Breves
“El Ministro Trotta reconoció que la educación es un servicio esencial. Si él lo dijo, es su responsabilidad garantizar que así sea”, desafió el senador Pablo Blanco.
“El Ministro Trotta reconoció que la educación es un servicio esencial. Si él lo dijo, es su responsabilidad garantizar que así sea”, desafió el senador Pablo Blanco.

“Los chicos tienen que volver a las aulas”

El senador por Tierra del Fuego, de Juntos por el Cambio Pablo Daniel Blanco, le respondió al ministro de Educación de la Nación, quien se manifestó en contra de la iniciativa que presentó la oposición para declarar a la educación como servicio público esencial.

Río Grande.- “El Ministro Trotta reconoció que la educación es un servicio esencial. Si él lo dijo, es su responsabilidad garantizar que así sea. Las clases tienen que empezar sí o sí en tiempo y forma. Las escuelas estuvieron un año cerradas y ni se les cruzó por la cabeza hacer reformas para adaptar las aulas a las condiciones de pandemia. La verdad es que este gobierno improvisa constantemente, no sabe planificar nada”.

“El proyecto de Ley que presenté junto a un grupo de senadores de Juntos por el Cambio es para que no haya más excusas ni gubernamentales ni gremiales con respecto al inicio y dictado regular de clases. Si un ferretero es trabajador esencial desde el día uno, tal como lo dispuso el Presidente Fernández en su primer discurso cuando anunció el Aislamiento Social Preventivo y  Obligatorio, no veo razón para que un maestro no lo sea. Personal de la salud, repositores de supermercado, estacioneros, farmacéuticos, choferes de colectivos, todos son esenciales menos los docentes. La verdad que no se entiende semejante disparidad que atenta contra un derecho humano fundamental que es el de la educación”.

“Lo insólito es que a esta altura del año el Ministro de Educación recién esté pensando protocolos para la presencialidad y que intente descargar su propia responsabilidad con el recurso de siempre que es echarle la culpa al pasado. Su responsabilidad es bien presente y la educación representa, ni más ni menos, que el futuro del país”.

“La educación es un tema de todos. Lo falaz es esconder la propia responsabilidad mirando hacia atrás o hacia el costado. Lo falaz es no afrontar la verdad y la verdad es que la sociedad quiere que comiencen las clases con los chicos, los jóvenes, los maestros y los profesores en las aulas. El gobierno tiene que garantizar eso y, como en casi todo, viene llegando tarde”, finalizó el senador fueguino.