Breves
El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, junto al CEO de Mirgor, Alonso, el secretario general de la UOM Antonio Caló, y el intendente de Ushuaia Walter Vuoto.
El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, junto al CEO de Mirgor, Alonso, el secretario general de la UOM Antonio Caló, y el intendente de Ushuaia Walter Vuoto.

“Me hubiera encantado una definición respecto del subrégimen, pero no la esperaba”

El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, analizó el paso del presidente Alberto Fernández con gran parte de su gabinete por la provincia y, si bien había expectativas de un anuncio de la prórroga del subrégimen industrial, aseguró que no la esperaba. Dijo conocer el trabajo que se viene realizando desde el gobierno nacional y el provincial para llegar a este objetivo, y valoró como una señal importante la inclusión de la diferenciación de impuestos internos en el presupuesto nacional. Espera que en los primeros meses del año próximo el anuncio se pueda concretar, ante el plazo perentorio de dos años de vigencia que restan y que “para una operación industrial de la magnitud de las empresas que están en Tierra del Fuego es un horizonte brevísimo. Se necesita una previsibilidad mayor y por eso este tema está como prioritario en la agenda del sector”, expresó.

Río Grande.- El presidente de AFARTE, Federico Hellemeyer, estuvo presente durante la visita del presidente Alberto Fernández a la ciudad de Río Grande, al igual que los representantes de sindicatos metalúrgicos, y en cierto modo debieron volverse con las manos vacías al no haberse concretado el anuncio de la prórroga del subrégimen industrial.

Por Radio Universidad, se le consultó sobre estas expectativas que muchos compartían y no fueron satisfechas. “Tratando de ver los aspectos positivos, siempre es una muy buena noticia que autoridades nacionales visiten la provincia, por la trascendencia institucional que eso tiene. En este caso fue el lanzamiento del programa de capitales alternas y fue bastante trascendente porque no solamente estuvo el presidente sino que vino acompañado como mínimo con dos tercios de su gabinete. Es algo muy significativo”, evaluó.

“Dentro de los aspectos políticos de esta visita, fue trascendente tanto para el gobernador de la provincia como para los tres intendentes. Este tipo de circunstancias hace que se produzcan acercamientos, conversaciones, que se imponga un poco la agenda local, y esas charlas siempre son positivas. En lo que respecta a la industria, nos hubiera gustado que el presidente tuviera un día completo de agenda de trabajo en Río Grande como estaba previsto originalmente, que era viajar el domingo de tarde-noche. Esto hubiera dado espacio para que se acercara a conocer una planta industrial. Así estaba previsto tanto por la intendencia, la gobernación y por protocolo de presidencia. Desafortunadamente esas agendas son un poco caprichosas y a último momento el presidente redujo su visita al lunes de 11 a 16 ó 17 horas, se compactaron las actividades y desafortunadamente salimos de la agenda como para que el presidente visitara alguna planta industrial”, lamentó.

“De todas formas acompañamos la visita con algunos empresarios, se contó con la presencia del secretario general de la UOM Antonio Caló. Con Antonio visitamos dos plantas en la mañana y al mediodía hubo un contacto de autoridades nacionales en la planta Radio Victoria, donde fueron el ministro del Interior Wado de Pedro y el ministro de Transporte Mario Meoni. Existía una posibilidad de que el ministro Kulfas visitara Mirgor pero no se pudo concretar”, dijo.

 

La espera interminable

 

“Nos hubiera gustado un poco más pero tuvo su cuota –concedió-. Por supuesto me hubiera encantado que hubiera una definición respecto del subrégimen, porque había una expectativa. Honestamente, yo no lo esperaba y me imaginaba que no iba a haber una definición. Podemos destacar las palabras del gobernador en el acto central, que puntualmente levantó las banderas de la soberanía y del trabajo y la industria. Creo que el gobierno nacional responsablemente está haciendo su trabajo junto a la provincia, evaluando cuál es el mejor formato para prorrogar el subrégimen, y en ese sentido cautelosamente el gobierno no quiso adelantar nada respecto de esto”, barajó.

“Me hubiera encantado que hubiera adelantado algo o dado alguna señal, aunque sinceramente no lo esperaba con un grado de nitidez muy grande”, reiteró.

