Breves
Juan Avellaneda, Jefe de Operaciones dependiente de la Dirección Provincial de Puertos, contó que amarran en el puerto capitalino desde cruceros antárticos, buques pesqueros, barcos portacontenedores, veleros, navíos militares, embarcaciones de turismo y hasta catamaranes.
Juan Avellaneda, Jefe de Operaciones dependiente de la Dirección Provincial de Puertos, contó que amarran en el puerto capitalino desde cruceros antárticos, buques pesqueros, barcos portacontenedores, veleros, navíos militares, embarcaciones de turismo y hasta catamaranes.

La actividad del Puerto de Ushuaia se incrementó el 23 por ciento

Distintas empresas mantienen la actividad portuaria donde la articulación público-privada es fundamental para el Puerto de Ushuaia, que es el más importante de la Argentina en materia de turismo. Juan Avellaneda, Jefe de Operaciones dependiente de la Dirección Provincial de Puertos y el agente marítimo Santiago Vargas Daverio, se refirieron a la importante actividad con las distintas embarcaciones. Cabe destacar que hubo un crecimiento del 23 por ciento con respecto de la temporada anterior. Desde septiembre de 2018 hasta la madrugada de este lunes 28 de enero, ya han desembarcado 105.723 personas, entre pasajeros y tripulantes.

Ushuaia.- Juan Avellaneda, Jefe de Operaciones dependiente de la Dirección Provincial de Puertos, contó que amarran en el puerto capitalino desde cruceros antárticos, buques pesqueros, barcos portacontenedores, veleros, navíos militares, embarcaciones de turismo y hasta catamaranes.

“El Puerto de Ushuaia es el más importante del país en materia de turismo y trabaja las 24 horas del día y los 365 días del año”, reflejó Avellaneda.

Avellaneda es el encargado del arribo de los buques, ordenar los sitios de amarre y organizar las tareas entre el sector público y el privado.

“Venimos trabajando bastante duro para que se de de así, de que estas embarcaciones amarren, que tengan sus servicios logísticos y brindar la seguridad en un trabajo conjunto entre el sector público y el privado”, destacó el Jefe de Operaciones.

Destacó que desde este lunes 28 de enero a la madrugada “ya tenemos 252 recaladas, discriminados en 216 amarres de buques turísticos, 20 pesqueros y 16 de buques portacontenedores, con 42.203 tripulantes y 63.520 pasajeros, desde que comenzamos en septiembre y el arribo de cruceros está previsto hasta el 4 de abril, cuando –sin contar los barcos portacontenedores pesqueros y científicos– esperamos el arribo de 157 buques de pasajeros. Según el relevamiento que tenemos, la actividad aumentó, ya que hay un 23 por ciento más de arribos con respecto a la temporada anterior”, detalló.

“Atendemos todo tipo de embarcaciones, desde estos enormes buques de turismo antártico hasta buques pesqueros y portacontenedores, embarcaciones de placer y científico-oceanográficos y los buques de la Armada Argentina que van a hacer campaña antártica también”, añadió.

Avellaneda refirió que muchos buques arriban a la madrugada a la bahía, “y a las 6 de la mañana ya se acercan a amarrar y a las 8 la gente ya empieza a bajar a la ciudad y de ahí arrancan con las excursiones y todo el servicio que se le brinda al turismo en Ushuaia”.

“Se trabaja no solo desde el Estado, sino también desde el privado para ofrecer lo mejor al turista, para que se sienta cómodo, confortable y que siga viniendo; el turismo es una importante fuente de ingresos para la provincia”.

El próximo 7 de febrero el puerto capitalino tendrá otro gran desafío puesto que se espera el arribo de muchos buques, “entre los cuales hay uno de 317 metros de eslora, otro de 290, uno francés de 144 metros y dos chicos de 90 metros y un velero de 55 metros de eslora”.

En ese sentido precisó que estos buques son: el ‘Celebrity Eclipse’ de 317 metros de eslora; el ‘Zaandam’ de 238 metros de eslora; el ‘Le Austral’ 142 metros de eslora; el  ‘Plancius’ 85 metros de esolra; el ‘Sea Spirit’ de 91 metros de eslora; el velero ‘Bark Europa’ de 55 metros de eslora y el buque portacontenedores ‘Asturiano II’ que saldrá a rada para dar lugar a los buques turísticos. “La cantidad de personas estimadas ese día son aproximadamente 4.600 pasajeros y 2.300 tripulantes”, acotó.

“Hay días que tuvimos que operar hasta con 13 buques”, reveló Avellaneda.

Como dato anecdótico, se puede contar que en la plataforma del puerto de Ushuaia hay dos canes que se dedican a “ayudar” a los amarradores.

Cabe recordar que había una iniciativa de ampliar el muelle en más de 200 metros, pero la empresa que lo iba a hacer, quebró y quedó todo en fojas cero.

 

El turismo antártico tiene mucha demanda

 

Santiago Vargas Daverio, agente marítimo de la Agencia Marítima Sealand y representante de los distintos armadores que visitan a Ushuaia, explicó que “trabajamos con diferentes buques que amarran en el Puerto de Ushuaia como base turística antártica que hacen los viajes al continente blanco”.

En esta ocasión, “estamos con los buques ‘Fram’ y ‘Midnatsol’ de la empresa noruega Hurtigruten. El primero de estos buques tiene una capacidad para 250 a 300 pasajeros y el segundo para unos 450”, detalló.

“Vienen pasajeros de diferentes lugares del mundo que nos visitan, generalmente son de nacionalidad noruega, estadounidense o canadiense, pero ahora hay una nueva tendencia con pasajeros chinos, donde para esta época directamente chartean todo el buque, justamente este viaje del Midnatsol está compuesto completamente por ciudadanos del país asiático y con tripulación noruega.

Asimismo, Vargas Daverio precisó que “en este momento hay 25 buques de diferentes empresas armadoras que hacen turismo antártico y en mi caso es un trabajo muy dinámico e interesante donde se puede aprender mucho de las culturas de otros pueblos”.

En tanto la noruega Katrine Jonassen, integrante de la tripulación del crucero Midnatsol, compartió que “es la segunda vez que hago este viaje a la Antártida, pero llevo diez años en la empresa, siempre los barcos. Este es el barco que más me gusta, porque fue el primero en el que serví; la mayor parte de mi trabajo lo hice en Noruega”.

Aseguró que “el turismo antártico es muy demandado en Europa, tuve la suerte de hacer mi viaje a la Antártida con este buque y la verdad me gustó mucho porque se parece a Noruega”, dijo la tripulante nórdica.