Breves
De las cinco que se presentaron, solamente tres tienen aprobada la posibilidad de implementar las rutas, que son American Jet, Alas del Sur y Andes Líneas Aéreas.
De las cinco que se presentaron, solamente tres tienen aprobada la posibilidad de implementar las rutas, que son American Jet, Alas del Sur y Andes Líneas Aéreas.

Líneas aéreas low cost Heredia estima una tarifa de 3 mil pesos de ida y vuelta

El operador turístico de la zona norte expuso sus reservas sobre la posibilidad de que el aeropuerto Río Grande acceda a las aerolíneas low costo, por deficiencias de infraestructura. La provincia pasaría de once vuelos diarios a veintitrés, y la tarifa estimada de ida y vuelta a Buenos Aires rondaría los tres mil pesos.

Con 135 rutas oficializadas el viernes por la ANAC -Administración Nacional de Aviación Civil-, para cinco compañías aéreas low cost, el operador turístico José Heredia indicó que la provincia pasaría de contar con veintitrés vuelos diarios, de los once actuales.

En diálogo con Radio Universidad 93.5, informó que tres de las cinco aerolíneas van a operar en Tierra del Fuego y destacó que “el plan aerocomercial que presentó el gobierno nacional propone ensanchar la base de la pirámide, para hacer crecer el sector. Es una necesidad, viendo cómo han crecido los países vecinos”, dado que “Argentina, por falta de competencia de sus líneas de cabotaje quedó muy rezagada”.

“Para Tierra del Fuego este plan suma muchas expectativas, aunque vamos a ser cautos respecto de algunas rutas que se proponen”, sostuvo.

Explicó que “hasta hoy Tierra del Fuego recibe un promedio de once vuelos diarios entre Río Grande y Ushuaia. Son vuelos de Aerolíneas Argentinas y LATAM. Con este plan pasaríamos a recibir 23 vuelos diarios, incluyendo a las empresas Alas del Sur, American Jet y Andes que hoy vuela sólo hasta Comodoro, a lo que se podría sumar Flybondi.

Aseguró que “de todas las compañías nuevas, solamente Flybondi es low cost” y en términos de seguridad, garantizó que se le da prioridad al igual que con el resto de las aerolíneas, y “lo que baja el costo de las tarifas es dejar como opción los servicios adicionales al pasajero”.

“El Estado define las bandas tarifarias máximas y mínimas. El año pasado nuestro país liberó solamente la banda máxima de tarifas, es decir que cualquier compañía podría poner el precio de máxima que se le ocurra, porque no está regulado; pero se mantiene el mínimo, que es de 1.300 pesos para la ruta Tierra del Fuego a Buenos Aires. El Estado entiende que ese es el límite para respetar los estándares de seguridad”.

Apuntó que “Norwegian, que es una verdadera ultra low cost, no se presentó en esta audiencia pero se va a presentar en abril, y está haciendo lobby para que el Estado libere la tarifa mínima”, lo que abre la posibilidad de bajar más los costos.

 

El panorama actual

 

Precisó que en Tierra del Fuego “hoy operan Aerolíneas-Austral, LATAM Argentina” y sumó como enlace en la región a Andes, “que tiene su centro en Salta y vuela solamente hasta Comodoro Rivadavia”.

“Las dos empresas que hoy tienen la mayoría del mercado están pergeñando un plan de mercado para transformarse en una suerte de low cost, porque entienden que van a tener que ser competitivas.

Aerolíneas sigue siendo deficitaria y depende de aportes del Estado, que se ha propuesto en un plazo de dos años dejar esos aportes. No me cabe dudas de que hay que ser competitivos y las empresas deberán ajustarse a este plan del Estado nacional para reactivar el sector”, anticipó.

Consideró que este nuevo plan presentado el viernes “es muy interesante. La audiencia pública tuvo lugar en diciembre del año pasado y hace casi once años que no teníamos posibilidad de que el estado le dijese a las empresas de cabotaje interesadas en invertir en el mercado argentino que se presenten a solicitar rutas. Estaba vedado y solamente lo podían hacer Aerolíneas y Austral. El gobierno anterior tenía la necesidad de sostener la megaestructura argentina, con casi 13 mil empleados, y aviones que en su mayoría son adquiridos en leasing, con un aporte importantísimo del Estado. Sabemos que costaba entre uno y dos millones de dólares diarios. Esto se pudo reducir pero sigue siendo una empresa deficitaria”, expuso para el caso de Aerolíneas.

“El planteo es generar un mercado competitivo y reducir el aporte del Estado”, reiteró, y pronosticó que “en el mediano plazo Austral se va a desprender de la estructura de Aerolíneas y el Estado pondrá a la venta sus acciones. Es una empresa muy ordenada, a diferencia del grupo de Aerolíneas, y tiene todos aviones nuevos”, diferenció.

En este contexto, “Aerolíneas seguirá siendo una línea de bandera, Austral podrá desprenderse y el resto del mercado deberá acomodarse de acuerdo a la eficiencia de las empresas”.

