Breves
Alonso Marchante

José Luis Alonso Marchante

“La historia oficial ocultó el genocidio”

El historiador y escritor español José Luis Alonso Marchante, autor de “Menéndez, el rey de la Patagonia”; en una entrevista se refiere a su obra y a la investigación que realizó sobre el genocidio que exterminó a los pueblos originarios, en esta parte de América. También habló sobre la desaparición de Santiago Maldonado, la presencia de descendentes de la familia Peña – Braun en el Gobierno nacional y otros temas de actualidad.

 

Reportaje: José Piñeiro

 

“En estas páginas, hay años de investigación, una investigación sabia y profunda, alejada de cualquier concepto ideológico. Basándose siempre en los principios de la ética y la verdad histórica.”, dijo el enorme Osvaldo Bayer, en el prólogo que dedicó a “Menéndez, el rey de la Patagonia”; el libro del historiador y escritor español, José Luis Alonso Marchante.

 

En esa obra, su segundo libro después de “Muerte en Somiedo”, dedicado a la represión del franquismo en la zona de León y Asturias; Alonso Marchante avanza sobre la figura de José Menéndez, fundador de un imperio económico. Lo hace con un preciso relato sobre la avanzada producida entre la segunda parte del siglo diecinueve y la primera del veinte; sobre los pueblos originarios y sus tierras. Dando paso a un terrible genocidio, que permitió la instalación del latifundio en manos de unos pocos.

 

Lo que sigue es una entrevista al escritor español; en tiempos donde el reclamo de los pueblos originarios por recuperar el territorio que les fue quitado, se vuelve a instalar con más fuerza:

 

Pregunta: La desaparición forzada de Santiago Maldonado, el militante que acompañaba el reclamo de la comunidad mapuche, instaló con fuerza el tema de los pueblos originarios y sus históricos padecimientos. Mediante tu obra se aportan datos valiosísimos sobre lo sucedido con los selk’nam y otros pueblos que habitaron este extremo del país. ¿Cómo entendés que se construyó ese gran silencio y ocultamiento sobre tamaños genocidios?

 

José Luis Alonso Marchante: En mi libro he estudiado con mucho detenimiento el proceso de colonización de la Patagonia y la Tierra del Fuego, uno de cuyos protagonistas fue José Menéndez, nombrado el rey de la Patagonia. Se trata en esencia de la formación de un gran latifundio de carácter agroexportador en manos de unas pocas familias y de sociedades extranjeras, muchas de ellas de capital británico pues es hacia Gran Bretaña adónde iba dirigida la producción de lana. Esas tierras estaban habitadas desde tiempos inmemoriales por los pueblos originarios de la región (aónikenk, selk’nam, mapuche, kawésqar, haush o yagán), que fueron desalojados de allí violentamente. La Historia oficial escrita desde el poder ocultó o minoró este genocidio, convirtiendo a la sangrienta “Campaña del Desierto” en una gesta heroica o atribuyendo la desaparición de los Selk’nam de Tierra del Fuego a enfermedades y epidemias, olvidando los asesinatos, deportaciones y encarcelamientos.

 

P: Al avanzar con tu trabajo ¿encontraste trabas o aparecieron presiones para que el mismo no se concretara?

 

JLAM: El trabajo de documentación e investigación duró 5 años y visité archivos e instituciones de Chile, Argentina, Francia, Italia o España, donde no encontré ninguna traba para el acceso a los documentos. En un par de ocasiones me sugirieron que podrían ayudarme a financiar mi investigación pero no accedí para no perder independencia y objetividad a la hora de contar esta historia. Todos los costes de este trabajo han sido asumidos por mí, sin haber recibido ninguna ayuda o subvención, ni ser patrocinado por ningún organismo.

 

P: El pueblo selk’nam parece, por la difusión que tuvo su historia, haber aceptado de manera casi insumisa o con poca resistencia el proceso de invasión y exterminio. Sin embargo historias como la de Seriot parecerían demostrar lo contrario. ¿Qué se puede aportar sobre este punto de acuerdo a tu trabajo?

 

JLAM: Los Selk’nam son un pueblo nómada terrestre que habitan el interior de la Tierra del Fuego, y es por eso que consiguieron retrasar el inevitable y demoledor choque con los colonizadores. Cuando se instalan las haciendas ovinas, los habitantes ancestrales se convierten en un problema y son perseguidos con mucha violencia. Sin embargo, los selk’nam se resistieron y, a pesar de su inferioridad, defendieron valientemente a sus familias. Seriot es un ejemplo de luchador y guerrero, que hizo frente a los invasores de su tierra, aunque finalmente fue asesinado en una encerrona en la estancia de los Bridges.  Los selk’nam con su arcos y flechas no pudieron hacer frente a los Winchester de los “cazadores de indios”. Muchos fueron asesinados, otros capturados, la mayoría sufrió la deportación a la misión salesiana donde murieron enseguida. Pero hubo sobrevivientes, que se refugiaron en los alrededores del lago Kami y el río Fuego y cuyos descendientes hoy se muestran orgullosos de su pueblo.

 

P: ¿Podría haber algún tipo de continuidad para “Menéndez el rey de la Patagonia”? ¿Estás embarcado en algún nuevo trabajo?

