Breves
El presidente de la caja de previsión de la provincia, Rubén Bahntje, realizó declaraciones tras conocerse el aumento otorgado por decreto de la gobernadora Bertone a las jubilaciones mínimas.
El presidente de la caja de previsión de la provincia, Rubén Bahntje, realizó declaraciones tras conocerse el aumento otorgado por decreto de la gobernadora Bertone a las jubilaciones mínimas.

Jubilaciones en Tierra del Fuego rondan los 52.000 pesos

El presidente de la caja de previsión consideró demostrado que la realidad del organismo está lejos de la armonización que plantearon algunos sectores, luego de las reformas jubilatorias. Afirmó que el haber mínimo, con el ajuste conocido ayer, es “más del doble” del nacional, y la media supera ampliamente los 14.000 pesos de las jubilaciones nacionales de Tierra del Fuego, con un monto que ronda los 52.000 pesos. Elogió las decisiones políticas que se tomaron para ordenar las cuentas y el pago de la deuda histórica que viene realizando la gobernadora, como también de la generada posteriormente. El aumento se pagará con los haberes de febrero y se trabaja para incluir el retroactivo de enero.

Río Grande.- El presidente de la caja de previsión de la provincia, Rubén Bahntje, realizó declaraciones ayer a FM Del Pueblo y Radio Provincia, tras conocerse el aumento otorgado por decreto de la gobernadora Bertone a las jubilaciones mínimas.

Explicó en principio que “nuestra ley previsional establece que el haber jubilatorio no podrá ser inferior a la menor remuneración de la administración pública. El año pasado se dio un paliativo transitorio con una suma no remunerativa, para garantizar un salario de bolsillo en el sector activo de 25.000 pesos. A partir del 1° de enero de 2019 esto se transforma y el salario del trabajador en actividad no puede ser inferior a 30.800 pesos, que da un salario de bolsillo de poco más de 25.000. Al ser remunerativo, automáticamente se lo traslada a las jubilaciones, por lo cual las vamos a estar actualizando a partir del mes de febrero, y abonaremos el retroactivo de enero, para que ninguna de las jubilaciones sea menor a 25.308 pesos”, señaló.

Destacó que “la visión de la gobernadora Bertone fue establecer un salario mínimo de referencia, que tiene como consecuencia inmediata la aplicación en las jubilaciones. Esto tiende a ordenar, porque ya sabemos por un decreto cuál es el valor de referencia que hay que considerar. Este decreto entró en vigencia ahora, pero la gobernadora hace retroactivo el aumento al mes de enero. Veremos si llegamos con los tiempos a abonar el retroactivo de enero, de lo contrario se pagará unos días después”.

 

Lejos de la armonización

 

El funcionario comparó los beneficios de la caja provincial con la nacional, desechando de plano que el gobierno se haya aproximado a una armonización. “Actualmente la jubilación mínima nacional es de 9.309 pesos, en tanto en la región Patagonia asciende a poco más de 13.000 pesos, por la zona. A fin de 2019 se está planteando que la mínima nacional estaría llegando a los 13.000 pesos, con lo cual en la provincia se está duplicando. La mínima nacional es la que cobran también nuestros jubilados y pensionados que han vivido en Tierra del Fuego y han trabajado en el sector privado. En la misma región hay haberes muy distintos”, sostuvo.

“La media del haber jubilatorio nacional no supera los 14.000 pesos y en Tierra del Fuego estamos superando los 52.000 pesos. Además la jubilación nacional tiene un tope máximo sin importar lo que aporte el trabajador en actividad, que en Tierra del Fuego, contando la zona, no llega a los 100.000 pesos; mientras que nuestra jubilación máxima actual está en 330.000 pesos”, subrayó.

Atribuyó esta posibilidad de mantener una amplia diferencia a favor de los jubilados fueguinos al ordenamiento que comenzó en 2016, con “las correcciones al sistema previsional. Algunos planteaban que se iba a armonizar la caja con el sistema nacional, pero muy lejos se está de eso. Algunos decían que los haberes luego de la reforma previsional eran iguales a los nacionales y lo números demuestran que no es así. La verdad son valores muy bajos las jubilaciones nacionales, pero es la realidad con la que conviven los que trabajaron con el sector privado y viven en las mismas ciudades que nosotros”, dijo.

“Las reformas que se hicieron son para que, quienes tengan que gobernar los próximos veinte años en la provincia, tengan las herramientas necesarias para sostener el sistema. Fue muy importante el trabajo interno con la separación de los organismos, que permitió especializar a la gente en el tema de previsión, y hoy el organismo cuenta con verdaderos militantes de la seguridad social”, aseveró.

“Lo primero que se logró fue recuperar la previsibilidad que se había perdido. Hoy hay certeza de estos valores por este ordenamiento que se inició hace tres años, sobre terreno firme, en un escenario nacional muy complejo. Este es un monto que se puede sostener”, garantizó.

Instó a “ser muy serios y evitar un error de cálculo, porque las jubilaciones se pagan de por vida. No podemos poner en riesgo el sistema previsional después de lo que hemos logrado”.

Respecto de la obra social, afirmó que las prestaciones son muy superiores a las de muchas obras sociales y a la vez es una verdadera obra social solidaria, porque es la misma para quien gana la jubilación mínima que la máxima. Seguramente queda mucho por recorrer en la obra social y la caja, pero las prestaciones están y muy por encima de la media”, reiteró.

 

Nuevos jubilados

 

Consultado sobre la proyección de nuevas jubilaciones, dijo que es “de 300 anuales”, y se van reemplazando las vacantes, por lo cual “en los últimos tres años hubo más de mil altas. Eso también es importante porque todos los meses se incorpora alguien más y saben que les llega el recurso. En 2010 había tres mil jubilaciones y hoy hay cerca de seis mil ochocientas. Los números son altísimos y en los últimos tres años incorporamos casi mil. Esto lo hacía inviable, los cambios de edad jubilatoria fueron progresivos y el déficit lentamente sigue creciendo pero se está cubriendo porque la gobernadora decidió hacerse cargo de las deudas de otra gestión”, indicó.

Precisó que “de la deuda histórica de 208 millones de dólares hay más de 21 millones cancelados. De la deuda por no pagar la totalidad de las contribuciones mes a mes de 2017, se llevan cancelados cerca de 80 millones de pesos más. Por sobre todas las cosas se cumple mes a mes con los pagos que corresponden. No hubo gestiones que tuvieran esa decisión política y el descuento se hace en forma automática de la coparticipación, es decir que esos recursos están garantizados para los próximos años”.

Fuente Diario Provincia 23.