Breves
El presidente de la Fundación Ushuaia XXI, Julio Lovece, fue consultado por Radio Provincia sobre el proyecto de extensión del ejido urbano de Ushuaia y adelantó su opinión favorable al crecimiento, en tanto tenga en cuenta el valor no sólo “romántico” sino económico del paisaje, que debe ser cuidado porque es el sustento esencial del producto Ushuaia a nivel turístico.
El presidente de la Fundación Ushuaia XXI, Julio Lovece, fue consultado por Radio Provincia sobre el proyecto de extensión del ejido urbano de Ushuaia y adelantó su opinión favorable al crecimiento, en tanto tenga en cuenta el valor no sólo “romántico” sino económico del paisaje, que debe ser cuidado porque es el sustento esencial del producto Ushuaia a nivel turístico.

Lovece pidió una mirada técnica y no solamente política

El presidente de la Fundación Ushuaia XXI expresó su respaldo a la ampliación del ejido urbano de Ushuaia, pero advirtió que se deberá definir, no política sino técnicamente, hasta dónde y de qué manera. Consideró “una locura” la extensión propuesta por el legislador Ricardo Furlan que prácticamente deja fuera sólo a la Península Mitre, y remarcó que el paisaje “no sólo tiene un valor romántico sino económico”, porque de la naturaleza que ofrece el producto Ushuaia viven miles de familias. Tampoco consideró aptas para urbanización o tránsito a todas las zonas, por lo que espera un amplio debate en la Legislatura y que las opiniones allí vertidas sean tenidas en cuenta. Una visión similar tuvo del interconectado eléctrico, proyecto que también respalda, pero en tanto cuide el paisaje del que viven muchos emprendimientos económicos de la zona sur. Lamentó que el gobernador no los atienda, habiendo pedido una audiencia hace más de un año, y tampoco la Ministra Sonia Castiglione. Respecto del riesgo de intrusamiento si se extiende el ejido, observó que se debe hacer cumplir la ley pero también no mirar sólo al que construye en un terreno de 30×30 por necesidad, sino al que especula con grandes extensiones de tierra, y planta una bandera al estilo Julio Popper en el Siglo XIX.

Río Grande.- El presidente de la Fundación Ushuaia XXI, Julio Lovece, fue consultado por Radio Provincia sobre el proyecto de extensión del ejido urbano de Ushuaia y adelantó su opinión favorable al crecimiento, en tanto tenga en cuenta el valor no sólo “romántico” sino económico del paisaje, que debe ser cuidado porque es el sustento esencial del producto Ushuaia a nivel turístico.

La semana pasada el municipio presentó un proyecto de ampliación del ejido a los legisladores del Partido Verde, y a este avance se suma a la decisión del gobierno expresada en el discurso del gobernador Melella ante la Cámara, donde tendría amplio consenso entre legisladores de distintas bancadas.

El jefe de gabinete Mario Daniele adelantó que este proyecto va a ser presentado a otros legisladores, si bien desde el Concejo Deliberante Juan Carlos Pino dijo no haber visto ninguno todavía, más allá del que presentó hace algunos años junto con Ricardo Furlan.

“Me gustaría que la ampliación del ejido urbano sea la respuesta a un análisis técnico, no solamente político –sentó Lovece como premisa-. Yo estoy totalmente de acuerdo con ampliar el ejido urbano, porque nadie lo duda y sería una tontería de parte de cualquier ONG pensar que Ushuaia no puede crecer más. Tenemos que decidir hacia dónde crecer y hacia el parque nacional debería haber un límite, con una zona de amortiguación, porque la zona urbana no puede llegar hasta el límite del parque. Indudablemente todos miramos hacia el este como el lugar hacia donde se puede extender el ejido urbano, y la cuestión es hasta dónde”, subrayó.

“Yo me enteré del proyecto del legislador Furlan, y salvo Península Mitre abarca prácticamente todo. Eso me parece una locura y es totalmente innecesario. Además hay otros usos que no son compatibles con lo urbano. A veces los políticos toman una decisión porque en cuatro u ocho años se van. Tenemos que terminar de entender que nuestro paisaje es un bien natural que le está dando trabajo a más de 15 mil familias”, enfatizó.

