Breves
“Salmonicultura en la Patagonia: ¿amenaza para las aguas del Cabo de Hornos?”, titula el informe del medio alemán Deutsche Welle y destaca que un proyecto de cultivo de salmón en el sector del Canal Beagle tiene en pie de guerra a comunidades de la zona austral de Chile y Argentina, quienes temen el daño para este ecosistema.
“Salmonicultura en la Patagonia: ¿amenaza para las aguas del Cabo de Hornos?”, titula el informe del medio alemán Deutsche Welle y destaca que un proyecto de cultivo de salmón en el sector del Canal Beagle tiene en pie de guerra a comunidades de la zona austral de Chile y Argentina, quienes temen el daño para este ecosistema.

Las salmoneras en el Canal Beagle nuevamente en el tapete

Deustche  Welle en español emitió un informe sobre la explotación del salmón en aguas del Canal Beagle. “Cuatro centros de salmonicultura en el Canal de Beagle amenazan el ecosistema marino  del que viven los pescadores locales debido a los antibióticos y hormonas que se emplean para la engorda del salmón”, explica en la introducción del informe emitido. “Organizaciones de Chile y Argentina denuncian que la empresa de capital noruego, Nova Austral, se aprovecha de los bajos salarios y menores restricciones en la zona más austral del mundo”, afirma el informe.

Puerto Williams (Deutsche Welle).- “Salmonicultura en la Patagonia: ¿amenaza para las aguas del Cabo de Hornos?”, titula el informe del medio alemán Deutsche Welle y destaca que un proyecto de cultivo de salmón en el sector del Canal Beagle tiene en pie de guerra a comunidades de la zona austral de Chile y Argentina, quienes temen el daño para este ecosistema.

“Como comunidad indígena estamos muy preocupados y alerta por la fragilidad de este territorio, de una naturaleza casi virgen. Por los antecedentes que tiene la industria salmonera en otras regiones del país, si esto se expande las consecuencias en muy poco tiempo pueden ser terribles”, advierte David Alday, representante de la comunidad Yagán, en conversación con DW.

Se refiere, entre otros problemas, a la fuga de 700 mil salmones desde jaulas de cultivo de una empresa noruega en una zona cercana a Puerto Montt, el año pasado. La mayoría estaban siendo tratados con altas dosis de antibióticos, por lo que no eran aptos para el consumo humano, lo que supuso un riesgo para el ecosistema local.

Ahora la industria apunta todavía más al sur. Ya está ubicada en algunas zonas de la región de Magallanes y por primera vez instalarán centros de cultivo en el canal Beagle. Este sector es parte de la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos y del Parque Marino del mismo nombre, el más grande del continente americano y hábitat de una gran cantidad de aves y mamíferos marinos.

David Alday vive en Puerto Williams, un poblado de la isla Navarino en la ribera sur del canal Beagle, de poco más de dos mil habitantes. Al otro lado del canal, en la isla de Tierra del Fuego, se ubica la ciudad argentina de Ushuaia. Ambas localidades han unido fuerzas para expresar su rechazo a los anunciados proyectos de salmonicultura.

 

Visita real

 

La visita de los reyes de Noruega a Chile aviva el debate. El país europeo es el principal productor mundial de salmón, seguido de Chile, y tiene una importante participación en esta industria en Chile.

El año pasado los monarcas se reunieron con el presidente Mauricio Macri en Buenos Aires, donde suscribieron convenios para promover la cría de salmón, y en su estadía esta semana en Chile visitarán Punta Arenas y Puerto Williams, con una agenda centrada en temas acuícolas y antárticos.

Tras la crisis generada por la fuga de salmones, esta zona del país se presenta como la nueva frontera en la producción de esta especie. La empresa Nova Austral, con participación de capitales noruegos, opera ya en otras zonas de la región de Magallanes y espera sembrar tres de las cuatro concesiones que tiene.

 

Esto es en el Paso Picton, un brazo del canal Beagle cerca de Puerto Toro, la localidad habitada más austral del mundo, sin contar la Antártida. «Cada concesión es de 3,6 hectáreas. Sin embargo, las jaulas en sí sólo ocuparán 0,64, 0,96 y 1,3 hectáreas”, indica a DW el gerente de Nova Austral, Drago Covacich.

Greenpeace ha alertado sobre el peligro de estos proyectos. Consultada por DW, Estefanía González, coordinadora de la ONG en Chile, considera que «es una situación muy preocupante que, luego de haber destruido amplias zonas en Chiloé y la región de Aysén, donde se están reevaluando esos proyectos, vengan a instalarse en la última zona que se conserva intacta”.

«Estas aguas están catalogadas entre las aguas más puras del planeta”, coincide Alday. Y es precisamente éste uno de los atributos que destaca la empresa para promocionar el salmón de la Patagonia.

