Breves
Marcelo Lietti advirtió que habrá que olvidarse de los cruceros y el flujo sería el 10% del año pasado.
Marcelo Lietti advirtió que habrá que olvidarse de los cruceros y el flujo sería el 10% del año pasado.

Marcelo Lietti advirtió que habrá que olvidarse de los cruceros

El presidente de la Agencia de Desarrollo Ushuaia Bureau, Marcelo Lietti, planteó las perspectivas de la actividad turística para la temporada de verano, en medio de negociaciones entre el Gobierno nacional y las provincias para retomar la conectividad aérea. Aclaró que llevará mucho tiempo recuperar la frecuencia de vuelos que tenía la capital fueguina y además avizoró que habrá que “olvidarse de los cruceros”, en base a cancelaciones ya confirmadas hace tiempo, limitación de pasajeros y fronteras que siguen cerradas. Sumó la falta de los vuelos charter, que en un 80% estaban a cargo de LATAM, por lo que se estima el arribo del 10% del flujo turístico del año pasado. No obstante remarcó que hay que prepararse para la reapertura, con protocolos ya aprobados, porque “no se puede pesar en seguir encerrados”.

Río Grande.- El presidente de la Agencia de Desarrollo Ushuaia Bureau, Marcelo Lietti fue consultado por FM Master’s sobre las negociaciones que se llevan adelante con el gobierno nacional para tener vuelos regulares a partir del 12 o el 15 de este mes. “Eso está anunciado hace un tiempo y se viene postergando. Creemos que los vuelos comerciales no van a ser diarios, sino que van a ser semanales, para no generar expectativas a la gente. No es que van a comenzar a venir vuelos diarios con turistas. Se va a retomar la conectividad en Argentina, porque somos uno de los pocos países que hoy no tiene vuelos. Este anuncio del Ministro de Transporte implica comenzar a mover los aviones al menos un par de veces por semana para diferentes destinos, y cada gobernador va coordinando con el gobierno nacional la conectividad, pero no es un vuelo comercial diario de turistas. Es un inicio para que a corto plazo, esperemos, se reanude todo”, dijo.

Bariloche comenzará con la prueba piloto y desde Tierra del Fuego se prepara la presentación correspondiente: “Nuestra idea va camino a eso, a hacer una presentación. Ya se presentó en la Cámara de Turismo y se va a elevar a la Agencia, para que también lo vea la Municipalidad, y se lo presentaremos al gobierno para que Ushuaia se muestre lista para el momento de recibir turistas. Los protocolos ya están hace tiempo e inclusive el comercio ya los está llevando adelante, como parte del circuito”, indicó.

“También está terminado y homologado hace tiempo a nivel provincial el protocolo nacional para el turista. Hay que hacer algunos ajustes en cada destino turístico, eso lo tiene que hacer cada lugar, y luego todo depende de los que viven en cada lugar y la responsabilidad de cómo se tiene que cuidar”, expresó.

 

Beneficios municipales

 

Lietti participó en la videoconferencia de las cámaras empresarias con el intendente de Ushuaia, luego de la cual se anunciaron medidas de condonación de deudas. “Este es un pedido de reunión que se había hecho tiempo antes al intendente, como se le pidió al gobierno de la provincia, para tener una atención con la parte de turismo relacionada con hotelería, agencias de viaje, las patentes de los vehículos de todos los que están en la actividad turística, ya sean agencias de viaje o individuales que tienen su combi o su vehículo para transporte turístico. Todo eso está parado desde que comenzó la pandemia y van a estar parados hasta que recibamos turistas. También abarcó a taxis y remises, porque forman parte hace tiempo del movimiento turístico, además del local. Gran parte depende del turismo. Por supuesto hay comercios muy vinculados al turismo, porque en algunos casos el 90% de su facturación depende de lo que venden a los turistas”, aseguró.

“Nosotros hicimos una presentación, evaluaron ciertos puntos y otros quedaron para trabajarlos. Nos vamos a reunir una vez por semana para seguir elaborando propuestas. En el marco de la Agencia vamos preparando la ciudad para tener el control del movimiento de turistas. La responsabilidad no está toda en el comercio ni estará mañana en el hotelero, en la agencia de viajes, en el catamarán o en el tren. Hay que hacer un seguimiento al turista que viene y, si hay algún caso de contagio, hay que saber dónde estuvo. Nos tenemos que preparar para la apertura y esto lo venimos trabajando hace tiempo”, informó.

“Bariloche lo habló con el Ministerio y tomaron un ejemplo para la prueba pilioto, pero todos los destinos están trabajando para lo mismo, para que cada provincia que tiene destinos turísticos esté lista para recibir turistas. Nosotros estamos trabajando en un proyecto para presentarlo a las autoridades, va a trabajar la gente de salud obviamente, que sugiere o no hacer modificaciones. Tenemos que dar el punto de vista del sector de cómo manejar esto, porque sabemos cómo se mueve el turista y las prevenciones que habría que tomar. A su vez, mostramos que no es tan diferente a como nos movemos nosotros. No hay que pensar que un turista va a ser el problema, porque ya está más que claro que no tuvimos una sola persona contagiada, de las que trabajan en turismo. Es evidente que el contagio es interno, y está a la vista que el turismo no es ni va a ser un problema”, sentenció.

