Breves
“Lo que se está construyendo son gimnasios, el natatorio olímpico, mucho asfalto, hormigón, pero algo hay. No va a haber tanto como en la temporada 2015, cuando teníamos las viviendas de Chacra XIII”, sostuvo el presidente de la Cámara Oscar Volpe.
“Lo que se está construyendo son gimnasios, el natatorio olímpico, mucho asfalto, hormigón, pero algo hay. No va a haber tanto como en la temporada 2015, cuando teníamos las viviendas de Chacra XIII”, sostuvo el presidente de la Cámara Oscar Volpe.

“Hemos llegado a un 70% de ocupación”

El presidente de la Cámara Oscar Volpe dio detalles de las obras públicas en marcha, las nuevas modalidades de construcción y los costos. Con un 70% de la mano de obra ocupada en la provincia, prevén una baja en la veda invernal, pero reconocen un repunte en la provincia en los últimos meses.

Río Grande-. El presidente de la Cámara de la Construcción, Oscar Volpe, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, con las 23 empresas radicadas en la provincia asociadas, y dijo que “estamos mucho mejor que otros años. Después de la veda invernal empezó a repuntar mucho la construcción. Hemos llegado a un 70% de ocupación en Ushuaia y Río Grande y ahora seguramente va a bajar un poco con la veda invernal. Siempre tratamos de darle prioridad a las obras exteriores en la temporada, pero eso ocurre cuando hay viviendas, para terminarlas adentro en invierno, pero en esta temporada no ha habido plan de viviendas”, aclaró.

“Lo que se está construyendo son gimnasios, el natatorio olímpico, mucho asfalto, hormigón, pero algo hay. No va a haber tanto como en la temporada 2015, cuando teníamos las viviendas de Chacra XIII”, comparó.

“Ahora cambiaron las formas y todo es por convenio público-privado. El IPV tiene un plan de viviendas de ATE desde hace más de un año, y construye con financiamiento del banco, que administra; el financiamiento del 70% lo pone la Nación. Ahora ya la gente no va a pagar la cuota fija al IPV sino que tiene que ir al banco. Hasta el momento no se construyen más viviendas sociales, y se paró lo que venía generando el IPV en su momento”, dijo.

Respecto del plan del municipio local, expuso que “hay un plan de 800 viviendas que todavía se está armando, y se busca financiamiento. Hubo una presentación a nivel público y las tierras están. Lo concreto que hay hoy son las 120 viviendas de ATE que son en dúplex. Las 800 del municipio van a ser viviendas individuales por lo que están planteando y no conozco otro proyecto de viviendas o edificios. Ahora se compraron las 70 hectáreas -en margen sur- que hay que urbanizar, pero hasta hace un tiempo atrás el IPV no tenía demasiadas tierras y trataba de construir edificios para dar más soluciones habitacionales”.

En cuanto a las torres que se construyen en Río Grande, dijo que “son todos emprendimientos privados, no hay nada público, y hay un nuevo código de planeamiento urbano. En la avenida Belgrano es donde más se puede llegar, hasta 8 pisos, y hay otras zonas donde se permite hasta 4 ó 5 pisos. Con esta posibilidad el privado, a través de fideicomisos con los bancos, está construyendo. Cambió la cultura privada porque hay más flexibilidad para construir”, destacó.

 

Suba de costos

 

Consultado sobre el cambio de la ubicación de las canteras y el impacto en los costos, manifestó que actualmente “un camión normal de 6 metros cúbicos cuesta 4.800 pesos y antes lo teníamos a 1.800 pesos, porque las canteras estaban a la orilla del mar. Hoy están a 40 ó 50 kilómetros entre ida y vuelta, porque hay una cantera por estancia Las Violetas y otra por Cabo Peña”.

“Tuvimos un incremento considerable, que no se reflejó en los precios, porque se pagaba 320 pesos el cubo y cuando cerraron las canteras pasó a costar 820 pesos el cubo. No se puede trasladar ese costo porque las obras las determinan con un decreto nacional. Si hubiera un decreto provincial por ahí sí reconocen el incremento, pero el decreto nacional no lo reconoce porque se basa en un índice que se tira a nivel nacional. En las obras financiadas con fondos nacionales, ese costo no está reflejado”, aseguró.

 

Empresas locales excluidas

 

También se le preguntó sobre la llegada de muchas empresas a la provincia, que se han quedado con las obras más importantes. “Sinceramente lo que nos ha ocurrido en algunas obras de Ushuaia y Río Grande, casualmente en la obra que se firmó esta semana para el microestadio, es que las condiciones del pliego para licitar no están al alcance de las empresas locales”, explicó.

“El microestadio tenía como condición contar con una obra hecha de las mismas características, y no existe en la isla una empresa que haya hecho un microestadio de esta magnitud. Es una obra importantísima y a las empresas de la isla nos hubiese interesado, así hubiésemos tenido que hacer una UTE entre cuatro o cinco empresas, pero no llegamos con las garantías que solicitaba el pliego para licitar esa obra. Cuando se piden antecedentes de obras similares, todas las empresas locales quedamos afuera”, afirmó.

 

Natatorio olímpico

 

Por último se refirió a una obra que lleva adelante su empresa, que es el natatorio de Río Grande. “Vamos muy bien porque pudimos reactivarla hace unos meses. El Ejecutivo firmó una resolución y se hizo cargo de unas redeterminaciones que estaban atrasadas. Estamos laburando a pleno y esta semana tienen que estar llegando los camiones con la estructura del techo de la nave grande. Son más de 2.500 metros cuadrados de techo. Es todo hecho en Argentina y siempre apuntamos las empresas de la cámara a tratar de dejar las utilidades en la isla, invertir en nuestra propia isla, y cuando algo no se fabrica acá, no nos vamos de Argentina”, manifestó.

“La obra está en un 48% y tenemos once meses para terminarla. Es una obra que tiene cinco contratos, el nuestro es la obra civil, después hay otro contrato con la empresa que monta la pileta, hay otro contrato con la empresa que pone equipamiento de calderas, luego hay una empresa que arma todo esto, y además está la empresa que hace el transporte de Italia a Tierra del Fuego, que es por barco, así que va a llegar a Ushuaia. Hasta 2015 que empezamos nosotros era la primera pileta con esa tecnología en Sudamérica. La pileta tiene 50 metros de largo por 25 de ancho y de esos 50 metros de largo, 35 metros tienen dos metros de profundidad y el resto un metro y medio. Son 2.540.000 litros los que entran de agua”, concluyó.