Breves
No hay soberanía nacional, ni integración provincial a la Nación-más allá de la algaraba propagandística en distintos órdenes y a partir de distintas fuentes -si no se cumple con el Compromiso de Agosto del 2019, firmado por Fernández y Melella de denunciar los Tratados de Madrid I y II con Inglaterra.
No hay soberanía nacional, ni integración provincial a la Nación-más allá de la algaraba propagandística en distintos órdenes y a partir de distintas fuentes -si no se cumple con el Compromiso de Agosto del 2019, firmado por Fernández y Melella de denunciar los Tratados de Madrid I y II con Inglaterra.

Moderadamente escéptico

Por Carlos Martín Torres (*)

 

Dije en mi anterior nota- creo que en marzo del año pasado -que era moderadamente pesimista acerca del desenvolvimiento del Gobierno, respecto de la cuestión Malvinas y el Atlántico Sur. Y lo hice, consciente que, nombrar esta geografía es nombrar nuestra provincia y su propio devenir.

Transcurrido el 25% del período presidencial y su acción de gobierno poco o nada se ha hecho, de las promesas electorales en ese sentido. Se crearon Comisiones; Leyes y se han declarado cosas sí. Costumbres inconducentes de la diplomacia radicada en el Puerto de Buenos Aires. Perón a partir de su condición de estadista, nos esclarecía sobre el particular. Recordémoslo.

Ésta innegable realidad, me lleva ahora, a un escepticismo creciente. Sobre todo, cuando se pretende usar la Pandemia, para justificar la postergación de medidas ejecutivas, en áreas claves de la responsabilidad estatal como la economía y las relaciones internacionales, por cuestiones ligadas a la salud pública, que tampoco resulta adecuadamente atendida.

No hay soberanía nacional, ni integración provincial a la Nación-más allá de la algaraba propagandística en distintos órdenes y a partir de distintas fuentes -si no se cumple con el Compromiso de Agosto del 2019, firmado por Fernández y Melella de denunciar los Tratados de Madrid I y II con Inglaterra. Mucho menos, si se hacen propias, las sospechosas teorías en discusión, en el Consejo Nacional de Malvinas, creado recientemente por Ley, muy conocidas por nosotros. (1)

Y así como digo esto, tan relacionado con la autonomía de nuestra Provincia, señalo que con idéntico fin es necesario sacarnos de encima la economía colonialista que ha gobernado la democracia, por encima de aquellos a quienes hemos elegido como presidentes y que se digita y conduce desde la City de Londres y su franquicia Wall Street, si queremos hacer lo que el país reclama para desarrollarse integralmente.

Por su discurso del 2 de abril de 1988 en Ushuaia, los peronistas hicimos presidente a Carlos Menem y por el convenio mencionado del año 2019 a Alberto Fernández. Luego supimos que aquel, traicionó su palabra y al Pueblo. Al actual Presidente, se le agota el tiempo y ni el tema ni su sensibilización hacia la opinión pública, está presente en la Agenda del Poder Ejecutivo.

Lo económico y financiero; Los Recursos Naturales y un usufructo propio de los mismos; la defensa nacional y las FFAA en su accionar; la soberanía de la Provincia en sus territorios, en su mar y de sus capacidades materiales y las relaciones con los países vecinos, están condicionados absolutamente por Inglaterra y por dichos Tratados, que invalidan la posibilidad de concretar lo que se dice en los discursos soberanistas. Recuperación de la Patria usurpada; Justicia Social; crear trabajo; lucha por la salud pública; cruce por aguas argentinas; recuperación de la Isla de los Estados para la Provincia, como reivindica con su ardua lucha el Legislador (m.c.) Dr. Adrián de Antueno y un sinnúmero más de consignas que nutren las declaraciones, los discursos y reportajes políticos. Válidas todas, pero irrealizables en este contexto.

Los fueguinos estamos acostumbrados al destrato de la Casa Rosada y sus funcionarios. Lo hizo Menem; lo hizo Macri y ahora, esperamos que este Presidente cumpla lo prometido. Le queda al Gobierno de la Provincia levantar la voz para hacer realidad lo pactado voluntariamente. También juega su prestigio en lograrlo. Primero, obteniendo la unidad de los fueguinos detrás de este objetivo revolucionario. Y luego, de ser necesario, convocando al resto de los Gobernadores a unirse en esta batalla por lograr una efectiva soberanía nacional, para todos los argentinos. Por la dignidad y la obtención cierta, de una verdadera grandeza para la Patria y con ella, de la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur.

(1) Ver “La estrategia del Consejo Nacional de Malvinas – Parte 1”; 10/2/2021 Informador Público; Dr. César Augusto Lerena*

*Experto en Atlántico Sur y Pesca, ex Secretario de Estado, ex Secretario de Bienestar Social (Ctes) ex Profesor Universidad UNNE y FASTA, Ex Asesor en la H. Cámara de Diputados y en el Senado de la Nación, autor de 25 libros (entre ellos “Atlántico Sur, Malvinas y Reforma Federal Pesquera”, 2019).

 

(*) Carlos Martín Torres Diputado de la Nación (m.c.) y Ex Gobernador Fueguino.