Breves
Su espíritu voluntario, llevó a estos bomberos de entre 11 y 23 años, a buscar sofocar el fuego; sin embargo ante un sorpresivo cambio de viento quedaron encerrados en una trampa mortal y nunca regresaron a casa.
Su espíritu voluntario, llevó a estos bomberos de entre 11 y 23 años, a buscar sofocar el fuego; sin embargo ante un sorpresivo cambio de viento quedaron encerrados en una trampa mortal y nunca regresaron a casa.

Los 25 ‘Bomberitos’ en el recuerdo

El 21 de enero de 1994 ocurría una de las peores tragedias de la historia de la ciudad de Puerto Madryn. Tras un foco de incendio a tres kilómetros del acceso sur de la ciudad, dos dotaciones de Bomberos Voluntarios acudieron para sofocar las llamas, el hecho terminó con la vida de 25 chicos. En conmemoración de los 24 años de aquel fatídico suceso, la Escuela de Formación de Bomberos de Río Grande ‘Héctor Eberbach’, se une al recuerdo de estos 25 héroes.

Río Grande.- El 21 de enero de 1994, el cuerpo de bomberos voluntarios de Puerto Madryn fue alertado de un incendio de campos a unos tres kilómetros del acceso sur al oeste de la ciudad.

Dos unidades de bomberos se dirigieron al lugar, pero entre ellos había 25 jóvenes inexpertos y pequeños que nunca debieron estar ahí. Los noveles voluntarios iban equipados precariamente.

Su espíritu voluntario, llevó a estos bomberos de entre 11 y 23 años, a buscar sofocar el fuego; sin embargo ante un sorpresivo cambio de viento quedaron encerrados en una trampa mortal y nunca regresaron a casa.

Al día siguiente, cuando el fuego calmó, salieron a inspeccionar el lugar y se encontraron con una imagen macabra: 25 jóvenes que realizaban prácticas voluntarias en el servicio de bomberos de la ciudad habían muerto.

“Primero encontramos algunas palas y picos, después algunos cascos y luego los cuerpos”, dijo en su momento un bombero que trató de explicar los motivos de la peor tragedia que se registró en la historia de Chubut.

Al cortejo fúnebre lo acompañaron unas 10.000 personas que, a paso de hombre, se dirigieron hacia el cementerio de la ciudad. La caravana estaba integrada por familiares y amigos de las víctimas, ciudadanos de Madryn, autobombas y unidades de rescate de bomberos de todo el país, que viajaron hasta la Patagonia para despedir a los pequeños servidores públicos caídos.

Los 25 Bomberos y Cadetes caídos el 21 de enero de 1994. Todos pertenecientes al Cuerpo de Bomberos de Puerto Madryn, José Manchula (de 23 años), Marcelo Mirando (11), Carlos Hegui (12), Mauricio Arcajo (12), Cristian Zárate (14), Lorena Jones (15), Néstor Dancor (15), Juan Moccio (15), Andrea López (15), Ramiro Cabrera (16), Juan Passerini (16), Paola Romero (17), Andrea Borreda (18), Leandro Mangini (18), Enrique Rochón (19), Jesús Moya (20), Cristian Meriño (21), Daniel Araya (21), Gabriel Luna (21), Cristián Llambrún (21), Alexis González (22), Juan Zárate (22), Alicia Giúdice (22), Marcelo Cuello (23) y Raúl Godoy (23).

“Nos unimos al dolor de las familias y de la comunidad de Puerto Madryn por aquel triste suceso y valoramos el espíritu de esos jóvenes que dieron su vida sirviendo a la comunidad, protegiéndola”, se destacó desde la Escuela de Formación de Bomberos de Río Grande ‘Héctor Eberbach’, entidad que está en conformación.