Breves
La ministra de Salud Judith Di Giglio destacó que hasta el momento todos los pacientes pudieron ser atendidos, por lo que no ve un colapso del sistema, contra lo que plantean los directores de los hospitales.
La ministra de Salud Judith Di Giglio destacó que hasta el momento todos los pacientes pudieron ser atendidos, por lo que no ve un colapso del sistema, contra lo que plantean los directores de los hospitales.

La provincia invierte entre 80 y 100 mil pesos por paciente internado en UTI

Así lo reveló la ministro de Salud Judith Di Giglio, quien destacó que hasta el momento todos los pacientes pudieron ser atendidos, por lo que no ve un colapso del sistema, contra lo que plantean los directores de los hospitales. Ayer se reunió con los jefes de vacunación de cada provincia para empezar a organizar la logística de distribución de los 25 millones de dosis adquiridas por el gobierno nacional a Rusia. Los primeros en ser vacunados serán el personal de salud, los esenciales, los mayores de 60 y los ciudadanos de entre 18 y 59 años con patologías de riesgo, como la obesidad mórbida. Afirmó que en los últimos días han bajado los llamados al 107 y apostó nuevamente a la conciencia individual para cuidarse y bajar la curva de contagios. El jueves presenta el informe ante la Legislatura sobre la inversión que demandó la pandemia, y adelantó que un paciente en terapia intensiva insume entre 80 y 100 mil pesos diarios. Actualmente hay 18 en Río Grande, 11 en el hospital de Ushuaia y 14 en el sector privado.

Río Grande.- La ministra de Salud Judith Di Giglio informó por Radio Universidad 93.5 sobre la reunión mantenida ayer con los jefes de vacunación de cada provincia, a raíz de la adquisición de 25 millones de dosis por parte del gobierno nacional de la vacuna que se fabrica en Rusia, de las cuales llegarían 10 millones el próximo mes, y el resto en el mes de enero.

“Ayer los jefes de vacunación de cada provincia participaron de una reunión para trabajar en la planificación de la vacunación. Va a ser una campaña de vacunación masiva y detrás hay muchísimo trabajo de logística por hacer, tanto por la distribución como por el mantenimiento, porque tiene características específicas, hay que mantenerla refrigerada, destinar personas para la campaña en el menor tiempo posible para llegar rápidamente a la población”, dijo.

“El equipo de epidemiología de la nación va a ir a todas las provincias para asegurarse de cómo va a ser esta campaña. La vacuna va a ser gratuita, la distribuye el gobierno nacional y vamos a participar de la fármaco-vigilancia. Debe ser cargada en el sistema de vacunación nacional para el registro de cada dosis, y también se hace el seguimiento de los efectos adversos”, detalló.

“En un principio el Gobierno nacional va a distribuir las dosis y en base a la cantidad que haya para cada provincia se irán vacunando poblaciones específicas. Por supuesto primero serán los trabajadores de la salud, los esenciales, de las fuerzas de seguridad, los mayores de 60 años, y las personas entre 18 y 59 años que tengan factores de riesgo importantes, como la obesidad mórbida donde el COVID trae complicaciones”, adelantó.

No pudo precisar cuántas vacunas llegarán a Tierra del Fuego dado que, si bien tiene la tasa más alta del país, “según el censo el gobierno toma 127 mil habitantes, pero somos el doble. Una característica de nuestra provincia es la poca ventilación, y son determinantes que aumentan la velocidad de transmisión, porque estamos siempre en ambientes cerrados y poco ventilados. Eso perjudica a nuestra provincia”, manifestó.

Asimismo, indicó que se lleva adelante “la carga actualizada de casos al 100% día a día. Esto no se da en otros lugares porque son muchos los laboratorios que cargan. La carga es a los fines estadísticos, porque lo que importa es tratar al paciente y hacer el diagnóstico. Nosotros tenemos la carga al día también de los pacientes con diagnóstico clínico. Tenemos los datos actualizados porque la información está centralizada por el gobierno. Hay dos laboratorios privados, pero controlamos que tengan siempre la carga actualizada”, dijo.

 

Derivados al Cochocho

 

Respecto del funcionamiento del hospital de campaña, afirmó que “es muy bueno. El Municipio puso a disposición el lugar y en este momento lo está manejando la dirección del hospital de Ushuaia, con personal del hospital y personal contratado, sobre todo de enfermería, exclusivo para el lugar. Se está utilizando sin ningún tipo de inconveniente”, afirmó.

 

Sin colapso del sistema

 

Por otra parte, tras las entrevistas que dieron los dos directores de los hospitales de Ushuaia y Río Grande, donde plantean un colapso de varias semanas del sistema, con una ocupación  casi completa de las camas disponibles y un agotamiento del personal, para la ministra no es así, porque hasta el momento se han atendido todos los pacientes. “La situación es diferente en los dos hospitales porque Río Grande viene con más de 100 días de un aumento increíble del trabajo. La realidad que se vive dentro del hospital es muy diferente a cuando uno sale. Tenemos 120 días en Río Grande de mucho trabajo. Las salas de clínica médica de los hospitales de Río Grande y de Ushuaia tienen capacidad para 22 personas. Está la sala de cirugía, la de maternidad, y en este momento tenemos internado un promedio de 38 y 47 personas en Río Grande por día en clínica médica. Es el mismo personal, porque los médicos de clínica médica son los mismos. En terapia intensiva aumentamos la capacidad a 23 camas pero los médicos terapistas siguen siendo los mismos, si bien contratamos algunos del privado. Son personas que vienen hace muchos días conviviendo con el dolor que provoca tener un paciente que no puede recibir visitas, que está en estado crítico. Esto, multiplicado por 40 y por la manera de atención de los pacientes, que es muy diferente, porque uno los tiene que atender con muchos elementos de protección personal, y esto hace que la atención sea diferente porque no hay contacto visual con el paciente. Son situaciones adversas que pasan los médicos de todo el país y del mundo”, señaló.

