Breves
Son cuatro los imputados en el juicio por el homicidio de Gladys Moledo. El proceso no será público, ya que uno de los imputados es un adolescente, a la vez que en el marco de la investigación, también surge un conflicto por la tenencia de una niña.
Son cuatro los imputados en el juicio por el homicidio de Gladys Moledo. El proceso no será público, ya que uno de los imputados es un adolescente, a la vez que en el marco de la investigación, también surge un conflicto por la tenencia de una niña.

Hoy comienza juicio por brutal homicidio de Gladys Moledo

El juicio oral contra los hermanos Juan Manuel y Juan Ramón Gómez, su cuñado Gastón Eduardo Blanco, y el hijo de éste de 17 años que en su condición de menor de edad está procesado pero en libertad, comienza exactamente a un año de ocurrido el sangriento hecho que le costó la vida a Gladys Moledo, una mujer de 59 años. Teniendo en cuenta que en la investigación están involucrados de distintas formas, dos menores, el Tribunal decidió que el proceso no sea publicado.

Río Grande.- El pasado mes de abril, el juez de Instrucción que llevaba adelante la causa con una compleja trama, elevó las actuaciones al Tribunal de Juicio, que debió poner una fecha a este proceso oral, que comenzará finalmente hoy miércoles 9 de septiembre a las 9 horas.

El mismo, se realizará bajo las medidas sanitarias recomendadas por el Comité Operativo de Emergencias y de acuerdo a las disposiciones del Superior Tribunal de Justicia.

Por el homicidio de Gladys Moledo, están detenidos los hermanos Juan Manuel y Juan Ramón Gómez, su cuñado Gastón Eduardo Blanco, y el hijo de éste de 17 años que en su condición de menor de edad está solamente procesado y en libertad.

La causa de una compleja trama, en su momento tuvo como imputadas a la hija de la víctima, Oriana González, y Yésica Gómez, una familiar directa de los detenidos; que fueron sobreseídas definitivamente a pedido de la fiscalía que nunca pudo encontrar elementos que las vincularan al brutal homicidio.

Por su parte, en las mismas actuaciones que se enviaron al Tribunal, el juez Daniel Cesari Hernández consideró “uno de los que más nos ha conmovido en relación a las formas, la mecánica violenta y ribetes muy particulares que demandaron muchísima investigación”.

 

El móvil

 

Respecto del móvil de este brutal homicidio la causa recopiló numerosa información respecto de que la víctima intentaba recuperar la tenencia –vía judicial- de su pequeña nieta, la que su hija –la sobreseída Oriana González- entregó en una tenencia irregular a la pareja del detenido Blanco con la sobreseída Yésica Gómez.

Sobre ese motivo el juez señaló “esos son hechos que se consideran como circunstancias concomitantes, lo importante fue que se determinó que se la mató de una forma cruel, traicionera, alevosía, entre al menos tres personas que se aprovecharon de su estado de indefensión y confianza#, expresó Cesari respecto de la investigación que condujo todo este tiempo.

La investigación fue ardua respecto de la causa y finalmente los días posteriores a ser elevada a juicio, allá por el mes de abril, llegaron los resultados de las numerosas muestras de ADN tomadas en la escena del hecho.

Los rastros hallados complicaron particularmente a dos de los cuatro imputados, e incluso plantean un cambio de roles entre los co autores – los tres mayores detenidos- y el menor que es considerado solamente como partícipe, en un rol secundario, ya que condujo auto en que llegaron a las inmediaciones de la vivienda de Moledo.

Cesari señaló que ante estos resultados del ADN, “las participaciones y acusaciones pueden variar. Por ahora son los tres mayores como co autores y el menor como partícipe, pero  todos con una carátula grave como es el homicidio doblemente agravado que prevé la perpetua, pero que a lo largo del juicio pueden modificarse”.

El ADN complica al menor directamente como un actor presencial en la escena del crimen, cuando actualmente solo está como un partícipe externo al mando del automóvil.

 

Habló la hija de la víctima

 

Oriana Gonzáles es la hija adoptiva de Gladys Moledo, víctima de este violento crimen, ocurrido en calle Monte Independencia N° 113 de la Margen Sur de Río Grande.

La autopsia realizada por la perito forense determinó que la mujer murió como producto de 9 puñaladas que le asestaron en distintas partes del cuerpo.

