contraste con las oscilatorias y débiles políticas argentinas sobre nuestra soberanía en el Atlántico Sur, debido a funcionarios pusilánimes o directamente vendidos y entregados a la corona británica, y esa respuesta provino del Almirante Lord Alan West, el mismo cuyo buque, HMS Ardent fue hundido por la aviación argentina durante la Guerra de las Malvinas en 1982, que pareciera buscar otro conflicto para vengar el hundimiento de su nave, West de una manera muy estudiada y como siempre menospreciando desde Gran Bretaña nuestro sistema político expresaba que ‘Esto es politiquería en Argentina, que siempre es peligrosa e innecesaria, especialmente durante la pandemia de COVID-19’, y cerrando su declaración con una provocación que como es habitual en la política exterior británica es de victimizar al victimario Reino Unido ‘Hay cosas más importantes. Deberían voltear el cuello, callarse y dejar que las cosas sigan adelante de manera pacífica.”

El HMS Forth es el primero de una serie de modernos buques patrulleros que reemplaza al HMS Clyde, que operó durante doce años en el Atlántico Sur. Posee un cañón de 30 mm, 4 ametralladoras y lleva a bordo un helicóptero Merlin especializado para guerra antisubmarina. Su objetivo, según el sitio web de la Royal Navy, es ‘proteger los intereses de nuestra nación en el mar, sea proteger las riquezas pesqueras en aguas del Reino Unido, ofrecer protección y reafirmación en las ‘Falklands’, nombre con el que denominan nuestras Islas Malvinas usurpadas por la fuerza por el Reino Unido”, finaliza la comunicación de prensa de la Multisectorial por la Soberanía Argentina.