Breves
De acuerdo a la publicación, los restos de Menéndez, quien falleció en 2015 a los 85 años, fueron llevados de contrabando a las islas poco tiempo después de su muerte en un tupperware.
De acuerdo a la publicación, los restos de Menéndez, quien falleció en 2015 a los 85 años, fueron llevados de contrabando a las islas poco tiempo después de su muerte en un tupperware.

Kelpers furiosos por cenizas de general argentino en Malvinas

Los restos del general Mario Benjamín Menéndez fueron esparcidos en Monte Longdon, en la Casa de Gobierno de Malvinas y en el cementerio donde descansan los restos de los soldados argentinos que cayeron en combate. Las cenizas de su hijo también fueron esparcidas en las islas.

Buenos Aires.- La prensa británica se hizo eco en las últimas horas de una historia que, de ser confirmada, será impactante. En una nota publicada este sábado, el diario Daily Mail asegura que las cenizas del general Mario Benjamín Menéndez, quien fuera gobernador argentino de las Islas Malvinas durante el conflicto bélico de 1982, fueron esparcidas en el archipiélago, lo que generó la furia de los kelpers.

De acuerdo a la publicación, los restos de Menéndez, quien falleció en 2015 a los 85 años, fueron llevados de contrabando a las islas poco tiempo después de su muerte en un tupperware.

La nota del Daily Mail asegura que las cenizas de Menéndez fueron llevadas a las islas por una mujer (de la cual evitan dar la identidad por miedo a “represalias”), pocos meses después de su fallecimiento, el 18 de septiembre de 2015.

Según la información, la misma suerte corrieron las cenizas de Benjamín, hijo de Mario Menéndez, quien peleó en Malvinas y falleció en 2017 a los 59 años, como consecuencia de un infarto. En este caso, habrían sido llevadas hasta el archipiélago por un hombre.

María José Menéndez, hija del represor, confirmó la información al Daily Mail: “Mi padre siempre habló de los 649 argentinos que perdieron la vida en las islas. Por eso decidí que era correcto esparcir algunas de sus cenizas allí, de vuelta con sus tropas. Le pedí a un par de amigos que llevaran sus cenizas a las islas, un hombre y una mujer”, afirmó.

El diario británico asegura además que habló con algunos ex combatientes argentinos que repudiaban el hecho y temían por represalias de las autoridades respecto a lo que pudiera ocurrir en el futuro. Es que Menéndez fue uno de los militares más odiados por los kelpers.

Otro de los testimonios que publica la nota es el de Patrick Watts, que mantuvo en funcionamiento la estación de radio local durante el conflicto: “Sienten que han logrado algo al dispersar las cenizas de un soldado de fuerzas derrotadas. Si hubieran pedido permiso para esparcir las cenizas en el cementerio argentino, no creo que hubiera habido ningún problema. Tratamos a los cuerpos argentinos con respeto. No es bueno que sientan que tienen que hacer esto en lugar de pedir permiso”, aseveró.

En 2012, Mario Menéndez fue detenido por orden del juez federal N° 1 de Tucumán, Raúl Bejas, acusado de crímenes de lesa humanidad cometidos en el denominado “Operativo Independencia”, llevado a cabo en Tucumán en 1975, que dejó como saldo 269 personas desaparecidas.

 

Fuente: Diario Clarín