Breves
“En enero voy a la isla ha desarrollar entrevistas con las crónicas de los pobladores que habitaron la zona antes de la década del 80, previa a mi llegada”, compartió Juan Carlos Ariza.
“En enero voy a la isla ha desarrollar entrevistas con las crónicas de los pobladores que habitaron la zona antes de la década del 80, previa a mi llegada”, compartió Juan Carlos Ariza.

Juan Ariza prepara la biografía de Tolhuin

Juan Carlos Ariza, ex concejal de Tolhuin y comunicador social, anticipó un gran proyecto cultural para la localidad mediterránea. Se trata de un libro biográfico con testimonios de los primeros pobladores que piensa levantar en enero del 2020 para lo cual antes de fin de año arribará a la provincia. “Pretencioso vengo, como siempre. Esta vez, a devolver un poco de lo mucho que me diera esta tierra. Acudo con la tarea de proponerles un cuento que narre la historia de lo acontecido mientras desarrollábamos nuestra vida de pioneros”, convocó el artista.

Río Grande.- “En enero voy a la isla ha desarrollar entrevistas con las crónicas de los pobladores que habitaron la zona antes de la década del 80, previa a mi llegada”, compartió Juan Carlos Ariza, ex concejal de Tolhuin y responsable en su tiempo de la Radio FM del Bosque y del canal 12 Mediterráneo.

Ariza recordó que vivió los primeros años de Tolhuin. “Estoy preproduciendo un libro biográfico del pueblo y pronto llegaré y por un tiempo levantaré testimonios y crónicas de los que poblaron la zona antes de su fundación y de nuestra llegada. Quiero comenzar desde allí a narrar el cuento”.

 

La convocatoria

 

“Para quienes no me conocen, soy Juan Carlos Ariza, un viejo poblador de nuestro Tolhuin. Se me conocía en la Isla alguna vez como ‘El Flaco Ariza de Tolhuin’. Anduve mucho por las entrañas de los cañadones, las vegas, ríos y lagos; el bosque reconoce mi mirada y también mis pasos. En ellos abracé sueños y esperanzas de futuros que se hicieron luego realidad, un poco como se lo imaginara y bastante distinto seguramente en muchos otros  casos”, dice Juan Ariza en su convocatoria por las redes sociales.

“Un día, como tantos otros, miré a otros cielos, como decían los Shelk’Nam y partí. Desde allí, anduve de uno en otro y hoy vuelvo para encontrarme con el aire, con la brisa y el viento y también con el sereno donde el viejo guanaco vigilaba la manada del tenaz cazador”, agrega en tono poético.

“Pretencioso vengo, como siempre. Esta vez, a devolver un poco de lo mucho que me diera esta tierra. Acudo con la tarea de proponerles un cuento que narre la historia de lo acontecido mientras desarrollábamos nuestra vida de pioneros. Fuimos jóvenes que disfrutábamos sin siquiera darnos demasiada cuenta de todo lo que faltaba cuando hacíamos de un claro en una colina del monte fueguino, una aldea. Sólo queríamos un sitio donde ‘Vivir de Sueños’ fuera el objetivo más natural. Viendo semillar la lengua, y siendo testigos del ir y venir de truchas en el lago y en los ríos”, describe.

“No es esta una tarea más, la de compartir nuevamente con ustedes, con los que deseen desde el corazón contar la crónica de su vida, del paso de los inviernos y los cortos veranos de los años que teníamos esa oportunidad, esa suerte”.

“Yo prepararé el fuego donde alrededor del cual, la noche de este tiempo invite a recitar o narrar aquellas cosas vividas, con las que desde la perspectiva colectiva intentaremos establecer, atrapar un poco o mucho de la escencia del ser tolhuinense”.

“Dejo esta idea, para muy pronto proponerles materializar el desarrollo de lo que intentará ser la memoria de los momentos vividos que aún hacen eco en nuestros corazones”.

Finalmente dice: “Desde ya agradezco que atiendan la puerta cuando con pinta de forastero, libreta en mano, les pida un mate o un té con dulce de ruibarbo o quizás de calafate para escuchar mientras se enfría o termina el agua, su memoria de otros momentos vividos. Tarea hermosa la mía, la de juntar amores del mantel y hacer de esas miguitas el abono para que nuestros hijos y nietos, nuestros renovales sepan aquello que rumorea el viento. Allí por lo alto, en el crujir de las viejas ramas”, concluye Juan Ariza en su convocatoria a los pioneros tolhuinenses.