Breves
El Jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ushuaia, David Ferreyra, fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la posibilidad de trabajar en conjunto con el gobierno de la provincia ante la pandemia que se complica ahora en la capital fueguina, pero advirtió que hasta ahora no se pudo concretar.
El Jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ushuaia, David Ferreyra, fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la posibilidad de trabajar en conjunto con el gobierno de la provincia ante la pandemia que se complica ahora en la capital fueguina, pero advirtió que hasta ahora no se pudo concretar.

“La vuelta a Fase 1 me parece una decisión apresurada”

El Jefe de Gabinete David Ferreyra consideró “apresurada” la decisión del Gobierno de volver a Fase 1, con el cierre de actividades por el aislamiento obligatorio. Aseguró que desde marzo no son convocados a formar parte de las decisiones, que se vienen tomando de forma unilateral. Pidió al Gobierno fueguino que tenga “coherencia” y que “se deje ayudar”, al tiempo que adelanto un refuerzo a las campañas de prevención. “Nunca pudimos trabajar en conjunto”, lamentó, frente a la situación epidemiológica que se está profundizando en la capital fueguina, y consideró que en este contexto hay que “dejar las diferencias políticas de lado”. También planteó las limitaciones del municipio para ayudar al comercio o al sector turístico con exenciones de tasas o impuestos, ante una deuda de “400 millones de coparticipación”, que los lleva a necesitar más de la recaudación propia.

Río Grande.- El Jefe de Gabinete de la Municipalidad de Ushuaia, David Ferreyra, fue consultado por Radio Universidad 93.5 sobre la posibilidad de trabajar en conjunto con el gobierno de la provincia ante la pandemia que se complica ahora en la capital fueguina, pero advirtió que hasta ahora no se pudo concretar.

“A principios de marzo nos dirigimos al Ministerio de Salud porque nos había llegado la invitación a sentarnos en una mesa, para conformar lo que hoy es el COE. En esa mesa planteamos que había que integrar a los tres municipios, a los gremios estatales y privados y también al sector privado como motor de la economía local, sabiendo que la pandemia iba a restringir actividades. Debíamos tomar cartas en el asunto de una manera integral, pero nos dijeron que no, que era un comité que se iba a integrar solamente con algunos médicos que dispusiera el gobierno de la provincia. A partir de ahí nosotros definimos nuestra estrategia, nuestras acciones de prevención y nuestro equipo de salud propio, con el equipo epidemiológico y la subsecretaría de salud”, dijo.

“Después no fuimos convocados nunca más. Las tres veces que fuimos convocados en siete meses fue para informarnos de decisiones que habían tomado. De hecho nos enteramos por mensajes de whatsapp el sábado que se volvía a fase 1 y se dictaba el aislamiento en Ushuaia por siete días. Después lo vimos en gacetillas de prensa del gobierno y en los dos minutos que habló el gobernador a la comunidad”, aseguró.

“No fuimos consultados nunca sobre las definiciones que tomaba la provincia, pero después nos salieron a criticar porque, según ellos, no acompañábamos las reaperturas, que es mentira, porque desde el primer momento hemos acompañado con desinfecciones, con asistencia a las familias vulnerables, a la actividad comercial con prevención, con desinfectantes”, mencionó.

“Nunca pudimos coordinar acciones de prevención en conjunto. Como ciudad desde marzo hemos generado acciones de prevención de acuerdo a lo que nos faculta la carta orgánica. Nosotros tenemos nuestro centro de salud primaria con la unidad sanitaria móvil. Los CAPs dependen de la provincia, no tenemos nosotros. Algunos centros comunitarios en algún momento los hemos destinado a esquemas de salud, pero provisoriamente. La municipalidad cuenta con cerca de 12 médicos, 5 generalistas y asistencia psicológica que depende de la subsecretaría de salud”, indicó.

 

Polo sanitario sin habilitar

 

También Ferreyra cuestionó que el gobierno no habilite el polo sanitario, donde hubo una importante inversión del municipio, y lo atribuyó a razones políticas. “Nosotros pedimos un poco de coherencia al gobierno provincial en función de la crisis sanitaria que estamos viviendo. Hoy le toca a Ushuaia después de lo que vivió Río Grande. El polo sanitario fue una definición del COE, del gobierno provincial. El intendente Vuoto lo que hizo fue ceder el polo deportivo para transformarlo en un polo sanitario. Hoy tenemos un hospital de campaña con 70 camas, 73 con oxígeno y 7 de terapia intensiva. Transformamos la cancha 4 del polideportivo Augusto Laserre en una sala de espera con consultorios, respetando el distanciamiento y los protocolos necesarios. El albergue municipal lo transformamos en un espacio de descanso para los médicos. Nuestro polo sanitario está a una cuadra del hospital, por eso convertimos el albergue en un lugar de descanso para los médicos que trabajan tanto en el hospital como en el polo. Nosotros ya lo entregamos al gobierno y lo único que tienen que hacer es la habilitación correspondiente para hacerlo funcionar, si toman la decisión política de ocuparlo”, dijo.