 

Los cambios por venir

 

Ante las versiones de una modificación del subrégimen en la que van a pedir que las empresas aporten más e inviertan en la provincia, indicó que “todo lo que tenga que ver con la diversificación de la matriz productiva de Tierra del Fuego lo vemos positivo. Nos interesa que esa diversificación incluya las actividades existentes, y acompañamos ese proceso de diversificación. Aquellos condicionamientos, requisitos o cambios que le hagan al subrégimen industrial e incluyan algún tipo de compromiso, si son viables van a contar con nuestro apoyo”.

Diferenció esta situación de las inversiones que hicieron algunas empresas radicadas fuera de la provincia: “En el pasado la exigencia tuvo que ver con la falta de divisas y la exploración de actividades que pudieran dar algún tipo de posibilidad exportadora para equilibrar la balanza comercial, como para poder contar con divisas para la importación de insumos. Esa propuesta que vino del gobierno nacional tenía más que ver con un enfoque monetario o de balanza comercial, que con un enfoque regional o provincial”, aclaró.

Sobre el borrador en el que se estaría trabajando para la prórroga, manifestó que “no me consta que haya un borrador armado, pero desde hace un tiempo prolongado existen conversaciones entre el Secretario de Industria y la Ministra de Producción y Ambiente, y el Ministro de Desarrollo Productivo y el Secretario de Industria de Nación. Algunos lineamientos de ese trabajo la provincia los ha compartido con nosotros, y es la dueña de la información como para dar detalles, pero no sé el grado de avance como para que ya exista un borrador. Enhorabuena si hay un grado de avance, nosotros hablamos con ellos cuando todavía no existía un documento y compartieron un montón de lineamientos. Al inicio de la gestión nos pidieron información, que la compartimos y dimos nuestros puntos de vista. Ese trabajo existe y lo puedo confirmar. Es bueno que ese trabajo haya avanzado y ya tenga ese tenor”, celebró.

 

Sin previsibilidad

 

A dos años del vencimiento de subrégimen, no hay previsibilidad y por lo tanto se le preguntó si puede frenar las inversiones o impactar en la mano de obra ocupada: “Dos años para una operación industrial de la magnitud de las empresas que están en Tierra del Fuego es un horizonte brevísimo. Se necesita una previsibilidad mayor y por eso este tema está como prioritario en la agenda del sector. También entiendo que es así en la agenda provincial y que el Estado nacional ha merituado esto. La desinversión puede ser lo más extremo, que es el comienzo de la retirada de una compañía de un lugar, hasta postergar inversiones en activos tecnológicos y bienes de capital que tengan que ver indirectamente con la línea de producción. Las empresas para seguir operando tienen que invertir, porque dependiendo de la línea de producto hay una mayor o menor necesidad en cuanto a la evolución tecnológica de los equipos que se fabrican, y cada nuevo lanzamiento implica una determinada inversión. Esa inversión vinculada con los productos que se lanzan se mantiene constantemente, porque no queda otra. Si no, no se puede lanzar el producto y se pierde el mercado”, planteó Hellemeyer.

“Quizás haya inversiones más indirectas, como una mayor robotización, bienes de capital, renovación de maquinarias, donde el empresario se plantea el vencimiento del subrégimen. En este momento no tenemos noticia de ninguna empresa que se plantee un proceso de desinversión o de retirada. Por el momento eso no existe”, aseveró.

No obstante, observó que “la vigencia del subrégimen industrial empieza a tener una connotación en otros órdenes, más comerciales y de prospección empresaria. Muchas veces las empresas que operan en Tierra del Fuego lo hacen con marcas propias y la total decisión la tienen ellas, pero otras lo hacen para marcas no propias, por ejemplo haciendo celulares para las marcas internacionales, o incluso hay negocios corporativos como es el caso de las autorradios para el sector automotriz. En esos casos quienes plantean ciertos reparos para que las empresas fueguinas satisfagan ese contrato son las propias marcas, porque hay desarrollos de modelos a cinco años vista, y al subrégimen le quedan dos años. Esto no tiene que ver directamente con la inversión pero sí con la performance económica de una empresa. El 2020 fue muy particular porque la pandemia trastrocó todas las agendas, pero sería deseable que en el transcurso del año que comienza se produzcan esas novedades para poder quitar ese manto de incertidumbre y tener una previsibilidad respecto de cómo pueden operar las compañías”, expuso.

