Breves
UOM-ACTO

Paro

La UOM Río Grande se movilizó en el parque industrial

Los metalúrgicos de Río Grande marcharon y realizaron un acto frente a la planta de Audivic. Hablaron los delegados de las diferentes plantas, dando un crudo testimonio de la realidad que atraviesa la industria y de la pérdida de puestos de trabajo. El acto lo cerró el secretario General, Oscar Martínez, quien convocó a “la unidad, la organización y la solidaridad; principios innegables, indiscutibles y básicos de nuestra clase obrera” para enfrentar las políticas “del Gobierno nacional” y también “del Gobierno provincial”. Ratificaron que no piensan devolver el dinero percibido en concepto de “adelanto” o paliativo”.
La convocatoria de la Unión Obrera Metalúrgica fue la más numerosa en la jornada del paro, con columnas que marcharon desde las distintas plantas fabriles y confluyeron frente a la planta de Audivic, donde se realizó el acto en el cual hablaron delegados y delegadas de las distintas fábricas y cerró la lista de oradores el secretario General de la UOM Río Grande, Oscar Martínez.

Uno a uno, los delegados fueron repasando la situación de las distintas empresas, dando cuenta de la permanente pérdida de puestos de trabajo y confirmando la situación de incertidumbre que existe respecto del futuro inmediato y de lo que pueda suceder el próximo año con la industria.

Muchos de ellos plantearon la necesidad de “fortalecer la lucha” y “convencer a quienes no están hoy” de la necesidad de sumarse a los reclamos. Algunos hicieron un repaso por la historia de la Unión Obrera Metalúrgica, comparando la situación actual con otras crisis que atravesó el país en general y el sector en particular.

Oscar Martínez, por su parte, comenzó manifestando estar “orgullosos de encontrarnos, reencontrarnos y volver a encontrarnos, con la dignidad de estas mujeres y hombres que están dispuestos a luchar. No una vez, sino todos y cada uno de los días de su vida por los derechos que nos corresponden”.

“Venimos hoy, como tantas veces, para agregar un renglón más en esa historia que alguna vez se escribirá y reconocerá que en esta provincia, en este lugar alejado de los grandes centros de poder económico y político, que aquí donde comienza el mundo; hay mujeres y hombres con ovarios y cojones”, remarcó el dirigente metalúrgico.

Luego pasó a “reivindicar cada una de las palabras y expresiones de las compañeras y compañeros que se expresaron”, pero también manifestó la necesidad de “decir con mucha angustia, con mucha bronca, con mucho dolor, que aquí faltan porque no están los compañeros” de las distintas plantas fabriles que cerraron en el último tiempo; como Visteon, IFSA y otras.

Advirtió que “son compañeros que lamentablemente reflejan los avances de esta política que viene a golpearnos permanentemente, en sus intentos de favorecer los intereses de unos pocos en desmedro del pueblo, de los trabajadores, de los jubilados, de los estudiantes. De cada uno de los sectores que han generado con muchísima lucha y sobre todo con muchísima responsabilidad, los derechos en esta Argentina”.

Martínez saludó la presencia “de cada uno y cada una de ustedes, con los que nos hemos conocido en cada uno de los reclamos y peleas que hemos venido dando durante muchísimos años”. Además reconoció “la presencia de compañeros de otras organizaciones” como el caso de los representantes de ANUSATE para después pasar a referirse especialmente a las situaciones de AUDIVIC, Foxman y también “a mis compañeras y mis compañeros PPD de BGH, que están desde hace más de 25 día luchando por sus puestos de trabajo”.

Martínez señaló que los metalúrgicos tienen “la enorme tarea, no porque seamos buenos o mejores, sino porque la hemos asumido como un desafío de vida, de pelear incansablemente por los derechos de nuestra clase. No abandonamos ninguna de nuestras convicciones y principios; más allá de las críticas, los cuestionamientos, que aceptamos y valoramos”, remarcó.

Pero aclarando que “también decimos que no pueden ser el resultado de las manifestaciones hipócritas de las redes sociales o de algunos pocos que -desde la comodidad de un celular o de una computadora- se dedican a ser serviles a los intereses de los patrones o de los gobernantes”.

“No dejamos de reclamar por ninguno de nuestros derechos, siguen siendo para nosotros las consignas esas tres banderas que levantamos en cada una de las discusiones con la patronal. La continuidad laboral, la defensa incondicional de los puestos de trabajo y las condiciones de trabajo para evitar que más compañeros resulten lesionados. Y el salario también, porque tenemos derechos y vamos a seguir peleando por un salario digno, que quede claro que aquella actitud extorsiva de obligarnos a llevar adelante un acuerdo no nos impide seguir planteando en cada uno de los debates lugares y discusiones que queremos recomponer el salario”, ratificó.

