Breves
“Puede haber atrasos y siempre los hubo, pero estoy observando un debate muy intenso y me parece que ante esta coyuntura y lo que nos está pasando, no se debería estar dando”, dijo que la diputada nacional de FORJA Mabel Caparrós.
“Puede haber atrasos y siempre los hubo, pero estoy observando un debate muy intenso y me parece que ante esta coyuntura y lo que nos está pasando, no se debería estar dando”, dijo que la diputada nacional de FORJA Mabel Caparrós.

La diputada Mabel Caparrós cargó contra las advertencias de Gastón Díaz

La diputada nacional de FORJA Mabel Caparrós recordó que, a tres meses de asumir, tanto el Gobernador como el Intendente se encontraron con una situación impensada, y resaltó que de esta pandemia hay que salir entre todos. Lamentó las declaraciones del Secretario de Gobierno, que aludió al juicio político contra Jorge Colazo por deudas de coparticipación, y le recordó que Melella dejó la intendencia con 500 millones de deuda de Bertone. “Es impensable que a alguno se le ocurra hablar de un juicio político. Hay que hablar de tolerancia, de juntarse a dialogar los actores principales”, subrayó. Por otra parte, espera que la Cámara de Diputados pueda sesionar “de forma telemática” como viene trabajando en comisiones, y acusó a Cambiemos de trabar esta posibilidad.

Río Grande.-  La diputada nacional de FORJA Mabel Caparrós dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la confrontación que fue subiendo de tono esta semana desde el Municipio de Río Grande, y en particular por las declaraciones del secretario de Gobierno Gastón Díaz, donde deslizó la posibilidad de un juicio político por deudas de coparticipación.

 

Reclamo de deudas de coparticipación

 

“Puede haber atrasos y siempre los hubo, pero estoy observando un debate muy intenso y me parece que ante esta coyuntura y lo que nos está pasando, no se debería estar dando. Lo escuché a Gastón Díaz trayendo a la memoria el juicio político a Jorge Colazo y me parece que no es el momento. No se puede sacar la vara de un juicio político porque no manda la coparticipación un gobernador que hace tres meses que asumió, lo mismo que el intendente. No alcanzaron a levantar la mano de la biblia en la cual juraron y ya tenían una pandemia que le está llevando la vida a la gente. Es impensable que a alguno se le ocurra hablar de un juicio político. Hay que hablar de tolerancia, de juntarse a dialogar con los actores principales, con Economía de la provincia y la Secretaría de Finanzas de la municipalidad, el intendente y el gobernador”, planteó.

“Puede ser que este debate lo haya disparado el tema de los ATN, pero puntualmente Gastón Díaz habla de los retrasos en la coparticipación. Esto se puede dialogar, y de hecho la ex gobernadora tenía un atraso de coparticipación como de 500 millones con el Municipio de Río Grande, y se negaba esa deuda. Este tiempo va más allá de las campañas, porque lo que nos está pasando es de una gravedad tan insólita que ninguno de los electos puede pensar en las obras que tenía previstas cuando asumió. No olvidemos que prácticamente no hay recaudación, tenemos un barril de petróleo caído y algunos estamos zafando por el tema del gas. Está paralizada toda la producción y no hay nada para ir a pagar a la AREF, y en Río Grande pasa exactamente lo mismo. Nosotros no tenemos la máquina de hacer billetes, la tiene el gobierno nacional, que está emitiendo pero no alcanza. Es una situación ilógica donde no hay muchas opciones, y hay que mirar a Inglaterra festejando porque habían tenido 500 muertos y no 600 en un día. Acá todavía estamos lejos de eso”, sostuvo.

“Calculo que la cuarentena se va a extender, pero la salida después de que termine va a tener que ser entre todos. Van a aparecer los que quieren cobrar, los que no producen, los que no tienen trabajo, los que no pueden pagar impuestos. No va a ser solamente el cuidado sanitario. Y este trabajo se tiene que hacer juntos, porque los cuatro Ejecutivos son los que se tienen que poner al frente. Si se generan debates como los de estos días, me parece que va a ser difícil. No sé si hay intencionalidad de un sector que quiere romper”, lamentó la diputada.

“Podemos estar disconformes con el gobierno, pero nadie puede decir que no nos está cuidando porque la curva se acható. Pero mañana puede haber un rebrote y nos tenemos que seguir cuidando”, dijo.