“Hay que discutir hasta dónde se va a extender y de qué manera, para que en el nuevo sector que se va a urbanizar no se repitan los mismos problemas que en el viejo. Esta no es una decisión entre supuestos desarrollistas y supuestos ambientalistas. Yo no hablo solamente del ambiente por una cuestión romántica, sino que veo el paisaje como un bien de todos los fueguinos que tiene un valor en sí mismo. Yo también pienso en el desarrollo, pero que le dé sustento a nuestros hijos, porque va a llegar el momento en que no vamos a tener lo que tenemos hoy, y de hecho en algunos sectores lo hemos perdido. Todas las actividades humanas pueden ser compatibles si uno tiene una mirada más técnica y no solamente política. No puede ser que porque alguien esté gobernando decida que el ejido tiene que llegar al Fagnano. Me parece una locura y una irresponsabilidad absoluta, porque está claro que hay lugares que son reservas y rutas que deberían ser solamente paisajísticas, no de transporte ni de traslado. Ese es el debate que nos debemos”, expresó.

 

Interconectado provincial

 

Una visión similar aportó sobre el interconectado eléctrico provincial, dado que esperan desde hace tiempo respuestas del gobernador sobre la traza y “no los atiende”. “No tenemos una sola respuesta. Ellos siguen avanzando como elefante en bazar y pareciera que cualquiera que quiere opinar se transforma en alguien que está del otro lado de la vereda. No es la manera y es hacer mal uso de la política”, lamentó.

“Uno a veces siente que predica en el desierto, porque están aquellos que lo entienden, otros que son indiferentes, y otros que creen que llenar el paisaje de torres de 32 metros de altura es desarrollo. Yo al desarrollo lo entiendo de otra manera. Es cierto que hay interconectados en todo el mundo y que el desarrollo necesita de energía, y de hecho el turismo necesita de energía, porque de otra manera no podemos crecer; pero entramos a chocar cuando se cree que cada uno de estos recursos es el más importante. Nos puede pasar que algún día tengamos abundante energía pero no tengamos turismo, por eso hay que analizarlo desde otra óptica”, insistió.

“Lo primero que dicen es que hacerlo como a mí me gusta es más caro, y el debate tiene que pasar por otro lado”, dijo sobre la propuesta de soterramiento del cableado en algunos sectores. “Quienes sostienen esto están convencidos de que el paisaje  no tiene ningún valor, o si lo tiene es del punto de vista romántico, intangible, no monetario. Pero el paisaje tiene un valor económico y le está dando de comer a mucha gente, por eso cada vez que miramos el paisaje tenemos que verlo como un bien que nos va a dar beneficios por siglos, si sabemos tratarlo de la manera que se merece”, sostuvo.

“Yo estoy de acuerdo con que se haga el interconectado, como lo dijimos años atrás en el gobierno de Fabiana Ríos, cuando se decidió no hacerlo porque la opción era hacerlo como ellos querían o no hacerlo, y tampoco esa es la cuestión. A veces hay obras que requieren zonas de sacrificio y tenemos que ver cuáles van a ser esas zonas. El interconectado no puede pasar por cualquier lado, teniendo en cuenta solamente la cantidad de material y las distancias, en un lugar como el nuestro. No es lo mismo hacer un interconectado en La Pampa o en la meseta patagónica que en Tierra del Fuego. Tenemos que entender que Ushuaia es la única ciudad argentina trasandina y hay que analizar todos los valores que tenemos para afectarlos lo menos posible”, reclamó.

Cuestionó que esta discusión “parece innecesaria para los gobiernos y yo creo que es indispensable. Si para tener energía la única manera es instalar 500 torres de 32 metros de altura desde Río Grande a Ushuaia, a 380 metros de distancia una de otra, esto puede ser un análisis desde la óptica de un experto en energía, pero tenemos que analizarlo desde la mirada de todos los que estamos involucrados en todas las actividades que se van a ver afectadas. A este debate el gobierno le esquiva”.

“Es una contradicción, porque este gobernador cuando era candidato miraba con mucho recelo el tema de la ruta 30 –Corredor del Beagle-, pero una de las principales opciones es pasar el interconectado por la ruta 30. No pueden vivir diciendo una cosa y haciendo otra. No puede ser que digamos que no queremos salmoneras pero no sacan la ley, o decir que cuando lleguen al gobierno va a salir la ley de la reserva Península Mitre y luego digan que lo están discutiendo y por ahora sale un decreto”, fustigó.

“Yo tengo una mirada muy crítica de esto y creo que el gobierno debe tener una mirada mucho más profunda. El interconectado indudablemente puede generar muchos beneficios, pero también mucho daño si lo hacemos mal2, advirtió.

Consideró que en este punto “las cartas ya están echadas y a este gobernador le hemos pedido una audiencia hace un año para hablar del tema, pero no tuvimos ninguna respuesta. Está bien que en medio tuvimos la pandemia, pero no puedo creer que no tenga media hora para atendernos aunque sea por teléfono. Incluso he pedido hablar con Sonia Castiglione, que me prometió llamar pero parece que se olvidó. Yo no tengo edad ni ganas de estar persiguiendo funcionarios. Les mando una nota y, si no me la contestan, seguiré con mi militancia a través de los medios cuando me llaman para pedir opinión”, dijo.