 

Versiones encontradas

 

Ante denuncias de irregularidades, la empresa asegura que las concesiones se ajustan a la normativa. Asimismo, que la condición de Reserva de la Biósfera, decretada por la Unesco, acepta la actividad económica. «Nuestra empresa ha demostrado ser una de las más sustentables a nivel mundial, por lo que pensamos que la preocupación y malestar son infundados”, indica el gerente, quien invita a autoridades y los detractores a visitar las instalaciones para mostrarles su trabajo.

«Las condiciones oceanográficas, ambientales y de temperatura son radicalmente distintas a las de zonas donde hubo anteriormente problemas. Nuestras condiciones son muy similares a Noruega”, agrega.

No obstante, comunidades indígenas, vecinos y organizaciones medioambientales temen los efectos en el medio ambiente. «Aquí se realiza pesca artesanal y miembros de nuestra comunidad trabajan en la pesca de centolla. La salmonera es un peligro: los químicos, antibióticos y la misma comida pueden afectar el huevo de la centolla”, dice Alday, quien advierte que la producción de salmones altera la oxigenación de las aguas y podría hacer proliferar la peligrosa marea roja.

También les preocupa el impacto para la fauna y el paisaje, en una zona principalmente turística. «Esta es una de las últimas zonas prístinas del mar que quedan en toda la Patagonia. Fue declarada Reserva de la Biósfera por tener ecosistemas únicos. Además, el canal Beagle tiene la particularidad de ser un sistema cerrado, donde toda la contaminación que se pueda generar queda atrapada”, señala González.

«La propia empresa reporta que se le va a morir el 16% de la producción. Es decir, habrá salmones muertos en estado de descomposición, fecas, químicos, antibióticos y el alimento no consumido, que van a dañar el fondo marino y la columna de agua, y además puede propiciar el desarrollo de estas algas nocivas, las llamadas mareas rojas”, alerta la geógrafa chilena.

Greenpeace y representantes de la comunidad pedirán a las autoridades la revisión del proceso de calificación ambiental y de entrega de concesiones. Entre los antecedentes que los avalan, aluden a las últimas denuncias presentadas por el Comité Pro Defensa de la Flora y Fauna (Codeff) ante la Superintendencia de Medio Ambiente en contra de varias empresas de salmonicultura que operan en la región, por infracciones a la ley de pesca, entre otras.

 

Chile denunciará a salmonera noruega por daño ambiental

 

La Superintendencia de Medio Ambiente de Chile (SMA) anunció este martes (20.08.2019) que presentará cargos contra la salmonera Nova Austral, de capitales noruegos, por incumplimientos ambientales cometidos en cuatro centros de cultivo de peces en el extremo sur chileno.

La SMA inició una investigación sobre Nova Austral -cuyos dueños son los fondos de capital noruego Altor Fund III y el estadounidense Bain Capital- luego de que el gobierno chileno anunciara en julio pasado que la demandaría por «falsificar» información sobre mortandad de peces para mantener su imagen de empresa sustentable y libre del uso de antibióticos.

Tras las indagaciones, la SMA formuló cargos por «sobreproducción, inadecuado manejo de mortalidades, de residuos», entre otras infracciones cometidas en cuatro centros de cultivo de salmones ubicados en el Parque Nacional Alberto de Agostini, el tercero más grande de Chile, con 14.600 kilómetros cuadrados y conformado por islas del estrecho de Magallanes y una porción de Tierra del Fuego, a unos 2.238 kilómetros al sur de Santiago.

La sobreproducción fue calificada como grave por la SMA, ya que incumple las resoluciones de calificación ambiental que permitieron el funcionamiento de los centros, pero también provocó la proliferación de algas, que al disminuir el oxígeno en el mar daña a la flora y la fauna marinas.

«A mayor volumen es mayor la cantidad de alimento que se suministra a los peces y mayor la cantidad de fecas que estos producen. A su vez, producen nutrientes en el agua y provocan la aparición de microorganismos, la proliferación de algas, y en definitiva, la disminución de oxígeno”, explicó Sebastián Riestra, jefe de la División de Sanción y Cumplimiento de SMA.

La investigación de la SMA arrojó además que Nova Austral ocultó registros de bitácora de control diario de mortalidad de salmones en el ciclo productivo 2016-2018, un hecho calificado como gravísimo «y que puede tener por objeto el encubrimiento u ocultamiento de otros incumplimientos normativos», agregó Riestra.

Con una producción que en 2018 alcanzó las 631.000 toneladas, Chile es el segundo productor mundial de salmón, detrás de Noruega. Sus principales países de destino son Estados Unidos y Japón. (AFP)

 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas.