Breves
La legisladora provincial Liliana Martínez Allende (UCR-Cambiemos) se reunió con el grupo de Payasos de Hospital en esta ciudad, oportunidad que les agradeció su permanente apoyo a los pacientes en distintos centros médicos, tanto públicos como privados.
La legisladora provincial Liliana Martínez Allende (UCR-Cambiemos) se reunió con el grupo de Payasos de Hospital en esta ciudad, oportunidad que les agradeció su permanente apoyo a los pacientes en distintos centros médicos, tanto públicos como privados.

Martínez Allende se reunió con Payasos de Hospital

La legisladora provincial Liliana Martínez Allende recibió a los Payasos de Hospital de la Fundación ‘Hagamos sonreír a Río Grande’ y comprometió su apoyo al viaje que harán a Tucumán en el mes de julio. La representante legislativa les brindó su reconocimiento por la tarea voluntaria y humanitaria que llevan adelante y los animó a seguir en la misma senda.

Río Grande.- La legisladora provincial Liliana Martínez Allende (UCR-Cambiemos) se reunió con el grupo de Payasos de Hospital en esta ciudad, oportunidad que les agradeció su permanente apoyo a los pacientes en distintos centros médicos, tanto públicos como privados.

“Ellos se van a Tucumán en el mes de julio, así que vamos a trabajar para ayudarlos a que ellos consigan los elementos que necesitan para poder viajar, los fondos”, comentó la parlamentaria radical ante la consulta periodística.

La representante legislativa añadió que “es muy loable y ejemplar la actividad que realizan para los pacientes en los hospitales y clínicas, llevan la alegría y le arrancan una sonrisa a los internados y esto coadyuva también a la salud, por lo que para mí lo que hacen es muy serio”.

Lorena Delgado y Aldana Wiederhold, integrantes del grupo de Payasos de Hospital de la Fundación ‘Hagamos sonreír a Río Grande’, le contaron a la Legisladora las actividades que llevan adelante, teniendo como modelo al estadounidense Patch Adams.

“Es muy importante que la comunidad sepa qué es lo que hacemos y especialmente a las autoridades, en este caso a la Legisladora Provincial Liliana Martínez Allende”, contó Aldana Wiederhold, quien destacó que a la parlamentaria “le gustó mucho trabajo que hacemos y valoró el tiempo y la dedicación que nosotros brindamos a los demás, por lo que nos felicitó”.

“Realizamos nuestra tarea los fines de semana y a veces los días de semana, en los centros de salud, sean públicos o privados”, explicó, en tanto, Lorena Delgado.

Agregó que “estas salidas durante la semana la llamamos ‘Intervenciones Paya-Emergencias’ y asistimos en grupo a estos centros cuando nos convocan para atender a una sola persona”.

Sobre el efecto que causan sus ocurrencias en los pacientes, Lorena Delgado dijo que “la risa produce endorfinas, es como una anestesia que produce felicidad; los pacientes en general nos reciben muy bien, pero hay también otros que no quieren nuestro acompañamiento y respetamos esta decisión porque están en todo su derecho”.

Por su parte Wiederhold explicó que “nosotros hace cinco años que venimos trabajando en estas actividades solidarias, pero en el 2018 nos dieron la personería jurídica como Fundación. Nos anima brindar amor al otro, asistir a las personas que nos necesitan y que no tienen la posibilidad de estar acompañados”.

Consultada sobre las motivaciones personales y colectivas para llevar este acompañamiento a distintos pacientes, Aldana Wiederhold confesó que “somos un grupo de personas que coincidimos en brindarnos a los demás de esta manera. Pero primero hacemos un curso de capacitación como Payasos de Hospital que dura seis meses y lo fundamental es que la persona abra su corazón para brindar amor al otro y eso es lindo”.

Para poder ingresar a esta capacitación, el requisito es que los interesados tengan 21 años de edad, porque se considera que en esa etapa ya tienen más predisposición y madurez “porque ser payaso de hospital, es cosa seria y ese nuestro lema”, coincidieron ambas entrevistadas.

Wiederhold comentó que “en los centros de salud hay niños internados y también participamos con ellos ya que no hay límite de edad para los pacientes que visitamos. No usamos una vestimenta predeterminada, sí un guardapolvos y nuestra única máscara, que es la característica nariz postiza”.