Breves
El ministro de Economía, Guillermo Fernández, se refirió por Radio Universidad 93.5 al proyecto de presupuesto ingresado a última hora del lunes, que prevé gastos por casi 74 millones e ingresos por 60 mil, con un déficit proyectado de 14 mil millones de pesos.
El ministro de Economía, Guillermo Fernández, se refirió por Radio Universidad 93.5 al proyecto de presupuesto ingresado a última hora del lunes, que prevé gastos por casi 74 millones e ingresos por 60 mil, con un déficit proyectado de 14 mil millones de pesos.

Más de 5 mil millones de pesos para obras públicas previstas en el proyecto de presupuesto

“El presupuesto puede variar si podemos llegar a una renegociación con los tenedores de bonos”, aseguró el Ministro de Economía de la provincia Guillermo Fernández, cifrando de esta manera las expectativas del gobierno provincial en lograr refinanciar la deuda de 200 millones de dólares, que “aliviaría el peso” del déficit proyectado para 2021, por un monto de 14 mil millones de pesos. También confió en el respaldo del gobierno nacional a las provincias para la renegociación de deudas, y el impulso que pueda dar para reactivar la economía. Puede haber variaciones al proyecto presentado luego de que ingrese el presupuesto nacional, y fundamentalmente explicó el nivel de déficit no sólo en las deudas en dólares, sino en el impacto de la pandemia. Sobre el presupuesto de obra pública para el próximo año, dijo que “está detallado en un programa en particular todo el plan de obras, que es superior a los 5 mil millones de pesos y es el 8% del presupuesto del Poder Ejecutivo”.

Río Grande.- El ministro de Economía, Guillermo Fernández, se refirió por Radio Universidad 93.5 al proyecto de presupuesto ingresado a última hora del lunes, que prevé gastos por casi 74 millones e ingresos por 60 mil, con un déficit proyectado de 14 mil millones de pesos.

“En principio fue un trabajo arduo durante el último mes, que nos ha obligado a atender las cuestiones técnicas y, salvada esa situación, ir diseñando las políticas que uno pretende implementar el año que viene. Inevitablemente hay que superar la situación actual y hacer que Tierra del Fuego vuelva a recuperar las condiciones previas a la pandemia, y luego retomar un sendero de crecimiento, con miras al progreso económico y social”, planteó.

“La gestión tenía esa visión desde un inicio y lo que ha sucedido con el virus COVID-19 tapó todos los planes para este año, no solamente para la provincia sino para el conjunto de la nación”, expresó.

Consultado acerca de cómo se llega a 14 mil millones de déficit, observó que “la pandemia es un argumento por demás válido. Es inevitable el impacto negativo que ha tenido. Hasta tanto no haya una medida terapéutica efectiva para enfrentar el virus, no sabemos cómo va a continuar la vida de cada uno de los ciudadanos”.

A la caída de recursos y aumento del gasto para contener la situación social, se agregan las deudas heredadas. “Los servicios de la deuda de la provincia totalizan 6.400 millones para el año que viene. De esos 6.400 la mitad están referidos al endeudamiento que se tomó en 2016. El 82% del stock de deuda de la provincia tiene su moneda original pautada en dólares, no solamente por el bono que se emitió, sino también por la compra del Casino de Ushuaia, para lo cual se realizó un anticipo el año pasado, antes de que asumiéramos. Estuvimos pagando parte durante este año, de acuerdo al compromiso que asumimos por ley”, dijo.

De los 200 millones de dólares de la deuda externa, “al día de hoy se han pagado 30 millones de dólares de capital, obviamente se han abonado intereses y hemos tenido cuotas este año de alrededor de 2 millones de dólares. Se está debiendo mucho todavía del capital, porque se pagaron 30 millones de los 200 millones de dólares. Nosotros emitimos hace un par de meses un decreto por medio del cual iniciamos un proceso de reestructuración de la deuda fueguina, porque no es factible en el contexto en que nos encontramos hacer frente a tremendo compromiso. Vamos a iniciar nuestro camino de reestructuración y para eso es necesario hacer comprender a quienes han invertido en Tierra del Fuego a través de la compra de un título, que no es factible atender ese servicio en las condiciones actuales, que son muy complejas”, expresó.

