Breves
Movilización-en-Porvenir

Chile

Las movilizaciones llegaron a Porvenir

Distintos oradores se refirieron a las causas del estallido social y al significado del levantamiento iniciado a nivel país. Explicaron que “no hay guerra alguna entre chilenos, ni siquiera contra los uniformados”.

 

 

Según relata “La Prensa Austral” en s edición de hoy “Poco menos de 300 personas participaron desde las 15 horas de ayer en una ruidosa marcha en Porvenir, sumándose a las numerosas manifestaciones nacionales en demanda de mejoras sociales en favor del pueblo chileno, emergidas con el estallido general que detonaron la aplicación de alzas del transporte público en Santiago”.

El medio trasandino cuenta que “La movilización fueguina la componían profesores, paradocentes y alumnos de la Escuela Bernardo O’Higgins y del Liceo Polivalente Hernando de Magallanes, de jardines infantiles y personal de Salud del Hospital Marco Chamorro Iglesias, todos convocados por el Colegio de Profesores de Porvenir”.

“Tras un recorrido por calles céntricas y la costanera Manuel Señoret, los manifestantes -voceando cánticos y eslóganes contra el gobierno- marcharon por calle Mario Zavattaro, deteniéndose por algunos instantes ante el edificio municipal y rematando en el frontis de la gobernación de Tierra del Fuego, donde la dirigenta del gremio docente, Gloria Zambrano, ingresó al edificio para entregar una carta con las solicitudes locales. Luego, reapareció ante los movilizados junto a la gobernadora Margarita Norambuena”, se relata en la crónica.

La gobernadora realizó una breve intervención en la que informó que canalizará el documento recibido a los órganos oficiales del gobierno y luego, según se destaca en La Prensa Austral, “saludó la marcha, agradeciendo que sea pacífica y participativa. En seguida, no obstante, lanzó una frase desafortunada destacando “el derecho a expresarse con alegría y tranquilidad”, lo que fue refutado por los manifestantes, que le recordaron que no estaban allí precisamente “con alegría””.

Fotos Félix Iglesias M.