Breves
En ese sentido comentó que La Facultad Regional Río Grande recibirá, para su laboratorio, un brazo robótico que será utilizado tanto por estudiantes de ingeniería como también por los de secundaria del CIERG.
En ese sentido comentó que La Facultad Regional Río Grande recibirá, para su laboratorio, un brazo robótico que será utilizado tanto por estudiantes de ingeniería como también por los de secundaria del CIERG.

La UTN adquirió su cuarto robot para su laboratorio

La Facultad Regional Río Grande de la Universidad Tecnológica Nacional avanza con equipamiento para su Laboratorio de Robótica con la adquisición de su cuarto robot de última generación. El ingeniero Francisco Álvarez, vicedecano de esta Facultad, destacó que este importante aparato vendrá a enriquecer el ya importante laboratorio de automatización con el que cuenta la UTN tanto para los estudiantes de las carreras de ingeniería como para los alumnos del CIERG, su colegio secundario.

El ingeniero Francisco Álvarez, Vicedecano de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional, fue entrevistado en el programa ‘Buscando el Equilibrio’ que se emite por Radio Universidad (93.5 MHZ) donde se refirió a la adquisición del cuarto robot para la alta casa de estudios.

“Ahora estaríamos completando el Laboratorio de Robótica por completo”, celebró la autoridad académica.

En ese sentido comentó que La Facultad Regional Río Grande recibirá, para su laboratorio, un brazo robótico que será utilizado tanto por estudiantes de ingeniería como también por los de secundaria del CIERG. Se trata de un robot didáctico Optimus Quest único en su tipo, escalado de una unidad industrial real para simular aplicaciones reales en un entorno de laboratorio.

Este importante material de robótica vendrá a enriquecer el ya importante laboratorio de automatización con el que cuenta la UTN tanto para los estudiantes de las carreras de ingeniería como para los alumnos del CIERG, su colegio secundario. En este caso se trata de un robot didáctico Optimus Quest único en su tipo en el mercado, escalado de una unidad industrial real para simular aplicaciones reales en un entorno de laboratorio.

Construido en material ultraliviano y resistente, trabaja bajo entorno de programación ARDUINO, lo que le permite a su usuario modificar casi todos los datos de posicionamiento y funcionamiento de sus poderosos motores. Esta herramienta es ideal para la enseñanza de la robótica y el acercamiento a un sinfín de posibles aplicaciones con ejercicios tanto prácticos como teóricos de programación.

El proyecto aprobado, fue elaborado por le vicedecano de la Facultad Regional Río Grande de la UTN Ing. Francisco Álvarez y el financiamiento incluye la realización de cursos de capacitación para operadores didácticos y para la comunidad en general.

El financiamiento, como es la modalidad de crédito fiscal, es aportado por una empresa, en este caso Toyota Argentina.

El equipamiento más el kit de accesorios completos que se ha obtenido mediante un proyecto de crédito fiscal del INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica) alcanza un monto cercano a los 600.000 pesos y permitirá a alumnos universitarios como secundarios alcanzar conocimientos básicos orientados a la optimización de procesos en la producción industrial. Los alumnos podrán aprender y practicar la simbiosis entre el proceso de toma de producto por vacío o por garra mecánica para la toma de diferentes objetos en un entorno espacial de distintas dimensiones.

 

Agilizan los procesos para pases de alumnos universitarios

 

Por otra parte, el ingeniero Francisco Álvarez brindó detalles de la reunión de la SEPRESUR, que es la Secretaría de Políticas Universitarias “y nos convocó cuando tuvimos una reunión previa en Mar del Plata a principios de mes y ahora nos tocó la segunda reunión que fue en Bahía Blanca; la próxima será en el mes de mayo finalizando en el mes de julio con la cuarta y última de reunión del año”.

Agregó que “hemos sido convocados las facultades de Ingeniería de cada una de las universidades para definir el traspaso de alumnos; es decir, para que le sea tan traumático al alumno cuando pide un pase como es ahora se está evaluando cada una de las materias que tiene el alumno y por eso justamente la idea es agilizar este proceso para que un estudiante, ya sea que quiera cambiar de carrera o bien si terminó, quiera seguir otra profesión, para ver qué equivalencia le corresponde para esa carrera”.

El Vicedecano aseguró que “este es un trabajo arduo porque hay que trabajar con cada una de las especialidades de las ingenierías que hay en el país y la idea es ir aglutinando todo este proceso”.

Contó que justamente en Mar del Plata “lo que se hizo fue hacer grupos de carreras más afines y tenían más contenidos comunes y se podían normalizar mejor”. A modo de ejemplo citó que “en el Grupo A están las carreras de Electromecánica, Electricidad, Mecánica e Industrial –en un principio habían puesto Química pero se la incluyó en otro grupo. En el Grupo C donde están las familias de ingenierías de de Química, Pesquera, en Alimentos, etcétera, que nos involucra más directamente a nuestra universidad”.

La autoridad académica detalló que las materias de estudio en las universidades se clasifican en cuatro grandes grupos, “donde están agrupadas las materias básicas por un lado, las tecnologías básicas por el otro, las tecnologías aplicadas y las materias complementarias donde están incluidas las legislaciones, la economía, etcétera. Lo que se hace es analizar cuántos contenidos de estos grandes grupos tienen las carreras entre sí”.

El SEPRESUR agrupa a universidades que tienen facultades de ingenierías y además de Tierra del Fuego participan La Pampa, Neuquén, Chubut y Santa Cruz.