 

Bancos distraídos

 

Por otra parte se refirió a la deficiente o nula respuesta que están dando los bancos privados en esta pandemia. “La banca pública está poniendo todo y la privada se hace la distraída. Esto está pasando en todo el país y no tengo claro por qué no se arremete con más fuerza y se hace un planteo más duro a los bancos. Las tasas que ofrecen son altísimas, no están facilitando el acceso al crédito ni a los propios clientes. Yo he comentado esta situación con la gente del bloque y me han dicho que se iban a ocupar, pero esto es urgente, porque hay muchos afectados en esta crisis y el presidente de la nación dio directivas de asistir lo más que se pueda, y se necesita del apoyo de la banca privada también”, enfatizó.

“Se están haciendo olímpicamente los distraídos. Esto es grave porque se necesita de todos y la gente necesita una ayuda pero no a tasas tan altas. Esto rápidamente requiere de una solución y no hace mucho tiempo presenté un proyecto sobre financiamiento de tarjetas de crédito, que es otro problema grave, porque se están financiando las tarjetas con la tasa que se planteó del 43%, pero no se están teniendo en cuenta los gastos que cobran los bancos y hacen que esa tasa se vaya al 60 ó 70%”, alertó la diputada.

 

Trabas de Cambiemos

 

También fue consultada sobre la demora en sesionar de la Cámara de Diputados, y cargó contra el bloque de Juntos por el Cambio, que busca excusas para no hacerlo, según su análisis. “Escuché al diputado Negri haciendo toda una presentación escénica sobre la necesidad de sesionar en forma presencial, sabiendo las dificultades que tenemos para llegar al Congreso de la Nación. Se puede sesionar de manera virtual, telemática, como están haciendo hoy muchas empresas del país, usando la tecnología para llevar adelante la sesión. Si él quiere estar en forma presencial, que lo haga, pero lo que yo pido es que se admita la modificación del reglamento interno de la Cámara para que podamos participar los que no estamos cerca de Buenos Aires”, dijo.

“La intención es poder participar de la sesión de manera telemática, aunque esté a tres mil kilómetros del Congreso. No están llegando los vuelos para trasladarnos y no cuesta nada habilitar otro sistema de sesión con el uso de las redes, como venimos haciendo con las reuniones de comisión, que están saliendo muy bien, donde todos preguntan y pueden hablar. Durante la cuarentena hemos conformado las comisiones, las autoridades y se están presentando proyectos, todo vía online y mediante redes. No veo por qué no podríamos sesionar”, planteó.

Para Caparrós “en el fondo Cambiemos no quiere sesionar y busca todas las excusas posibles para mantenerse en esta discusión. En la última sesión cuestionaron a Daniel Scioli cuando no era embajador, porque no estaba firmado el decreto y solamente tenía aprobados los pliegos. Ellos también lo sabían, porque Negri hace más de 20 años que es diputado. Sin embargo hicieron toda una escena, fueron a la justicia, y me parece que buscan justificar lo injustificable”.

“Yo tengo derecho a estar en mi banca sentada participando y, si no puedo participar, tienen que habilitar la forma para que pueda hacerlo desde el lugar donde me encuentre. El presidente de la Cámara está de acuerdo y está presentando una reforma que debe ser ratificada por los bloques. De lo contrario, si sesionamos de manera virtual sin esa ratificación, al otro día van a estar en la justicia impugnando todo. Para poder sesionar tranquilos y que se promulgue lo que se sancione, tenemos que tener el acuerdo de todos los bloques y hacer la reforma del reglamento interno. Esta es una situación de excepción y hay que tomar medidas de excepción”, sentenció.

 

El impacto psicológico

 

Finalmente y siendo psicóloga además de diputada, se le preguntó sobre el impacto social de esta pandemia. “Además de la sensación de frustración, que es mucha y es la bronca que se ve a veces en las redes, genera mucha angustia el encierro y la incertidumbre laboral, la incertidumbre económica, el no saber cómo se vuelve el día después. Hay una ambivalencia que se tiene con el sector de la salud, y nos genera tanta angustia la enfermedad que no queremos que viva cerca ningún médico”, observó.

“Son las cosas que nos están pasando en esta situación excepcional, porque nunca nos hubiéramos imaginado que nos podía tocar vivir esto. Por suerte se le encontró la vuelta y aunque recrudeciera la pandemia, en la provincia se avanzó mucho en equipamiento, se están armando centros en Ushuaia, en Río Grande, las municipalidades han trabajado mucho en esto, y es bueno porque en caso de un agravamiento nos permite estar preparados de una manera distinta”, concluyó.