Descartó por el momento acciones judiciales. “No me gustar recurrir por cualquier cosa a la justicia, porque ahí entramos en una disputa política y esto no es político. Yo no tengo nada en contra de este gobierno, ni contra el anterior tampoco. Alguno dirá que me viví peleando con Bertone pero ¿cómo no me voy a pelear si cuando era candidata me dijo que sí y cuando llegó a la gobernación ni siquiera me quiso atender? Cualquiera se siente molesto si dicen que van a hacer una ruta turística y terminan haciendo una autopista de 60 metros de ancho”, expuso sobre lo que terminó siendo el cuestionado Corredor del Beagle.

“Yo soy muy respetuoso de la política porque me parece el medio más perfecto para llegar a la democracia y no reniego de la política, pero me parece que la palabra debería tener otro valor, y ahí es donde fallamos”, reflexionó.

 

Debate legislativo

 

Lovece confía en que la Legislatura tenga la apertura que no se logró con el gobierno pero que además sea vinculante lo que allí se defina. Según se adelantó, en la sesión del jueves se crearía una comisión especial del ejido urbano con la integración de dos legisladores por bloque político y la presidencia de Mónica Urquiza, con la intención de abrir la participación a organismos técnicos gubernamentales y no gubernamentales, universidades, asociaciones civiles, colegios de profesionales, arquitectos, ingenieros, vecinos y todos los que quieran participar. “Sería realmente muy bueno y algo había escuchado. Me alegro y creo que esa es la manera. Espero que los resultados de esos encuentros sean vinculantes, es decir que luego sean aplicados. Venimos de la experiencia de que se cumple con la ley haciendo una audiencia pública, uno va, hace la presentación, y ve que ni siquiera se incorpora al expediente. Espero que los legisladores tengan en cuenta las opiniones. Acá tienen que opinar los ingenieros, los arquitectos, el sector turístico, los ambientalistas, y que quien tome la decisión contemple estas visiones”, propició.

 

Riesgo de usurpación

 

Por otra parte, volviendo sobre la ampliación del ejido, se le preguntó si hay temor de usurpaciones, sabiendo que puede ser una zona urbana en el mediano plazo. “Yo por supuesto no estoy de acuerdo con los intrusamientos, pero creo que la gente tiene derecho a tener un pedazo de tierra y a la gente hay que darle respuestas. Yo sé lo que es alquilar y he pasado muchas necesidades. Por eso hay que hacer esto de manera ordenada, dentro del marco de la ley, pero tampoco tenemos que ser hipócritas, porque nos quejamos del que va a ocupar un terrenito de 30×30 y no decimos nada de los vivos, amigos de algunos políticos, que ponen una bandera, se adueñan de cuatro hectáreas y luego las explotan o las venden. En el gobierno de Bertone hemos protestado por las 10 mil hectáreas que le dieron a Vilma Antunovich, porque al abuelo o bisabuelo se le ocurrió que ahí podían pastar sus vacas. Esas cosas se tienen que terminar. No decimos nada de 10 mil hectáreas pero nos quejamos del que se hizo su casita en un terreno de 30×30 porque no tiene dónde vivir. Con ellos somos implacables y con los demás nos hacemos los burros. Algunos creen que todavía vivimos en 1888 donde Julio Popper ponía una bandera y decía ‘esto es mío’. Yo le tengo más miedo a eso, a la especulación política, que a los que no tienen dónde vivir”, sentenció.

 

Saint Christopher pendiente

 

Por último hizo un pedido público al gobernador sobre la reparación de la embarcación: “Le quiero recordar al gobernador que tiene obligación de sanearlo. Hay un convenio que todavía está vigente y que están desobedeciendo y además hay un dictamen de la justicia que está diciendo que lo tienen que reparar. Pedimos al gobernador que cumpla con eso, nada más. Cuando asumieron las nuevas autoridades tuvimos una reunión que organizó el presidente del INFUETUR a la que asistió la Ministra de Obras Públicas. En ese momento insinuó que no tenían pensado destinar fondos para ese proyecto y creo que pensaba que no estábamos informados de los detalles, pero lo estamos: hay un dictamen de la justicia que dice que tienen que reparar el barco y pedimos que cumplan con eso, porque si el gobierno no cumple con lo que dice la justicia, estamos fritos. A la hora de presupuestar se tiene que pensar en todos los proyectos, no solamente en aquellos que arbitrariamente se consideran ‘productivos’. Ya tenemos la experiencia del puente de Río Grande que lo dejaron derrumbarse, cuando era un bien histórico, y no vamos a permitir que pase lo mismo con el Saint Christopher”, concluyó.