Breves
luis2

Luis Schreiber

La situación de los pequeños comerciantes

Luis Schreiber, referente del sector de pequeños comerciantes y almacenero de la ciudad de Río Grande, se refirió a la situación del sector en el marco de la cuarentena decretada por la pandemia COVID 19, mencionando como los afectó y la repercusión que está teniendo en la actividad. Se refirió a los cambios en la manera de comprar, los precios, el abastecimiento y “las cosas que deberíamos cambiar”.

 

En diálogo con el programa radial “La Mañana en La Tecno”, que se emite por Radio Universidad, Schreiber señaló que el momento “es difícil y hay una amplia gama de situaciones, hay comercios que bajaron a más de la mitad su recaudación y esto tiene que ver con kioscos que trabajaban mucho con los colegios, con panaderías de barrio porque la gente ahora está elaborando sus propias cosas y no compra en la panadería. Vemos nosotros que viene la gente y compra levadura, harina, esencia de vainilla y son para elaborar lo que consume; entonces eso le baja la venta de manera abrupta a las panaderías de barrio”, ratificó.

Schreiber dijo que esa situación se da “porque la gente está en su casa y entonces quiere hacer algo, pero también para cuidar el bolsillo. Después me pasa a mí y a otros colegas que por ahí tenemos para la venta algo de fruta, verdura, carne y elementos básicos; que estamos trabajando bien. Pero somos los menos, no la mayoría, porque a un polirubro por ejemplo que vive de la venta al paso se le cayeron muchísimo los números”, advirtió.

Reconoció que “es muy variada la realidad que tenemos”, afirmando que en su caso “afortunadamente estamos bien, pero hay otros que cayeron mucho”. De todas maneras mencionó que “a quienes estamos trabajando bien, y que incluso en algunos casos tienen a sus hijos haciendo delivery, estamos corriendo un  riesgo muy grande. Porque si nosotros caemos enfermos, no tenemos quien nos cubra y no tenemos un sueldo ni ningún ingreso garantizado”. “Esta es una situación nueva y muy difícil, es algo que no vivimos nunca y es muy raro, pero es lo que estamos viviendo hoy”, remarcó.

Respecto de los precios mayoristas y la provisión de mercadería, señaló que “algunos precios subieron, pero muy poco. Más que nada cuesta abastecerse y cuando los precios están muy exorbitantes yo no traigo esos productos, no le hago el caldo gordo a los que aumentan porque eso nos termina afectando a nosotros como comerciantes, ya que somos la cara visible”, recordó Luis Schreiber.

Dijo que “se vieron muchos abusos, de mayoristas y de minoristas, pero en definitiva después quedan al descubierto”. Además indicó que “la gente busca precios, porque compran los productos básicos y fundamentales. Los vecinos están notando, además, que los comercios de barrio no tienen tanta diferencia e incluso a veces son más económicos que los comercios grandes”.

Respecto de los supermercados y grandes comercios dijo que puede ser que tengan “una gran variedad de productos en exhibición, una amplia gama donde se encuentra de todo; pero en precios no estamos muy lejos e incluso a veces tenemos mucho mejores precios en los comercios chicos”, insistió.

Consultado al respecto dijo que hay una mayor afluencia de clientela a los comercios de barrio, respondiendo incluso al pedido del presidente Alberto Fernández de comprar en los negocios “de cercanía”, sumado “a todo lo que lleva trasladarse hasta el centro, por la movilidad y una serie de inconvenientes. Pero no a todos les está ocurriendo lo mismo y se viven realidades distintas, según el comportamiento incluso de los comercios y el manejo que tengan de los precios y del margen de ganancia”, expresó.

De igual forma manifestó que se nota el mayor uso de tarjetas de crédito y débito para hacer las compras, mencionando que algunos comerciantes “hasta tuvieron que pedir otro posnet”. Respecto del salvataje que algunos sectores piden al Banco de Tierra del Fuego alertó que “hay muchos sectores que trabajan con la banca privada y después piden que el banco de la provincia les dé soluciones”.

Para concluir, sobre la posibilidad de que se incorpore la costumbre de recurrir a los comercios del barrio una vez pasada la cuarentena, indicó que “esto nos va a enseñar muchas cosas, hay que ver después si cambiamos. Pero la realidad es que se nos está demostrando que hay que cambiar, no solo en la manera de comprar sino en un montón de cosas que hoy estamos viendo que deberían ser prioridades y no lo son, mientras otras que teníamos como prioritarias no lo son tanto”, concluyó Schreiber.