 

Rebrote en Ushuaia y Fase 1

 

Consultado sobre el problema que podría generarse de continuar los contagios en  la capital fueguina en este proyecto de reapertura, consideró que “cuando uno presenta un programa tiene que evaluar estas situaciones. En cuanto a salud, no es lo mismo la situación que se vive ahora, pero el que tiene un gimnasio, asegura que el problema no fue el gimnasio, tampoco un negocio específico. El problema son los encuentros sociales en lugares cerrados y eso está demostrado. Por supuesto que lo primero que hay que cuidar es el sistema sanitario y eso no se debe debatir más. De todos modos hay que prepararse para cuando sea el momento de recibir el turista, porque no va a haber día después. Aun estando la vacuna, no va a ser inmediata en todo el mundo, y en algún momento hay que abrir, cuidando la parte sanitaria. No podemos estar un año o dos años encerrados”, enfatizó.

“El mismo Ministerio de Transporte ya está anunciando la conectividad. Además cuando tengamos la llegada de turistas, va a pasar un tiempo para poder recuperar el flujo de vuelos que teníamos. No vamos a tener la cantidad de vuelos que va a pretender la gente para irse de vacaciones como antes. Los 13 vuelos por día que teníamos van a tardar mucho tiempo en recuperarse. Desde el gobierno nacional, el Ministerio de Transporte, Aerolíneas Argentinas, Salud, ANAC, analizan la apertura en algún momento, por eso digo que nos tenemos que preparar para abrir. No podemos pensar que la única salida es el encierro”, insistió.

“Esto es lo que se habla a nivel nacional con todas las provincias, y tiene que ver con una coordinación de los vecinos también. La potestad de decidir cuándo va a ser la apertura la tiene el gobierno de la provincia. Desde las cámaras el objetivo es prepararse y detectar cuál puede ser el inconveniente, por ejemplo, no podemos pensar en recibir un turista si hay cuarentena. Nadie viene a quedarse 14 días para después salir a moverse. Ya está el protocolo nacional y nadie va a poder embarcar a un vuelo sin un testeo previo. Nadie va a poder subir a un avión acompañado como antes, con la familia, el amigo, o el agente de viajes que lo acompaña hasta el hall. Solamente va a entrar la gente que va a volar. Algunos vecinos están planteando hacer testeos también cuando lleguen y después un seguimiento al turista cuando se mueve en el lugar. Si hay alguien con síntomas en un circuito turístico o en un hotel, nos tenemos que olvidar de que se vaya a aislar absolutamente a todo el hotel, porque es imposible. Habrá que testear a todo el personal, hacer un seguimiento, y de hecho pasó en Ushuaia en un lugar donde concurre mucha gente y hubo un contagiado. Fue solamente esa persona y por suerte no contagió más gente. Todas las provincias hablan de hacer un seguimiento para ver dónde puede haber un problema específico”, indicó.

También tuvo en cuenta el interés de los vecinos de la ciudad por cuidarse. “Nosotros también queremos cuidarnos, porque tenemos familia y pensamos de la misma manera que todos. Por suerte hay un sector de la sociedad que tiene asegurados sus ingresos, y eso está muy bueno, pero no somos todos, y hay sectores que necesitan en algún momento salir a trabajar, siempre y cuando estén las condiciones dadas. Acá la mayoría son empresas familiares y en estos casos tan críticos, les pega más fuerte. La mayoría de los prestadores turísticos son unipersonales, como la gente que trabaja con las combis y le da servicios a las agencias de viaje; los guías, los baquianos. Hay un sector productivo muy importante que es unipersonal, o empresas con dos o tres empleados que, sin asistencia del Estado, hubieran desaparecido hace tiempo. Igualmente hay gente que vendió su vehículo para hacer otra cosa y ya desaparecieron. No sé si van a volver. Esta crisis va a dejar vestigios y hay que tratar de aguantar”, se resignó.

 

Olvidarse de cruceros

 

Llamativamente, Lietti instó a olvidarse de los cruceros en esta temporada de verano y estimó un porcentaje de arribos muy bajo respecto del año pasado. “El registro del año pasado es de cerca de 130 mil turistas que entraron por cruceros, y ya hace un mes y medio se habló de una baja del 50%, o sea que hablamos de 60 ó 70 mil que no van a estar. Yo diría que hoy nos tenemos que olvidar de la actividad de cruceros y tenemos que cuantificar los millones de menos que van a entrar a la provincia y dejarán de dar vuelta en la economía local. Si tuviéramos un crucero, hay que ver con cuánta gente puede venir arriba. Eso es casi imposible porque, al tiempo que estamos, las fronteras siguen cerradas”, observó.

Agregó que “hay vuelos charters que llevaban pasajeros y no van a existir, porque uno de los obstáculos es la conectividad aérea, y el 80% de esos vuelos los hacía LATAM. Hoy no tienen el medio para poder moverse. La fortaleza de este destino siempre fue el turismo extranjero y hoy es la mayor debilidad. Al ser turismo extranjero, en su gran mayoría eran personas de edad, y esto también pasó a ser una debilidad porque son de riesgo. Vamos a tener un desafío enorme por delante para volver a recuperar el sector, y va a pasar mucho tiempo”, pronosticó.

Recordó que en la temporada anterior “estábamos recibiendo un promedio de 8 a 10 vuelos diarios y hay días que teníamos 13 ó 14, sumando a Aerolíneas, LAN, LATAM y los vuelos charter que venían. Hablamos de 7 mil camas que se ocupaban, pero con el 10% de los vuelos es imposible que se pueda mantener la estructura de la actividad turística”.

 

Extender la asistencia

 

Frente a este panorama, consideró que el Estado deberá seguir asistiendo varios meses más al sector: “La gente de turismo habla idiomas, hace mucho tiempo está en la actividad, y hay que sostenerla. No se puede pensar que se queden sin trabajo, por eso hay que seguir profundizando y extendiendo los beneficios. Entendemos que el Estado está escaso de recursos y es una situación muy complicada”, concluyó.