Mencionando que “es allí donde los convocamos, una vez más; como tantas veces a la unidad, a la solidaridad y a la decisión muy firme de pelear cuando llegue el momento. Porque no estamos dispuestos a devolver un solo peso de lo que hemos logrado en concepto de adelanto o paliativo, y que no va ser devuelto”, remarcó ante el aplauso de los manifestantes.

Martínez advirtió que “estamos frente a una situación cada vez más compleja, en una realidad donde vemos como a lo largo y ancho del país cierran empresas, despiden trabajadores tanto públicos como privados. Donde pretenden quitarnos el derecho a la educación, manifestando vulgarmente que los trabajadores no van a la universidad. O le quieren quitar los derechos a nuestros jubilados; nos quitan la salud y la educación, al pueblo modificando los ministerios por una simple secretaría”, repasó.

Dijo que se trata de “una pelea difícil la que tenemos que dar, pero como ha sido a lo largo de la historia del movimiento obrero: si estamos unidos, convencidos, y estamos firmes y somos solidarios, si tenemos el compromiso y la responsabilidad que requiere; si somos capaces de pararnos y levantar -aun en las peores condiciones- esas banderas que hicieron gloriosa a nuestra clase obrera, seguramente la posibilidad de enfrentar y resistir esas políticas van a ser mucho mayores”.

“A eso los convocamos compañeros y compañeros, tenemos que estar más unidos que nunca. No podemos darnos el lujo, en ningún lugar, en ninguna fábrica, en ningún barrio, en ninguna escuela, en ninguna oficina; por más cómoda que sea, de aflojar o de bajar un poquito los brazos. Tenemos que mascar la bronca, tenemos que apretar los puños, pero tenemos que mostrarnos íntegros, enteros y con la cabeza alta, con la frente limpia. Para escupir todo el desprecio a estos que gobiernan en el Gobierno nacional, pero también en el Gobierno provincial”, dijo el líder metalúrgico.

En el tramo final expresó que 2nos queda a todos y cada uno, compañeros y compañeras, volver a nuestros hogares con la clara convicción y definición de que hemos transformado este paro esta jornada de lucha de 24 horas del movimiento obrero. Aquí en esta Tierra del Fuego, porque le hemos dado calor, hemos prendido los fuegos temprano a la madrugada. Pero también le hemos dado coraje con nuestra presencia, y eso nos tiene que llenar de dignidad para volver a mirarnos a las cara y decir que aquí estamos las compañeras y los compañeros metalúrgicos”, destacó.

Dijo que será “como en los ´80, como en los ´90, como en el 2000. En esta situación difícil de 2018 estamos dispuestos a dar la pelea, no podemos aflojar. Necesitamos soluciones concretas para los problemas de los trabajadores y el pueblo, es lo que tenemos que exigir con una política y con un programa que esté al servicio de los trabajadores y el pueblo. Generando educación, salud, vivienda, trabajo, y obviamente defendiendo la industria nacional y la soberanía”.

“Esas han sido las banderas que hemos levantado los trabajadores, cuando esos hipócritas políticos desperdiciaron su momento y su tiempo pisoteándolas, nosotros hemos sido consecuentes con nuestros con compañeros veteranos y combatientes de Malvinas, fuimos los primeros que estuvimos apoyándolos en las fogatas originarias que generaron justamente después las vigilias en las proximidades del 2 de abril. Como no lo vamos a decir con orgullo si eso forma parte en esa rica historia que hemos construido, entre todos entre las compañeras y los compañeros”, repasó.

Finalmente expresó que “por eso no tenemos que temerle a nadie; si tenemos la seguridad, si tenemos la certeza, de que vamos estar juntos. Aun enfrentando cada una de las instancias que nos toque compañeras y compañeros. Volvamos convencidos de que en la próxima tenemos que ser más, que tenemos que recuperar las calles como tantas veces. Pero que también tenemos que hacer conciencia con aquellos que por alguna razón todavía no están comprendiendo la gravedad de la situación. Vayamos convencidos de que somos muchos hombres y mujeres los que estamos en contra esta política y dispuestos a defender, con uñas y dientes con los ovarios y los cojones, nuestros derechos todos y cada uno de ellos. A eso los convocamos una vez más; a la unidad, a la organización, a la solidaridad. Principios innegables, indiscutibles y básicos de nuestra clase obrera. Levantemos las banderas bien alto, sepamos que somos nosotros los que tenemos en esta hora la responsabilidad de defender lo que ha costado mucho a nuestra clase”, concluyó.