Breves
“Las estadísticas son el punto de partida para definir una política pública”, dijo la legisladora Victoria Vuoto, quien dio a conocer la presentación de un proyecto de actualización permanente.
“Las estadísticas son el punto de partida para definir una política pública”, dijo la legisladora Victoria Vuoto, quien dio a conocer la presentación de un proyecto de actualización permanente.

“Las estadísticas son el punto de partida para definir una política pública”

La legisladora del Partido Verde ingresó un proyecto de ley a fin de que la provincia releve datos estadísticos “de forma permanente”. Consideró estos datos de fundamental importancia para definir políticas públicas, y no están actualizados. Como ejemplo, citó que en el presupuesto se estima la misma cantidad de población que necesitará asistencia que en los anteriores, cuando por efecto de la pandemia aumentó la demanda. “Si no hay estadísticas no se pueden medir resultados”, sentenció. Respecto del debate del presupuesto 2021, adelantó que es “de difícil lectura” y no hay un proyecto para el año próximo sino un balance del 2020 en el mensaje del Gobernador. También aseguró que “le falta una mirada social, en todo sentido”.

Río Grande.- La legisladora del Partido Verde Victoria Vuoto dio a conocer por Radio Provincia la presentación de un proyecto de ley que apunta a actualizar los datos estadísticos provinciales, considerando que “es el punto de partida para definir una política pública. Por ejemplo, hemos tratado la ley PROGRESO y uno tiene que pensar respuestas segmentadas para el sector privado, ver la cantidad de comercios, de empleados, su dimensión. La falta de estadísticas es una problemática común en todas las áreas, por eso presentamos un proyecto de ley para que se actualicen en forma permanente las estadísticas provinciales y que también tengan un enfoque de género, a fin de conocer cuál es el lugar de las mujeres en la economía, en los puestos de trabajo, la cantidad de jefas de hogares que tenemos, porque uno percibe que son muchas pero necesitamos esa información”, dijo.

“Los datos que tenemos hoy son de la cantidad de gente que asiste la Secretaría de Políticas Sociales de la Municipalidad, la cantidad de gente que asiste el gobierno provincial, pero no hay un cruce de información entre ambas instituciones. Esa es una deuda pendiente histórica en la provincia. Si no hay estadísticas no se pueden medir resultados. Creo que en muchas áreas no existen estadísticas, de hecho lo hemos solicitado a la mayor cantidad de ministros que pasaron por la Legislatura y todos reconocen que hay una ausencia de estadísticas. Me pasó con el Ministro de Trabajo cuando discutimos sobre el impacto económico y fuentes de empleo. El ministro reconoció que no había estadísticas en este sentido y que lo único que tenían eran estimaciones en base a datos del INDEC de años anteriores, que no sirven, porque la dinámica económica va cambiando permanentemente, más en este contexto”, planteó.

“Es una tarea a la que se debe abocar el Ejecutivo de la provincia y debe ser ya. Cuando la cuestión sanitaria esté saldada, las respuestas en la post pandemia se van a tener que planificar en base a los indicadores y las mediciones, y eso no puede esperar”, advirtió.

“Por ejemplo en el presupuesto se advierte que va a haber 16 mil beneficiarios del programa social que tiene el gobierno de la provincia, y es el mismo número que tuvo este año y el anterior. No estamos contabilizando la nueva demanda, porque todas las estimaciones de la CEPAL hablan de cuatro millones de nuevos pobres en la región. No podemos no tener nuevos pobres en la provincia y estamos planificando la misma respuesta que teníamos previo a la pandemia, por esta ausencia de estadísticas y de no medir la nueva demanda, que es fundamental”, cuestionó.

 

Debate del presupuesto 2021

 

Respecto del debate del presupuesto del próximo ejercicio, que comienza el 6 de octubre, señaló que “el presupuesto es el reflejo de la política de gobierno y marca las prioridades del Ejecutivo, pero a la vez es la principal herramienta de control que tenemos quienes estamos en la Legislatura. Vamos a empezar el tratamiento con la reunión con el Ministro de Economía, el responsable de la AREF y el Jefe de Gabinete, que harán su exposición. Ya estamos estudiando el presupuesto para evacuar todas las dudas que tenemos cuando vengan los ministros”, adelantó.

“Es un presupuesto que hay que estudiar detenidamente y hasta ahora tenemos conclusiones provisorias. En líneas generales tenemos dificultad para entender los números que presentan con el plan de gobierno que se pretende. Ya de base en el mensaje de elevación del gobernador, hay un recuento de lo que sucedió este año en términos sanitarios, económico, financiero, y le falta una mirada social, en todo sentido. De hecho en el mensaje de elevación no se habla de las consecuencias sociales de la pandemia, que es uno de los elementos centrales”, observó.