Con respecto a las deudas con el Estado nacional, dijo que “la provincia tiene un stock de alrededor de 30 mil millones de pesos. Eso es lo que resta pagar del total que se tomó, y depende mucho del tipo de cambio, porque está en moneda extranjera. Las condiciones tomadas con el gobierno nacional son renegociables, en la medida en que lleguemos un acuerdo. En esto la nación tiene una mirada federal, de acompañamiento a las provincias, y se ha trabajado en postergar el vencimiento de 449 millones de pesos que se tomaron con el fondo de garantía de sustentabilidad en 2016. Lo importante es que el peso de estos servicios es grande para el presupuesto provincial y representa el 11% del presupuesto del Ejecutivo”, manifestó.

También hizo mención a la deuda interna, y señaló que “con los organismos provinciales se están pagando los convenios de los acuerdos que se hicieron con la caja previsional, la obra social y la deuda histórica, y los estamos cumpliendo. Incluso se han adelantado cuotas porque entendemos la difícil situación que atraviesan estos institutos. El stock de deuda con los organismos de seguridad social es el principal. Se están pagando los 208 millones de dólares que se habían consolidado en virtud del plazo fijo que tenía la caja de previsión en el BTF. Ese acuerdo se continúa abonando y se está cumpliendo. No es el peso más grande que tiene la deuda, porque el 35% es el bono en dólares”, remarcó.

“Una cosa es cuando uno garantiza los títulos que emite con garantía de coparticipación en pesos, que cuando lo garantiza con un fideicomiso en dólares con regalías. Nuestra estructura legal es mucho más difícil. Existe un fideicomiso por medio del cual las petroleras le depositan los fondos a los tenedores de los títulos antes que a la provincia. El riesgo que corre un tenedor no es muy grande, porque tiene asegurado claramente el pago. Eso ha generado la seguridad a los tenedores de que era conveniente invertir en Tierra del Fuego. Esto le está pasando a la provincia de Neuquén, a Chubut y a Río Negro”, apuntó.

 

Posibles variaciones

 

El ministro abrió la posibilidad de que se modifique este proyecto cuando se presente el presupuesto nacional. “De esta situación tan crítica a nivel nacional solamente se sale con más Estado, y el Estado va a tener que intervenir con más inversión pública. En esta situación los recursos no van a crecer, por la depresión que tiene la economía, e inevitablemente tendrá que financiarse a través de la emisión de dinero. El límite en el crecimiento dependerá de los grados de libertad que tiene el Banco Central de financiar el déficit público. El presupuesto puede variar, primero porque es posible que podamos llegar a una renegociación con los tenedores de bonos y eso aliviaría el peso de la deuda. En ese caso se podrían destinar los fondos a atender gastos prioritarios. Luego hay que ver cómo va a evolucionar la recaudación nacional, para ver si se irá reduciendo el déficit. También está lo que se decida desde el Poder Legislativo en cuanto al presupuesto del resto de los poderes, por los niveles que han alcanzado”, advirtió.

 

Obra pública por 5 mil millones

 

Puntualmente sobre el presupuesto de obra pública para el próximo año, dijo que “está detallado en un programa en particular todo el plan de obras, que es superior a los 5 mil millones de pesos y es el 8% del presupuesto del Poder Ejecutivo. Está destinado a infraestructura social básica y gran parte de las obras que queremos ejecutar tienen su financiamiento asegurado en virtud de los dólares que quedan en el BTF producto del endeudamiento. Eso es algo de efectivo cumplimiento. Está por ejecutarse el principal proyecto, que es el puerto de Ushuaia, también la vinculación con los gasoductos, las obras de la Dirección Provincial de Vialidad en caminos por más de 500 millones de pesos, más redes de gas, entre otras obras. Hay una decisión cierta de invertir en Tierra del Fuego y generar la condiciones necesarias para poder retomar cuando antes el sendero de crecimiento”, afirmó.