“Hace diez días cuestionamos que el personal de salud salga a hisopar al aire libre, bajo la nieve, con las condiciones climáticas que se vivían, teniendo tremendo polo sanitario para trabajar. La explicación posterior fue que al aire libre no había riesgo de contagio. Si no quieren utilizar el hospital de campaña, tienen una sala de espera grande, con todos los protocolos para hisopar ahí. Hay una definición política de no querer usarlo, porque está todo en condiciones y la provincia no ha habilitado el Cochocho para funcionar. Si Di Giglio dice que está habilitado, con más razón pueden usarlo cuando quieran, pero evidentemente no hay voluntad política de hacerlo”, remarcó.

 

Retroceso sin justificación

 

Para Ferreyra no hay motivos para volver a fase 1 en Ushuaia: “Nos llamó la atención que hayamos vuelto al aislamiento tan rápido, porque no es la situación que vive Río Grande. Me parece una decisión apresurada y ayer hubo una manifestación importante de comerciantes, como pocas veces se vio en Ushuaia, por esta definición de la provincia. Los comerciantes, el sector turístico, son los más golpeados y, cuando recién empezaba a moverse un poquito la rueda de la actividad privada, nuevamente se volvió al aislamiento”, expresó.

“Nosotros plantemos que haya coherencia en las acciones que se llevan adelante, porque la gente está muy angustiada. Todo el arco político respaldó al gobierno con la ley de emergencia económica que habilitó mil millones de pesos para el programa PROGRESO y mil millones para la capitalización del banco, para motorizar la economía del sector privado. Por lo menos en Ushuaia no hemos visto que ese dinero haya llegado a las empresas o al sector privado para que tenga alguna movilización la economía. No sabemos cuál es la imposibilidad de las empresas para tener ese subsidio a disposición. Ahora volvemos al aislamiento con la angustia de la gente de no saber si va a seguir teniendo su fuente de trabajo”, manifestó.

 

Reclamo de la Cámara de Turismo

 

Por otra parte se le consultó sobre las declaraciones de Brisighelli, como presidente de la Cámara de Turismo, quien aseguró que desde marzo intentan una reunión con el intendente, pero no los recibe, y el municipio sigue cobrando tasas e impuestos a empresas que no tienen ninguna actividad. “El municipio no es el gobierno de la provincia y los recursos del municipio son mucho menores. No tenemos la posibilidad de subsidiar a las empresas”, argumentó el funcionario.

“Lo que hicimos fue exceptuar el pago de la tasa por actividad comercial a las pymes en el primer y segundo vencimiento posterior a que se dictaminara la cuarentena. Hemos tenido reuniones con la Cámara de Comercio, con la Cámara Hotelera, no es que hicimos silencio de radio después de marzo. Tuvimos una gran actividad de asistencia con insumos sanitarios a todos los locales comerciales. No hemos desaparecido del esquema. Seguramente lo que plantea Brisighelli es una reunión directa con las autoridades, pero nuestro secretario Pablo García tiene un contacto directo con las distintas cámaras”, dijo.

Descartó la posibilidad de suspender el cobro de la tasa de actividad comercial porque “la municipalidad tiene dos fuentes de financiamiento, por coparticipación provincial y por recaudación propia. El 20% de los recursos del municipio son por recaudación propia, y el 80% restante son por coparticipación, pero tenemos una deuda de cerca de 400 millones de pesos. A veces bajamos a 300, volvemos a subir a 400. Este año tuvimos un déficit por pandemia de 1.100 millones de pesos, y es muchísimo para nosotros. En este contexto tenemos que ver cómo nos financiamos. Si dejamos que no se paguen las patentes o la tasa por actividad comercial, no vamos a tener recaudación propia. No estoy diciendo que no, pero habría que evaluar con el Secretario de Economía cual es la situación real del municipio y ver en qué podemos ayudar al sector privado; pero la ayuda que puede dar el municipio es ínfima en relación a todo lo que puede invertir el gobierno”, aseveró.

“Si es necesario nos sentaremos y tendremos una definición con el sector turístico y con la actividad comercial. Con el gobierno nacional hemos podido articular algunos programas de créditos para el sector turístico, para el sector cultural, con tasas bajas y plazos para empezar a pagar. Esto lo gestionamos con el intendente, los diputados, senadores y el gobierno nacional”, apuntó.

Finalmente pidió “al gobernador que se deje ayudar para que podamos dar respuestas a la gente, al sector del comercio. Los controles hay que hacerlos más intensivos, porque estos rebrotes no vienen de la nada y en algún lugar hemos fallado. Después terminamos erróneamente echándole la culpa a la comunidad. Nosotros vamos a dar un giro en la comunicación sobre las medidas de prevención que deben tener los vecinos de la ciudad, porque esto tiene que ser un esfuerzo de todos. Cuando está la gente de por medio, la discusión política y las diferencias se deben trasladar a un segundo plano. Como gobierno municipal le pedimos al gobierno de la provincia que revea algunas definiciones que ha tomado en este tiempo. Nosotros vamos a hacer lo imposible para cuidar la salud de los vecinos y vecinas de Ushuaia”, concluyó.