“No hay una descripción del plan de gobierno para el año siguiente, sino que hay un balance de lo que fue el 2020. Al no establecer las líneas principales en el mensaje de elevación ya nos da la pauta de no poder saber cuáles son las prioridades y hay que estar adivinándolas en función de dónde están los recursos y dónde no”, dijo.

“Además es un presupuesto difícil de leer, porque cuando vamos al proyecto de ley hace referencia a anexos, sin especificarlos. Pareciera que va a haber obras que van a durar más de un año, y para hacer obras interanuales o de mayor duración se requiere autorización de la Legislatura. No hay un apartado de obras públicas desarrollado que nos permita conocer acabadamente esas obras interanuales para poder aprobarlas, sino que uno las tiene que estar buscando en la administración central, o en la DPOSS o en el IPV. Tenemos que ir recolectando información y tampoco sabemos si está completa”, manifestó.

“Al mismo tiempo hay obras que ya estaban previstas con los fondos del endeudamiento. Son montos altos y ya fueron obras aprobadas, como el tratamiento de efluentes cloacales en Río Grande. Esa obra está prevista en el presupuesto con aportes externos, pero ya estaba prevista en la ley provincial 1.149, con fondos de la deuda. Eso requiere una explicación específica de cuáles son las obras que van a tener financiamiento externo, y yo infiero que se refiere a fondos que vienen de nación con destino específico, pero no hay un desglose ni un por qué se decidió financiarlas con un recurso y no con otro, cuando estaba previsto”, sostuvo.

En cuanto al déficit, dijo que hay “uno proyectado general de 4 mil millones y uno financiero de 14 mil millones. Tenemos un acápite en gastos figurativos de 10 mil millones, que no está desglosado en ningún momento. Esos gastos figurativos están dando casi el déficit calculado. Gastos figurativos se denomina a la transferencia que un poder del Estado le hace a otro, pero cada poder del Estado tiene su propio presupuesto”.

“El presupuesto no es de fácil acceso en líneas generales. Si lo comparamos con el último presupuesto aprobado hace dos años, era de mucha más simple lectura y más fácil acceso. Eso es importante porque ante la dificultad de acceso hay dificultad de conocimiento de quienes tenemos que aprobar el presupuesto y controlar la ejecución”, expresó.

 

Reforma del reglamento interno

 

Finalmente se refirió a la reforma del reglamento interno en la sesión especial de la semana anterior, para poder tener sesiones tanto presenciales como virtuales y mixtas. “Para nosotros es importante haber dado este paso para adaptar la institución a la situación extraordinaria que estamos viviendo. Es un proyecto que presentamos a fines de marzo como bloque del Partido Verde, ni bien se decretaron las medidas de aislamiento y se prorrogó el primer aislamiento, que al principio fue de 15 días. Desde el bloque entendimos que era una situación extraordinaria y que iba a extenderse en el tiempo, y que era necesario tener previstos canales de funcionamiento para que la institución no quedara paralizada”, recordó.

“En su momento se decidió no darle tratamiento a ese proyecto y sesionar de forma presencial, pero con la nueva situación que está viviendo Río Grande, esto obligó a revisar el mecanismo adoptado, porque la mitad de los legisladores están allá. En el reglamento no se modificaron los tipos de sesión que tenemos, las ordinarias, extraordinarias y especiales, que están por Constitución. Lo único que hicimos fue establecer otras modalidades de sesión más allá de la presencial; pero para poder participar de una sesión en forma remota o mixta, se tiene que dar una situación de fuerza mayor que imposibilite a la totalidad de los miembros de la Legislatura concurrir a la sesión. Esto ya queda para situaciones futuras. No es una opción de comodidad de teletrabajo, y además los legisladores deben estar en la provincia, para evitar posibles excesos de algún legislador que viaje y pretenda sesionar desde fuera de la provincia. Sólo está previsto para situaciones excepcionales”, remarcó.

“Hoy nos enfrentamos a una pandemia pero en el futuro existen otras situaciones que se pueden dar, como catástrofes naturales. No olvidemos que somos una provincia con características sísmicas, y puede presentarse alguna situación a futuro, para lo cual las instituciones debemos estar preparadas. En esas situaciones de emergencia es cuando más se necesitan las instituciones”, concluyó Vuoto.