 

Con perfil social

 

El ministro destacó que “este presupuesto por sobre todas las cosas tiene un perfil concentrado en el corto plazo, de amplio alcance por parte de la inversión pública, y de reconocimiento por parte del Estado de la asistencia que se debe brindar a través de servicios básicos. Necesariamente tiene que tener un perfil social, porque tenemos que sostener a nuestra gente. Hoy pensar en patrimonio antes que en la vida de un fueguino, no es justo”, consideró.

“Hoy estamos en una veda, por lo tanto la obra pública no se reactivó. Se está trabajando en la conformación de los expedientes de las obras que se van a iniciar. La obra del hospital no se está ejecutando por cuestiones eminentemente técnicas y de infraestructura, y yo tengo la obligación de pagar en la medida en que los certificados lleguen a la Contaduría y la Tesorería. Lo que haya que pagar, se pagará, y se priorizará lo que tiene que ver con el sostenimiento de la obra fueguina, que es trabajo para la gente”, dijo de las deudas pendientes con las constructoras.

Agregó que se ha cancelado “gran parte de la deuda con los colegios privados y estamos cancelando como nunca, en tiempo y forma el salario, porque antes se demoraba mucho y los anticipos que se otorgaron generaron los inconvenientes de esa deuda que asumimos, y que no fue generada por nosotros”.

 

Pagos a municipios

 

Respecto de los pagos a las municipalidades, precisó que hubo “transferencias por más de 600 millones de pesos, pendientes al mes de enero. Al mes pasado los municipios en su conjunto habían recibido más de 5.153 millones de pesos, y los municipios de Ushuaia y Río Grande han recibido en el mes más de 300 millones de pesos. Al 28 de agosto, Río Grande recibió 2.470 millones y, de ese total, por agosto 333 millones; Ushuaia recibió 2.331 millones y, de ese total, en agosto recibió 290 millones; Tolhuin recibió 51 millones y en agosto, casi 45 millones de pesos. Estamos manteniendo el compromiso que habíamos asumido desde el inicio y en eso hemos sido firmes”, subrayó.

“Además cancelamos deuda tributaria, sobre todo por tasas. En particular a Ushuaia le cancelamos 33 millones de pesos en abril, y a Río Grande 20 millones de pesos. Por las tierras de la Armada se está trabajando en la conciliación tributaria”, informó.

 

Producción petrolera

 

También se le preguntó sobre las pérdidas de regalías por la rotura de la monoboya y las perspectivas de recuperación. “Hemos recuperado niveles de producción y esperamos mantener operativas las plantas. Lo cierto es que necesitamos recuperar cuando antes los niveles perdidos de recaudación, y eso dependerá también de las inversiones que realicen las empresas. Solamente se va a lograr mejorar el perfil de la provincia en la medida en que se avizoren mejores condiciones económicas para el año que viene y lo que resta de este”, sostuvo.

 

Los gastos por la pandemia

 

Finalmente en materia de asistencia social, indicó que  “durante la pandemia se han destinado más de mil millones de pesos y lo social no solamente pasa por la compra de alimentos, que es lo más básico. Dentro de lo que fue la compra de alimentos hemos erogado más de 455 millones de pesos. Se han entregado módulos alimentarios por un total de 236 mil. Se han comprado 306 mil kilos de carne, 520 mil kilos de pollo, 72 mil kilos de pan, un millón en kilos de fruta y verdura, casi un millón en alimentos no perecederos, 134 kilos de leche en polvo y 146 mil litros de leche líquida. La pandemia ha hecho que debiéramos atender en algunas semanas más de 37 mil personas. La última semana de agosto fueron 37.974 personas”, concluyó.