 

JLAM: La historia de José Menéndez se termina en el momento en el que sus propios hijos, tras la muerte de su esposa María Behety, le apartan de la dirección de sus sociedades y lo relegan a un papel secundario, de tal modo que el personaje ya no ofrece ningún interés para seguir investigando. Sin embargo, sí son interesantes sus víctimas, los pueblos originarios o los trabajadores rurales de las estancias, esas mayorías silenciosas que han estado siempre borradas de los libros de historia. Por ahí estoy orientando mis próximos trabajos.

 

P: El libro tuvo un alto nivel de ventas ¿Crees que hay necesidad en algunos sectores de la población de nuestros países por recuperar esa parte y esa visión, quizás no oficial, de nuestra historia?

 

JLAM: Desde su publicación hace tres años, han aparecido 9 ediciones del libro en Chile (Editorial Catalonia) y Argentina (Editorial Losada), con más de 15.000 copias vendidas, lo que evidencia el tremendo interés de los habitantes de América del Sur por conocer el otro lado de la historia. El libro se lee igual a ambos lados de la cordillera y ha figurado en la lista de los más vendidos en localidades como Punta Arenas, Río Grande o Santiago de Chile. Existen además otros excelentes trabajos que tratan la misma historia desde idéntica perspectiva. Esto demuestra que existe una necesidad general de buscar otras fuentes que se alejen del discurso dominante, de esta historia oficial impuesta de arriba a abajo y a la que los habitantes de la Patagonia son muy ajenos.

 

P: En lo personal, ¿Qué te dejó haber realizado esa investigación sobre los pueblos originarios de ésta región?

 

JLAM: Fue toda una experiencia vital puesto que el trabajo de documentación sobre el terreno me permitió recorrer la región y conocer a muchas personas cuyos testimonios fueron valiosísimos.

 

P: ¿Estás siguiendo el caso de Santiago Maldonado? ¿Qué opinión te merece lo que está sucediendo en nuestro país?

 

JLAM: La desaparición de una persona es siempre una noticia triste. En Argentina además es inevitable evocar la siniestra época de la dictadura, donde los militares rivalizaron en violencia y sadismo con los mismos nazis y en la que las desapariciones forzadas se convirtieron en algo cotidiano. Creo que el gobierno debe poner todos los medios para encontrar a Santiago Maldonado que, no lo olvidemos, fue visto por última vez apoyando un reclamo de tierras que estaba siendo reprimido duramente por la policía. El caso de este muchacho ha trascendido las fronteras argentinas y ahora mismo los medios de comunicación y los organismos internacionales están muy pendientes del caso, que debe resolverse a la mayor brevedad.

 

P: Hoy ocupan importantes lugares en el Gobierno nacional descendientes de familias que tuvieron responsabilidad en ese genocidio sobre el cual trabajaste en tu libro, como es el caso del Jefe de Gabinete de Mauricio Macri, Marcos Peña Braun, y otros miembros de la familia propietaria –entre otros bienes- de la cadena de supermercados La Anónima. ¿Cómo se puede cortar esa cadena de poder en manos de las mismas familias?

 

JLAM: No conozco en detalle los entresijos de la política argentina, pero hace un siglo en Tierra del Fuego los Braun/Menéndez exterminaron a los selk’nam, algo que está suficientemente demostrado con documentos de la época. No es extraño por tanto que los descendientes de los primeros ocupen los más altos puestos en la política y la economía mientras que los descendientes de los segundos agrupados en la Comunidad Rafaela Ishton ni siquiera tengan habilitado el local de Río Grande para organizar sus reuniones y actividades culturales. El poder que alcanzaron estos grandes terratenientes no tiene parangón en la región y fue tan inmenso que llegaron a poner y quitar gobernadores, a obligar a censurar párrafos enteros de libros, a modificar las leyes a su antojo… Quiero creer que esas prácticas pertenecen ya al pasado.

 

P: ¿Te parecería importante que, desde lo institucional, en los programas de estudio de las escuelas, se revise nuestra historia?

 

JLAM: Por supuesto y es algo que ya se está haciendo. En Chile, el Colegio Oficial de Profesores recomendó “Menéndez, rey de la Patagonia” como lectura en el aula, para que profesores y alumnos reflexionen sobre los distintos aspectos tratados en el libro. En Argentina me consta que muchos docentes lo han incorporado a sus programas de lectura y que la historia de la Patagonia es objeto de debate y discusión.

 

P: ¿Está dentro de tus proyectos inmediatos un nuevo viaje a la Patagonia? Ya sea chilena o argentina.

 

JLAM: El año pasado asistí en Chile a la XVII Feria del Libro de Chiloé invitado por la municipalidad de Castro, una experiencia enriquecedora y muy bien organizada. Este mes de septiembre viajaré a Buenos Aires, donde realizaré alguna presentación del libro, y a Santiago de Chile, ciudad en la que voy a participar en la grabación de un documental basado en el libro. Entre mis proyectos está viajar a la Patagonia y Tierra del Fuego, de donde he recibido varias invitaciones, aunque todavía no tengo fechas confirmadas.