Breves
El Dr. Daniel Cesari Hernández, Juez de Instrucción en Río Grande.
El Dr. Daniel Cesari Hernández, Juez de Instrucción en Río Grande.

Magistrado aportó con su sueldo mil barbijos

Se trata del Dr. Daniel Cesari Hernández quien mandó a confeccionar 1.000 barbijos especiales y los solventó con su sueldo. 750 son para el Hospital Regional Río Grande; 200 para todo el personal de tribunales  de Río Grande y 50 para la Comisaría Tercera. Pronto aportará otros cien más para los policías del resto de las comisarías. Ante la consulta confió que “fue un aporte nacido del corazón como cristiano que soy y lo hice como ciudadano y no como magistrado”.   

Río Grande.- Trascendió en Tribunales de esta ciudad que un magistrado había donado tapabocas y ante la averiguación se trata del Dr. Daniel Cesari Hernández, Juez de Instrucción.

Ante la consulta, el Dr. Cesari Hernández contó que “ante esta pandemia que estamos sufriendo todos y con la voluntad de querer cooperar un poco, no ya como juez, sino como ciudadano de Río Grande y de Tierra del Fuego, aproximadamente hace unos veinte días atrás realicé un aporte de 750 cubrebocas para ser utilizados en el Hospital Regional Río Grande, barbijos que fueron entregados a la Directora del Hospital; también 250 cubrebocas confeccionados con tela de algodón de doble capa y bolsillo para poner la servilleta, según las instrucciones que están emanando a nivel general”.

El magistrado detalló que “200 de estos cubrebocas serán utilizados por el personal del Poder Judicial de Río Grande, donde trabajo, y los otros 50 fueron distribuidos a las comisarías para el personal de seguridad, fundamentalmente de la Comisaría Tercera que es la que cubre el servicio de guardia en Tribunales”.

Además de estos mil cubrebocas que ha donado el juez, próximamente tiene la intención de hacer otro aporte de cien barbijos para completar el resto de las comisarías “fundamentalmente por ser elementos que pueden ser lavados al final del día y reutilizados y todo ello genera un ahorro ya que los barbijos comunes que se utiliza habitualmente tiene una durabilidad de dos o tres horas y una vez que se humedecen ya no se pueden volver a utilizar”.

Consultado sobre la motivación de realizar este aporte personal y solidario, confió que “surge de mi corazón; creo que todos podemos tratar de ayudar; todos podemos unirnos en un momento en que no tiene que haber divisiones; tratar de estar aunados, tratar de ayudarnos y ayudar al otro que es la única forma de salir adelante y todos unidos”, entendió.

Agradeció y resaltó el trabajo de todos los servidores públicos que en este momento en están en la línea de batalla contra el Coronavirus. “Debemos reconocer en el otro a una persona que también está desde su puesto de trabajo, desde su labor, aportando y ayudando a que todo esto mejore”.

Finalmente compartió que “fue un aporte nacido del corazón como cristiano que soy y lo hice como ciudadano y no como magistrado; colaborar me hace muy feliz. Hagamos votos para que esta pandemia pase porque todos estamos sufriendo este aislamiento en forma individual y colectiva”.