Se le preguntó hasta cuándo puede tolerar el sistema la ocupación del 100% según el director del hospital de Río Grande. “Nada se puede predecir. La medicina no es una ciencia exacta y esta pandemia nos ha enseñado que no podemos predecir absolutamente nada. La respuesta del sistema de salud ha sido extraordinaria en esta pandemia, tanto en el sector público como en el privado, en el municipio y en el gobierno. Todos están trabajando de la misma manera. Tenemos la ventaja de tener una ciudad con una altísima disponibilidad de camas de terapia intensiva, porque el promedio país es de entre 20 y 25 camas cada 100 mil habitantes y en Río Grande tenemos más de 40 camas de terapia intensiva en este momento. También tenemos recurso humano, que si bien siempre es limitado, si hablamos de personal de clínica médica y de terapia intensiva, pudo responder con un máximo esfuerzo”, aseveró.

“Hay muchos factores que influyen. Este virus agrega la dificultad de que, cuando una persona se enferma, son 14 días que no trabaja, más los contactos estrechos. Se suma la baja por enfermedad, la baja por contacto estrecho y es un gran esfuerzo el que están haciendo todos. Cuando se habla de la ocupación hospitalaria, hablamos de la capacidad instalada que existe y no quedó ningún paciente sin atender hasta el momento. Deseamos que nunca nos pase que un paciente quede sin atención y hasta ahora lo pudimos evitar. Esperamos que la velocidad de transmisión del virus empiece a disminuir en la ciudad”, deseó.

 

Tolhuin sin internación

 

Respecto de la situación de Tolhuin, recordó que “no tiene un sistema sanitario que pueda responder a pacientes graves o críticos, porque no tiene internación, y esto no es sólo para COVID. No lo tiene para ninguna patología que requiera internación. Se procede de la misma manera que con cualquier otra patología: el paciente es derivado a la ciudad de Río Grande o a Ushuaia, y esto depende de la disponibilidad de camas y de la patología. Es uno de nuestros objetivos resolver esto en Tolhuin pero la pandemia ha hecho que destinemos todos nuestros recursos a las ciudades de Río Grande y Ushuaia. Es algo que tenemos pensado para los próximos años”, dijo.

 

Presentación en Legislatura

 

La ministra presentará este jueves ante los legisladores la inversión que se ha hecho en la pandemia y aseguró que “es muy grande. Un solo día de un paciente en terapia intensiva, con el aumento de las drogas, implica 100 mil pesos diarios como mínimo, y tenemos 18 en Río Grande. Sólo la estadía de estos 18 pacientes en terapia intensiva es de 1.800.000 pesos diarios, sin contar el salario del personal, sino que hablamos de insumos, del gasto del paciente en terapia intensiva”, precisó.

Tomando las cifras a nivel provincial, hay que contabilizar las clínicas privadas. “En el CEMEP ayer había 14 en terapia intensiva y hay 11 en el hospital de Ushuaia. En el caso del CEMEP la cobertura es por las obras sociales, en nuestro caso la mayoría de los pacientes no tienen obra social y lo cubre el Estado. Si tienen obra social, el hospital factura a las obras sociales y luego de unos meses se recupera el costo, pero meses después”, observó.

“Por el momento no hemos tenido problemas de recursos financieros para comprar los insumos, pero hay insumos que no están disponibles. Hay drogas que han aumentado el 1.000%, y se debe al alto consumo a nivel mundial, por ejemplo de los fármacos para la sedación y analgesia de los pacientes en terapia, porque se induce al paciente a un coma farmacológico. El consumo de estas drogas es muy alto, lo mismo para anticoagular a un paciente. Son múltiples las drogas que se utilizan y son muy costosas. Han aumentado mucho su valor y están los elementos de protección personal para cada trabajador del hospital. Desde marzo estamos utilizando elementos de protección personal para las 3 mil personas que trabajan en los hospitales y centros de salud, y este costo también es muy alto. Por supuesto se han incrementado los costos de estos insumos y hay productos que son importados, como el barbijo N95, de alta protección. Ese barbijo no se produce en nuestro país y hay productos que aumentaron muchísimo su valor”, manifestó, sin dar a conocer la cifra global de gastos del Estado.

“Estamos haciendo todo para frenar la ola de contagios, si bien no podemos controlar como Estado la velocidad de transmisión del virus. El área de epidemiología actúa en el rastreo de los contactos estrechos, en el aislamiento de los casos sospechosos, y lo más importante es la responsabilidad individual. Es el granito de arena que debemos aportar todos”, subrayó.

 

Cantidad de hisopados diarios

 

Consultada sobre la cantidad de testeos diarios indicó que “ahora son tres laboratorios los que tenemos y desde el 107 realizamos entre 160 y 200 hisopados diarios. Hay días que son un poco más y llegan a 230. Depende de la cantidad de pacientes con síntomas que llamen. En estos últimos días ha disminuido el porcentaje de llamadas”, apuntó.

 

Impacto de la apertura

 

Finalmente se le preguntó sobre la incidencia en un aumento de contagios de la apertura de tránsito por la ruta 3 y las salidas al campo. “Esto depende de la conducta individual de cada uno. Si van con su grupo de convivientes a comer un asado al campo y no están en contacto con nadie más, no hay aumento de la transmisión del virus. Ahora, si van al campo, no respetan las normas de prevención y se juntan a tomar mate con 20 amigos, por supuesto no importa que sea al aire libre, estamos aumentando la velocidad de transmisión. Depende de la manera en que cada uno utilice estas salidas recreativas”, concluyó.