Breves
Marcelo Guerrero, conocido como el “comisario Whatsapp” fue absuelto en la causa que lo tenía como imputado haber desprotegido a una víctima de violencia de género. (Imagen de archivo: Guerrero junto a su abogado defensor, el Doctor Francisco Giménez).
Marcelo Guerrero, conocido como el “comisario Whatsapp” fue absuelto en la causa que lo tenía como imputado haber desprotegido a una víctima de violencia de género. (Imagen de archivo: Guerrero junto a su abogado defensor, el Doctor Francisco Giménez).

Marcelo Guerrero, “el comisario Whatsapp” fue absuelto por el Superior Tribunal de Justicia

Sus métodos para combatir los robos con la cooperación de los vecinos le valieron al fama y reconocimiento. Estaba acusado de no custodiar a una mujer que ya había sido víctima de violación por parte de su ex pareja.

Río Grande.- Por Aire Libre FM 96.3 el comisario Marcelo Guerrero se refirió al fallo del Superior Tribunal de Justicia que anuló la condena que pesaba sobre él y absolvió definitivamente al jefe policial.

“Hoy recibí la noticia de mi abogado mientras estaba junto a mi hijo. Uno no sabe a veces de dónde saca fuerzas en estas cosas; siempre me apoyé en Dios y me decía a mi mismo que tarde o temprano se iba a hacer justicia y ese día realmente llegó”, dijo el policía.

Guerrero elogió el planteamiento de los abogados Francisco ‘Paco’ Giménez y Fernando Lapadula, “ellos me habían informado de la presentación que han hecho; se habían constituido en el Superior Tribunal de Justicia en su momento para defender en casación y hoy verdaderamente estoy muy feliz con mis hijos después de todo lo que pasamos; estoy muy agradecido a Dios y a todas las personas que me acompañaron. Todavía estoy llorando de la emoción”, se quebró al aire.

Confió que “siempre me sentí tranquilo, aunque en esto hay que ser realista en algunas cosas, si uno hace las cosas mal, eso trae sus consecuencias, pero yo nunca hice nada mal, todo lo contrario, hacía más cosas que por ahí se hacen en otros lados”.

Agregó que “me tocó ir a juicio, me encontraron culpable y la causa llegó al Superior Tribunal de Justicia que falló absolviéndome definitivamente porque dictaminó que no era culpable”.

Cabe recordar que el comisario Marcelo Guerrero fue condenado a un año y seis meses en suspenso y una inhabilitación especial por tres años.

Marcelo Guerrero, el «comisario WhatsApp» de Tierra del Fuego, apodado así porque redujo los índices de inseguridad de la ciudad de Río Grande usando esa aplicación telefónica, fue absuelto por el Superior Tribunal de Justicia de la provincia en una causa donde lo acusaban de no haber garantizado la custodia de una mujer abusada por su ex pareja.

El policía había sido condenado a 1 año y 6 meses de prisión en suspenso en abril de 2019, por el delito de «omisión de auxilio a la autoridad civil competente» cometido entre los días 15 y 16 de mayo de 2017.

Su método para combatir los robos con la cooperación de los vecinos le valió el reconocimiento de sus jefes. Había adquirido notoriedad a partir de 2015, cuando consiguió que los seis barrios problemáticos que estaban bajo su jurisdicción en la Comisaría Quinta de Río Grande, pasaran 100 días sin que se produjera ningún delito contra bienes y personas, incluyendo robos y hurtos.

Años después, volvió a ser noticia pero no por los elogios sino por una acusación de desproteger a una víctima de violencia de género. El episodio por el que comenzó a ser juzgado ocurrió en mayo de 2017, cuando la Justicia fueguina le encomendó al comisario custodiar a una mujer que ya había sido víctima de violación por parte de su ex pareja.

Según la acusación del fiscal mayor Guillermo Quadrini, Guerrero decidió «unilateralmente» que la custodia no tuviese carácter permanente y, en uno de los momentos en que el domicilio estaba desprotegido, la ex pareja atacó a la mujer y abusó nuevamente de ella sexualmente.

A partir de ese momento, Guerrero fue apartado de su cargo, pese a la resistencia de un grupo de vecinos que salió en su apoyo. También había sido inhabilitado por tres años para desempeñar funciones en la policía, por el juez Correccional de Río Grande, Martín Bramatti.

El hombre siempre se proclamó inocente y sostiene que recibió una «orden verbal» y no una disposición judicial para proteger a la víctima.

Sin embargo, el fallo fue apelado ante el máximo tribunal fueguino, que hizo lugar a un recurso de casación y absolvió al imputado.

Fuentes: Aire Libre FM y Agencia Télam.