 

Potencial de 200 mil pasajeros

 

Respecto de la situación fueguina, dijo que “este plan incluye 23 vuelos y hay un potencial de 201 mil pasajeros nuevos. Las expectativas son interesantes y las empresas que fueron aprobadas son American Jet, que opera con vuelos charter regionales, con base en Neuquén, y propone incluir a Río Grande en este esquema. Por ahora no tiene aviones de porte y hay un plazo para incorporarlos para algunas de las rutas solicitadas”, dijo, dado que entre las rutas incluye en enlace de Comodoro con Malvinas.

Aclaró que “en el caso de las low cost el proceso de comercialización es de modo directo y sistematizado, para reducir costos. No habrá sucursal ni personal uniformado, es todo online, vía web, y en los aeropuertos que tengan la infraestructura apropiada, los check in es con terminales de computadora, ni siquiera hay una persona en el mostrador haciendo los despachos. El equipaje se ingresa de modo automático y así ocurre con las low cost en Europa”.

“Si se quiere catering, va a haber pero habrá que pagarlo con tarjeta arriba del avión, lo mismo para ver una película. Son todos costos aleatorios que se pagan de modo adicional”, explicó.

 

Los nuevos aviones

 

Consultado acerca de qué tipo de aviones nos vamos a encontrar, dijo que “lo tangible que tenemos en este momento y la más seria de todas las líneas es Avianca o AvianAr, que es Avianca Argentina, que adquirió la empresa del Presidente y quedó en stand by por la declaración de certeza que se necesita. De las cinco que se presentaron, solamente tres tienen aprobada la posibilidad de implementar las rutas, que son American Jet, Alas del Sur y Andes Líneas Aéreas”.

Flybondi también quedó en stand by “porque se supone que hay un ministro del gabinete nacional que participa del paquete accionario de la compañía”, y habrá que esperar si se confirman las rutas.

Puntualmente sobre el tipo de aeronaves, dijo que “American Jet, que tiene base en Neuquén, seguramente va a operar con aviones ATR en principio, que son aviones biturbo, de 40 ó 50 plazas. En una segunda etapa tienen pensado incorporar Boeing 737-800, y veremos en qué tiempo lo pueden hacer. Alas del Sur también incluye a Río Grande y Ushuaia, y tiene los SAAB. Apunta a los aviones 737 para arriba, con 120 y 130 pasajeros. Su centro de operaciones está establecido en Córdoba. Respecto de Andes, que tiene base en Salta, cuenta con aviones Canadian Regional Jet de 90 plazas o los MD (McDonnell Douglas) de 150 plazas”.

“American Jet sería un equivalente a lo que era Sol; Alas del Sur entraría en el segmento de los jet; mientras que Andes usa aviones similares a Austral”, comparó.

 

Río Grande, complicado

 

Heredia advirtió que “Andes no incluye a Río Grande, Avianca tampoco incluye Tierra del Fuego. Flybondi incluiría a Río Grande, pero veo difícil que Río Grande pueda ser una alternativa. Por un lado, por el volumen de pasajeros”, dado que no todos los riograndenses quedan registrados.

“La estadística es difícil de llevar porque más del 40% de Río Grande termina operando vía Ushuaia y no se puede conocer el volumen de pasajeros. Aerolíneas incluso está evaluando justificar los dos vuelos, el destino es Tierra del Fuego y no Río Grande o Ushuaia, y tiene diez vuelos. En el aeropuerto de Río Grande hay falta de tráfico o estadísticas que lo respalden, hay temas de seguridad pendientes, porque se prometió una autobomba que nunca llegó; en materia de costos, no tenemos servicio de rampa. La empresa Intercargo está en Río Gallegos, Ushuaia, Calafate, Comodoro, menos en Río Grande. Esto implica una estructura de maleteros, personal de tráfico, y es un costo oneroso para cualquier línea aérea regional. Las low cost seguramente no tienen pensado habilitar personal propio y analizan si está Intercargo”, dijo.

Agregó que en el aeropuerto local “faltan radioayudas, el famoso ILS. La gobernadora dijo que íbamos a tener uno nuevo en la ciudad, está en Río Grande pero falta instalarlo y verificar el instrumental. Quizás para el invierno tengamos un aeropuerto en condiciones. Pero faltan dos radioayudas más y hay que cambiar un par de sistemas de complementación. Falta tecnología en tierra, uno tiene expectativas de que esto pueda mejorar pero no es la realidad que tenemos hoy”.

En cuanto al aeropuerto de base, “reiteró que la única aerolínea low cost es Flybondi y pidió operar desde el aeropuerto de El Palomar. El resto va a operar vía Ezeiza o Aeroparque”, salvo las que tienen base en Córdoba o Salta.

 

Costos promocionales

 

Finalmente se refirió a las tarifas que tendrán, y recordó que “de mínima el estado fija entre 1.300 y 1.500 pesos, y entiendo que las empresas van a presionar para que los costos promedio por tramo desde Tierra del Fuego estén entre 1.500 y 2.000 pesos. Luego habrá que ver la viabilidad y la sostenibilidad de cada ruta en particular”.

“Creo que vamos a estar promediando el ida y vuelta, en los 3.000 pesos o de 1.500 por tramo, siempre en promoción. A partir de allí para arriba, y ese sería el piso”, concluyó Heredia.