Breves
La venta remota se ha convertido en una salida paliativa pero insuficiente para el comercio en general.
La venta remota se ha convertido en una salida paliativa pero insuficiente para el comercio en general.

Más de mil personas se inscribieron como repartidores en la provincia

A través de la plataforma donada por la Cámara de Comercio de Río Grande al Gobierno de la provincia, ya se han inscripto más de mil personas para la venta remota, pero solo un poco más de la mitad aprobó como repartidores de mercaderías en diversos rubros. La vicepresidente de esta entidad mercantil Marilina Henninger asignó que “este sistema que implementamos es solo un paliativo, nos ha permitido afrontar la coyuntura para resolver la demanda; para que tengamos por lo menos una vía de venta, pero solo podrá llegar a un 15 por ciento en relación a si el comercio estuviera abierto. Necesitamos con urgencia de otros auxilios”.

Río Grande.- “Hemos podido flexibilizar los deliverys o la venta remota ya que existe la figura del repartidor del delivery”, introdujo la Vicepresidente de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Río Grande, Marilina Henninger en una entrevista televisiva al informativo Info3Noticias (I3N).

Agregó que “desde la Cámara hemos trabajado bastante en esta función; hemos armado una plataforma para capacitar a los deliverys y a través de un convenio de colaboración se la hemos donado a la provincia para capacitar a todas esas personas que cumplen la función de reparto ya que lo que más nos interesa es que la distribución de mercaderías no se transforme en una vía de contagio”.

Consultada sobre esta modalidad, Henninger explicó que estos repartidores “pueden ser parte del equipo del personal del negocio o puede ser también tercerizada la función, pero al margen de ello, reciben un protocolo para que sepan cómo evitar cualquier tipo de contagio, cómo recibir la mercadería y como entregarla en condiciones para que no haya el mínimo riesgo y para que no se nos vuelva a disparar la curva de contagio”.

Se pueden inscribir los que hayan comenzado una empresa de Delivery, los empleados de los comercios o los que consigan un certificado que diga que el comercio xx usa sus servicios

Las capacitaciones se hacen on line en la plataforma. Ahí se exhiben los videos del Ministerio de Salud, están publicados los protocolos para imprimir y se valida con 5 preguntas y una vez comprendidas, se aprueban o no. Posteriormente la Policía les otorga un permiso de circulación, restringido por los días que pueda vender (si vereda par o impar) el comercio determinado.

La dirigente mercantil reveló que son más de mil las personas que se inscribieron como repartidores en la plataforma virtual que ha armado la CCIP y que donó a la Secretaría de Comercio de la provincia para la modalidad de venta remota, aunque solo más de la mitad logró aprobarlo.

“Más del 50 por ciento de estos inscriptos pertenecen a un comercio pero el resto es tercerizado; hemos pedido incluso a los taxistas, a los remiseros, a todas aquellas personas que están cumpliendo de hecho la función de reparto, a que se inscriban en la plataforma (http://proactivos.com.ar/) para que reciban la capacitación. La plataforma cuenta con un video que ha sido homologado por el Ministerio de Salud de la Provincia, donde se enseña cómo se tiene que recibir la mercadería, transportar y entregar. También pueden imprimir los protocolos para los clientes, asimismo el protocolo para los comercios y el protocolo de reparto obviamente, y tienen que validar que esta capacitación se hace efectiva; se entrega una certificación que se hace a través de la Policía, los que les confiere el permiso para ejercer esa función de repartidor”.

Para la Vicepresidente de la CCIP “esto es muy importante para los comercios porque la mayoría de los vecinos necesitan acceder a productos que no pueden encontrar en los lugares que están abiertos y este mecanismo de venta remota viene a resolver esa gran demanda con seguridad y evitando cualquier posibilidad de contagio del COVID-19”.

Tras hacer una evaluación de estos primeros días, Henninger admitió que “es un camino que recién se comienza con el e-commerce o ventas on line. Hoy lo que está permitido es la venta remota que pueden hacerse desde la casa, con el celular o a través de las redes sociales. Para lo único que están abriendo los comercios, es para entregar paquetería; es decir, no van a recibir a los clientes. Si el cliente necesita una mercadería de algún tipo de rubro comercial, va a tener que contactar a ese comercio a través de su página web, página de Facebook, Instagram o talvez un Whatsapp o un teléfono celular. Hay gente que todavía llama a los teléfonos fijos de los negocios, así que indudablemente tenemos mucho camino que recorrer aún”.

Asignó que “este sistema que implementamos nos ha permitido afrontar la coyuntura para resolver la demanda; para que tengamos por lo menos una vía de venta. No podemos todavía asemejarlo al comercio electrónico porque indudablemente todavía nos falta mucha capacitación, tanto a comercios como a clientes”.

 

Solo resuelve el 15 por ciento de las ventas

 

Marilina Henninger comentó que “hemos visto cómo ha ido progresando la venta electrónica en otras provincias que comenzaron a hacerlo, y si bien, a una semana no podemos estar hablando de una facturación que se asemeje a una venta normal, por lo menos permite hacer frente a los mínimos costos que tiene un comercio en este momento”.

Estos niveles, según las contrastaciones, apenas llegan al 15 por ciento de una venta normal.