Breves
El problema sanitario que vive la localidad de Tolhuin, recorrida por “ríos de aguas servidas”, podría comenzar a solucionarse luego del invierno, con la conexión de 600 viviendas a la red de cloacas que ya pasa por el frente de las viviendas.
El problema sanitario que vive la localidad de Tolhuin, recorrida por “ríos de aguas servidas”, podría comenzar a solucionarse luego del invierno, con la conexión de 600 viviendas a la red de cloacas que ya pasa por el frente de las viviendas.

“Hay ríos de aguas servidas en Tolhuin y no tenemos herramientas para sancionar”

El titular de la DPOSS de Tolhuin, ingeniero Jorge Melle, aseguró que el 30% de los que tienen la red cloacal en el frente de su casa no se han querido conectar y están vertiendo aguas servidas a la vía pública. Se firmó un convenio con el intendente Daniel Harrington para poder labrar multas, pero el Concejo Deliberante no lo aprobó, por lo que no hay herramientas para establecer sanciones. “Hay una orden del gobernador de resolver el problema”, dijo el funcionario, por lo que antes del invierno comenzarán a realizarse 600 conexiones domiciliarias, que luego podrán pagar en cuotas. Hoy las aguas servidas cruzan la plaza céntrica y derivan en los barrios bajos, donde hay vecinos que respetan las normas.

Río Grande.- El problema sanitario que vive la localidad de Tolhuin, recorrida por “ríos de aguas servidas”, podría comenzar a solucionarse luego del invierno, con la conexión de 600 viviendas a la red de cloacas que ya pasa por el frente de las viviendas. El titular de la DPOSS de la localidad, ingeniero Jorge Melle, explicó por FM Aire Libre que hasta el momento no se logró contar con herramientas para poder sancionar a los propietarios que, teniendo la red en su calle, no se conectan y vierten los líquidos cloacales a la vía pública, por falta de acompañamiento del Concejo Deliberante.

Aseguró que las dos plantas de tratamiento “están trabajando. En esta etapa antes del invierno les hacemos el mantenimiento para mejorar el funcionamiento durante el frío. Se hace un reciclado de bombas para que funcionen correctamente en épocas muy frías. Ahora tenemos un proyecto que pre-aprobó el ENOHSA para ampliar una de las plantas y hay un proyecto de una planta nueva modular a 300 metros del lago. Con esa planta tenemos una proyección de crecimiento hasta el 2035 ó el 2040”, estimó.

“El martes pasado hubo una lluvia muy grande y desbordaron las dos plantas. Hubo que hacer limpieza de cámaras porque se llenaron de arena”, dijo, remarcando la necesidad de ampliar la capacidad.

 

Vecinos negligentes

 

El núcleo del conflicto pasa por la cantidad de vecinos que, teniendo la red en su calle, no se han querido conectar y perjudican a los barrios más bajos. “El barrio Villa del Sur está en la zona baja y recibe todos los efluentes cloacales que todavía no podemos sacar del barrio Karekén, donde están listas las redes para conectar pero muchos vecinos no se conectan y hay líquidos cloacales en la calle”, dijo el ingeniero.

“Ese barrio estaba construido sobre turba, pero la tierra ya no absorbe y se va todo a la calle”, señaló, describiendo verdaderos “ríos de aguas servidas” que recorren la ciudad.

 

Sin multas

 

Consultado sobre la posibilidad de multar a estos vecinos, explicó que “hubo un convenio que firmó el intendente con el presidente de Obras Sanitarias pero la municipalidad necesitaba la aprobación del Concejo Deliberante, que rechazó el convenio. Nos quedamos sin la herramienta para resolver este problema. La intención del gobernador es solucionar el problema, y se licitaron en enero unas 600 conexiones domiciliarias, que están próximas a empezar. El expediente está en el Tribunal de Cuentas y creo que antes del invierno vamos a comenzar. No vamos a hacer las 600 conexiones antes del invierno, pero por lo menos empezaremos con las tareas”, manifestó.

