Breves
El ministro de Trabajo Marcelo Romero dialogó con Radio Universidad (93.5 MHZ) sobre las medidas vinculadas con la pandemia del coronavirus que atañen a su cartera.
El ministro de Trabajo Marcelo Romero dialogó con Radio Universidad (93.5 MHZ) sobre las medidas vinculadas con la pandemia del coronavirus que atañen a su cartera.

Ministerio de Trabajo adhiere a las licencias por aislamiento obligatorio

El ministro de Trabajo Marcelo Romero informó sobre la adhesión al decreto que establece licencias extraordinarias vinculadas con el aislamiento, ahora obligatorio, para los empleados estatales que regresan de viajes a países considerados de riesgo. Además comentó la situación del área a su cargo, algunas proyecciones de capacitación para facilitar la inserción en el sector privado, y destacó como un gran logro del gobierno las paritarias libres. Además expuso la relevancia del sector privado en cuanto a la población económicamente activa, que “debe rondar las 75 mil personas y alrededor de 47 mil responden al ámbito privado, entre industrias, comercios y pymes”, es decir bastante más de la mitad y por sobre el empleo público.

Río Grande.- El ministro de Trabajo Marcelo Romero dialogó con Radio Universidad (93.5 MHZ) sobre las medidas vinculadas con la pandemia del coronavirus que atañen a su cartera. Por un lado informó que la Ministra de Educación está participando de una reunión con todos los ministros de las provincias “para analizar la situación del ámbito educativo y si puede afectar o no el coronavirus el dictado de clases. Desde el Ministerio de Trabajo estamos adhiriendo a la licencia por la cuarentena de 14 días, necesaria para los trabajadores que regresan de viajes al exterior y han estado en contacto en países de contagio, a fin de que tengan los 14 días de aislamiento en sus casas con un régimen de licencia excepcional”.

“El decreto tiene vigencia para todos los que han regresado y se busca que no tengamos casos locales. En Tierra del Fuego no se han dado casos concretos, más allá del turismo internacional que tenemos en Ushuaia”, señaló.

“En temporada alta llegan los cruceros más importantes y hay estadías convenidas desde hace tiempo, para eso se han tomado distintas medidas y desde el Ministerio de Trabajo contribuimos a asegurar el aislamiento de los trabajadores de la administración central de la provincia. Esto era voluntario a nivel nacional y ahora pasó a ser obligatorio, para evitar el contagio”, dijo.

 

El ministerio “más pobre”

 

Por otra parte se le consultó sobre cómo recibió la cartera y los índices de pobreza y desocupación. “A diciembre cuando asumimos nosotros la gestión gubernamental, se registraba un 13% de desempleo en total. Si bien no alcanza la media nacional, para nuestra provincia es muy importante. La línea de pobreza se situaba alrededor del 25%, contra el 35% del año pasado. Es asombroso tener un 25% por debajo de la línea de pobreza en nuestra provincia y muchos estatales y gente de la administración pública, policías, porteros de escuelas, pomys, también están bajo esa línea. Esto es lo más llamativo y nunca ocurrió, siendo que llevo 36 años en Tierra del Fuego. Esta situación es asombrosa porque hemos vivido otras crisis y no tenían esta connotación. En Río Grande se perdió muchísimo empleo y hay expectativas de que esto comience a cambiar a partir de las medidas del gobierno nacional”, afirmó.

En cuanto a los planes de empleo, dijo que “recibimos alrededor de 340 planes PEL, de entrenamiento laboral, y alrededor de 14 mil REDSOL, que dependen de Desarrollo Social. Cada beneficiario cobra alrededor de 4 mil pesos”, por ambos planes. “El gobierno nacional está implementando ayudas económicas mediante incrementos a la ayuda por hijo, y está formalizando los planes de empleo a través de Desarrollo Humano, con el ministro Daniel Arroyo. Por el lado de Educación hay una formación laboral en oficios, como torneros, electricistas, gasistas, pero no hubo programas del Ministerio de Trabajo todavía”.

“Nosotros hemos solicitado apoyo económico para programas de empleo, estamos presentando las propuestas y creo que vamos a tener una gran asistencia del gobierno nacional para llevar adelante un cambio en la visión del Ministerio de Trabajo, para capacitar de acuerdo a la demanda del sector privado, y hacer una especie de bolsa de trabajo, a fin de colaborar con el sector privado en la formación de oficios que se necesitan”, anunció.

“Por el momento no tenemos pasantías, y eso deriva del campo educativo. Seguimos teniendo la gente que está en planta permanente y algunas locaciones de servicio, que derivan de no tener las vacantes porque el presupuesto ha sido reconducido desde tiempo atrás. En tanto no tengamos presupuesto aprobado, las vacantes que existen son las del último presupuesto aprobado. Eso genera la posibilidad de hacer la locación de servicios sobre todo en los ámbitos profesionales, para abogados, médicos de los hospitales, pero no hay un programa de pasantías por el momento. Seguramente habrá más adelante”, estimó.

Romero señaló que la cartera a su cargo “es el ministerio más chico en cuanto a cantidad de personal y presupuesto. Tenemos 92 personas para toda la provincia, y en Tolhuin no contamos con una delegación. He estado hablando con el intendente Harrington y queremos tener presencia en principio en el área de empleo. Necesitamos abogados, contadores, licenciados en seguridad social pero no los podemos incorporar porque no tenemos las vacantes necesarias; además, de los 92 empleados hay 85 en el ministerio, porque hay adscriptos a otras dependencias, en comisiones de servicio o en la función pública en algunos casos”.