En una entrevista otorgada a Minuto Fueguino, Oriana relató lo sucedido esa noche tras ser una de las primeras personas detenidas a las pocas horas del crimen.

“Fue bastante difícil y complicado para mí, fue duro. Salí al boliche el día domingo con mis amigas y después me volví a la casa de mi ex novio a las 6 de la mañana” comentó la joven.

“Ella (Gladys) me mandó mensaje como a las 8:30, yo le respondí, esa fue la última conversación que tuve con ella. Después a las 1 me entero que había fallecido, me llega un mensaje de mi hermano diciendo que se había suicidado primero, entonces yo voy a mi casa en bici y ahí me dijeron que había dejado una carta”, añadió.

Cabe recordar que el hecho fue descubierto por su esposo Víctor Gonzáles, quien regresaba de a su domicilio luego de trabajar. Debió forzar la cerradura, encontrándose con la mujer que yacía en el suelo sin vida.

“Me esposaron y me llevan a la comisaría, estuve incomunicada por tres días. Hablé con mi abogado, me contó porque yo estaba ahí, que me habían acusado de homicidio por mi madre. Declaré y estuve detenida por dos semanas, hicieron el funeral y una marcha, ahí me acusaban de un montón de cosas”, aseveró Oriana.

Al momento de brindar su testimonio ante el juez de Instrucción, Cesari Hernández, negó todo tipo de participación y dio cuenta de un conflicto en torno a su pequeña hija que fue dada en adopción a la familia Blanco. Cabe destacar que en la actualidad son cuatro los imputados, Gastón Eduardo Blanco, Juan Ramón Gómez, José Gómez (los tres con prisión preventiva y un menor) que se encuentran procesados como coautores de homicidio doblemente agravado por alevosía y por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas.

“Iba a dar en adopción a mi hija a la familia Blanco, yo no tenía ninguna mala intención, quería solamente un padre y una madre, un ambiente amoroso para ella. No es que yo no lo sea, pero es que estaba sola y quería enfocarme en los estudios. Pensaba que mi nena se merecía algo mejor, como yo que soy adoptada y me tocó una familia linda, me tocó unos padres hermosos, quería lo mismo para mi hija”, dijo la joven. Por consiguiente, agregó: “Encontré a la familia Blanco, los tíos de mi mejor amiga, esa era la conexión que teníamos con ellos. Le comenté esto a mis padres y les presenté a la familia. Ellos habían hablado, todo estaba tranquilo, después empecé a ver cosas que no me gustaron y con mi mamá íbamos a poner un abogado para recuperarla”.

En ese aspecto, expuso, “simplemente la nena tenía el apellido de ellos, yo estaba esperando cumplir la mayoría de edad para hacer todo porque tenía 17 años. Luego de eso pasó una semana más o menos, y pasó todo lo que pasó” manifestó.

“Se me acusó en un principio de todo, la gente tiene derecho a opinar, pero no se esfuerzan en buscar la versión de la otra persona.  Hoy con mi padre no tengo contacto, ni con mis hijos, fui a minoridad, pero nadie me dice nada. Mi familia me cerró las puertas de la casa, tienen derecho también por las cosas de que me acusaron”.

Próximo a cumplirse un año del hecho que conmovió a la ciudad de Río Grande, reveló:” Estoy tratando de salir adelante poco a poco, fue horrible porque recibí muchas amenazas, traté de conseguir trabajo, pero me trataban de asesina. Nadie se encargó de decir que no tenía nada que ver, quedé libre y de ahí me arreglé sola porque mi papá me había hecho restricción de acercamiento”.

“De ahí estuve de casa en casa, pude alquilar un lugar y se me prendió fuego. No me tomaban de ningún trabajo, fue bastante duro. Hasta el día de hoy no tengo contacto con nadie de mi familia, estoy esperando el día que pase el juicio para limpiar mi nombre, el día que mi papá quiera abrirme las puertas de mi casa con mucho gusto tendré contacto nuevamente con él. Espero justicia, que las personas que hicieron ese daño paguen. Ella era una mujer muy amorosa, no tenía problemas con nadie, siempre me apoyaba, una muy buena mujer”, concluyó su relato Oriana González.

Fuente: Diario Provincia 23 y Poder Judicial.