 

Inversiones en Uruguay

 

También se le preguntó sobre las inversiones de Mirgor en Uruguay, que recientemente adquirió la planta Brightstar, y si esto puede derivar en una migración de la provincia. “Escuché algo pero no tengo claro si es para una operación comercial o industrial. Mirgor, como otros grupos empresarios que operan en Tierra del Fuego, está encarando un proceso de diversificación que económicamente es saludable para la compañía. Eso no implica desatender sus negocios en Tierra del Fuego. Las empresas que tienen operaciones en la provincia y que se han diversificado, siguen teniendo un fuerte lazo en sus negocios de fabricación en Tierra del Fuego. Los procesos de diversificación son saludables para las compañías para atravesar crisis de una manera más exitosa, pero eso no ha significado en ningún caso que desincentiven su actividad industrial en Tierra del Fuego”, remarcó.

 

El desembarco de Globant

 

Si bien excede al campo de la industria electrónica, se le consultó sobre el anuncio de la radicación de Globant en la provincia. “Esta iniciativa de Globant, que consiste en el establecimiento de una oficina en Río Grande y eventualmente de otra en Ushuaia, tiene que ver con este nuevo tema de agenda que es la economía del conocimiento. A mí me excede porque no soy un conocedor en profundidad de este tema ni de las nuevas aplicaciones tecnológicas, pero entiendo que es una empresa muy diversificada en todo ese mundo. Entiendo que, aprovechando alguna ventaja estratégica de Tierra del Fuego, están pensando en desarrollar una oficina de programación o de talento de programación con algún tipo de foco para algún negocio específico en Río Grande, y creo que es una muy buena noticia para la provincia, porque se trata de una empresa de mucha trascendencia y se empieza a trabajar en la economía del conocimiento, que para el gobierno nacional tiene una gran importancia. Actualmente la Secretaría de Industria incluye Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, y se ha sancionado una ley de economía del conocimiento, con lo cual evidentemente hay un ansia por desarrollar esto, que son actividades de corte intelectual, de desarrollo de software. En gran medida están relacionadas con exportaciones de conocimiento y por ende es trabajo argentino, así que me parece una noticia trascendente. De alguna manera viene a iniciar ese proceso de diversificación productiva, que seguramente incluirá muchos otros capítulos, algunos muy posiblemente relacionados con la explotación de los recursos naturales, la pesca, los hidrocarburos y demás”, estimó.

 

¿Tierra del Fuego sin ley?

 

Una pregunta que se formuló al presidente de AFARTE fue un fragmento del discurso de Alberto Fernández en el cual textualmente dijo que Tierra del Fuego debe dejar de necesitar la ley, y cómo interpretó este mensaje. “Yo charlé esto con un par de personas y siempre estamos analizando cada palabra que pueda dar un funcionario nacional. Quizás el presidente en su estilo discursivo recurre a estas cosas, que pueden ser metáforas y no le doy más trascendencia que una metafórica. Creo que el gobierno nacional tiene claro que el subrégimen industrial ha sido trascendente para el desarrollo poblacional, para la reafirmación de la soberanía, y que es necesario que existan beneficios fiscales para que la actividad continúe, porque además genera mano de obra intensiva y es responsable de muchos empleos privados que tiene la provincia. El momento en que fue más nítido esto fue cuando habló el Ministro del Interior, que es una figura muy central dentro del gobierno por su rol de articulación con las provincias, y reconoció a los representantes de la industria presentes, y los representantes de los trabajadores. Fue muy conceptuoso en sus palabras y creo que esa parte del discurso del presidente tuvo que ver más con un sentido metafórico. Como muestra de esto, recientemente el gobierno nacional promulgó el presupuesto, que contiene dos artículos referidos al restablecimiento de las alícuotas diferenciales de impuestos internos, que otorgan una protección a la producción nacional y en particular a la industria fueguina. Claramente es una medida tomada por el gobierno nacional, votada luego por el Congreso, que restablece una situación que podrían haber obviado, y esa señal es muy fuerte. Eso es algo mucho más concreto que el discurso”, valoró.

 

Trabajo alineado

 

Finalmente expuso la relevancia de seguir avanzando hacia la prórroga de forma unida. “Estoy de acuerdo con el trabajo conjunto y hay una sensación mancomunada de parte de la administración de las ciudades y de la gobernación de que en este tema hay que trabajar alineados, porque así lo requiere el momento. También hay una alineación entre la UOM y el sector empresario, si bien tenemos nuestros conflictos de intereses. Nosotros creemos que la forma más expeditiva de lograr la prórroga del subrégimen es a través de un instrumento del Poder Ejecutivo Nacional. Por supuesto todos los involucrados en este tema tenemos que trabajar coordinadamente y de manera alineada”, concluyó.