En materia salarial, los trabajadores del área no tienen “ningún ítem o estímulo. El estímulo que existe se abona cada seis meses es ínfimo y el nivel salarial de 25 mil pesos también se da en el ámbito de este ministerio, con gente que son padres de familia. Cuando uno habla de las personas bajo la línea de pobreza, se encuentra con muchos estatales en esa situación”, manifestó.

 

Democratización de paritarias

 

Consultado sobre el proyecto de la legisladora Andrea Freites para “democratizar” las paritarias e incorporar particularmente a otros gremios docentes, dijo compartir la postura. “No conozco la propuesta concreta pero estoy de acuerdo con toda la posibilidad de participar, en tanto se respete la homologación como entidad gremial para participar en paritarias y en convenios colectivos. En la paritaria docente aplicamos la ley 424, que habla del gremio de mayor representación de afiliados, y por eso el SUTEF está llevando adelante las paritarias, pero hay otros gremios homologados, como AMET, UDA y también reclama ATE porque tiene afiliados en el área de educación. Políticamente estoy de acuerdo con que no haya restricciones, en tanto se respete la ley de asociaciones sindicales. Estamos en la misma sintonía y creo que no debe haber restricciones, esto se lo hemos expresado a los gremios cuando hablamos en numerosas reuniones sobre la ley 424”, sostuvo.

 

Empleo local

 

Respecto de las empresas que traen personal de afuera, advirtió que “el ministerio no puede establecer prerrogativas, lo que puede es velar por el cumplimiento de las leyes. Comparto políticamente que todas las obras públicas las hagan empresas locales, y esto quizás tenga que ver con la capacidad operativa y qué tipo de obras pueden realizar, pero siempre voy a defender la mano de obra local y las empresas locales. Ese debe ser el camino a tomar desde Obras Públicas y Finanzas. La idea va a ser defender lo nuestro, a partir de los recursos con que contamos. Nosotros necesitamos reactivar la economía local y debemos estar en esa sintonía”, planteó.

Además expuso la relevancia del sector privado en cuanto a la población económicamente activa, que “debe rondar las 75 mil personas y alrededor de 47 mil responden al ámbito privado, entre industrias, comercios y pymes”, es decir bastante más de la mitad y por sobre el empleo público.

 

Desigualdad convenios

 

También se le consultó sobre las desigualdades salariales en distintas áreas del gobierno, dado que no se cumple la premisa de igual remuneración para igual trabajo. “Hay convenios colectivos nacionales que no se pueden cambiar, como en la DPOSS; en Energía, en el Banco Tierra del Fuego. La provincia puede operar en la cuestión salarial en función de las negociaciones colectivas que lleva adelante, pero los convenios no se pueden tocar. Yo soy ministro de la cartera más pobre por presupuesto y por carga salarial, porque es escalafón seco y estamos igual que en hidrocarburos, pero el escalafón húmedo tiene una diferenciación importante, la AREF tiene un fondo estímulo interesante y hay varios entes autárquicos y descentralizados que tienen distintos ítems que hacen que un trabajador de categoría 10 perciba más que otro de la misma categoría. Esa diferencia es netamente provincial”, expresó.

Asimismo, dio a conocer las dificultades que acarrean estas diferencias, porque “yo necesito un abogado de planta permanente que no puedo nombrar porque no tengo vacante, y estoy buscando un abogado de otra área que quiera venir al ministerio, pero se me hace difícil conseguirlo porque en otra categoría, como salud, gana un 20% más”.

 

Paritarias libres

 

Finalmente celebró las paritarias libres que han cambiado la relación del gobierno con los sindicatos, como también cambió la relación con los municipios. “En el gobierno anterior directamente no había relación y había un capricho sostenido de ahogar al municipio de Río Grande para que su intendente, que era uno de los principales candidatos, no tuviera todas las posibilidades. Esto no está ocurriendo, es la primera vez que tenemos paritarias libres después de mucho tiempo, porque no son restrictivas, no son solamente salariales dado que también se discuten condiciones de trabajo, la habitabilidad de los edificios públicos, para formar un convenio colectivo que asegure estas situaciones. No significa que estemos de acuerdo en todo, pero por lo menos el ámbito de discusión está dado. Todo el mundo puede discutir sin restricción alguna y es lo más importante de estas paritarias, que no tienen restricciones ni en tiempo ni en temario”, subrayó.

 

Una pata del MPF

 

Curiosamente, Romero reveló que no conocía al gobernador, cuando se le preguntó por su llegada a la cartera: “A Melella lo conocí el día que juré, soy de Río Grande pero no conocía al intendente, si bien lo veía en las noticias. Yo vengo por el MPF y sé que Melella estuvo de acuerdo. Nos pusimos al otro día a charlar y me pidió que reciba a toda la gente, que esté en todos los conflictos y siempre a disposición de los trabajadores, hablamos también de las paritarias, que fue uno de los temas centrales en su discurso, y me dijo que quería discutir en todo el mundo y que haya un ámbito de diálogo; que fiscalice y lleve adelante el ministerio de trabajo, y que voy a tener el acompañamiento necesario”, señaló sobre las directivas.

“Poco a poco vamos logrando cambiar la visión del ministerio para que no sea sólo el ministerio del conflicto y se empiecen a solucionar los problemas”, concluyó.