“La localidad de Tolhuin está cubierta con redes en un 80%, y de ese total un 70% está conectado a la red. Eso se distribuye en las dos plantas, en la 1° de Junio y la Tajá. Lo que está en red tiene estaciones elevadoras y va a las dos plantas. Los que no están conectados tienen un pozo, pero los suelos están saturados. Karekén es una zona de turba y algunos han optado por poner tachos, pero esos tachos se llenan, no los limpian con frecuencia y el desborde va a la calle. Tenemos los casos individualizados pero no pudimos tomar ninguna acción con respecto a esto porque no nos han dado la facultad para hacerlo. Cuando se les llena el pozo, prenden la bomba y lo vacían a la vereda, perjudicando a los vecinos que están cerca, porque el agua siempre va a las partes más bajas y hay muchas quejas de los vecinos porque el agua servida les va a ellos”, señaló.

Afirmó que “todos los líquidos que se ven en la calle Perón vienen del Barrio Karekén, cruzan la plaza y corren a los barrios que están más abajo. Aparte últimamente las lluvias son más intensas y se va todo para el barrio Isla del Sur y para la calle Perón”.

“La obra que vamos a empezar ahora la hemos convenido con la Municipalidad, porque los vecinos de Islas del Sur están sufriendo las consecuencias. Tenemos 600 conexiones domiciliarias contratadas y vamos a cubrir todas las zonas donde tenemos redes. Del total de la red falta que se conecte un 30% y con eso vamos a sanear bastante el problema y se van a evitar estos volcamientos. El costo de las conexiones se va a cobrar en cuotas y va a haber planes puntuales para la gente que no pueda pagar. Hay barrios que están colapsados y si los recorren van a ver los líquidos en la vereda”, subrayó.

Respecto del 20% que todavía no tiene cloacas, indicó que “hay lugares donde tenemos redes pero falta la continuidad del colector cloacal. Tenemos proyectados dos colectores importantes en el macizo 154, uno sobre la calle Gendarmería Nacional, que va a recolectar los líquidos del centro hacia el sur; y otro sobre la calle Karen Kau”.

 

Cabañas intimadas

 

Uno de los casos que resaltó el funcionario fue el de las cabañas presuntamente propiedad de Lázaro Báez, porque están volcando aguas servidas a la vía pública.  “Están ubicadas en la curva que baja al lago y es otro caso donde se vierten las aguas servidas. Ya fue intimada la persona que está administrando esas cabañas de distinta manera, pero no tenemos la herramienta legal para exigirlo. Esas cabañas están volcando sobre la calle Gendarmería Nacional”, precisó.

Sobre las excusas del Concejo Deliberante para no aprobar el convenio firmado entre gobierno y municipio, a fin de establecer sanciones, dijo que “nosotros hablamos con la intendencia, se firmó el convenio y el Concejo Deliberante no quiso aprobarlo y no dio una explicación. Lo que escuché como argumento luego del rechazo fue que era una falta de respeto exigir las conexiones a los vecinos en este momento. Lo único que podemos hacer hoy es llevar el reclamo a la municipalidad, ellos mandan a Medio Ambiente y se labra un acta, pero si no hay multas no hay solución. Tenemos fotos y algunos tienen tachos que rebalsan y otros tiran directamente a la calle”, ratificó.

“Hay una obra que se licitó para sanear parte de la ciudad a la que le faltan redes de agua y de cloacas. Una de las obras está en el barrio Los Naranjos y tengo el pliego en mi escritorio para empezar a analizar las ofertas”, apuntó Melle.

“Nosotros tenemos órdenes directas de sanear el problema, por eso la dirección tomó la decisión  de hacer las conexiones. Las vamos a hacer y se las cobraremos después en cuotas, pero lo van a tener que pagar”, concluyó.