Breves
FOXMAN

Foxman

«Hay compañeros en una situación desesperante»

Las trabajadoras y los trabajadores de Foxman llevan seis meses sin cobrar sus salarios, después que la patronal los dejara abandonados a su suerte. La planta se encuentra con la luz cortada y los propios operarios soldaron los portones de acceso, para evitar nuevos robos, después que se llevaran 300 compresores durante un fin de semana.Piden «que aunque sea nos ayuden con mercadería, porque hay familias de compañeros que no tienen ni para comer».

 

«Estamos entrando ya en el sexto mes sin cobrar, los dueños nos abandonaron a nosotros y abandonaron la fábrica. Nadie pregunta por los compresores que robaron – para mí también pudo haber sido un autorrobo- no les importa preguntar por su gente, ni por los materiales que quedaron acá», expresó uno de los trabajadores que siguen concurriendo a la planta a diario, para evitar «que se lleven todo». Recordando el extraño robo que sufrieron, de 300 pesados compresores que solo sirven para armar equipos de aire acondicionado.

Uno de los delegados que integra la Comisión Interna, recuerda que habían firmado «un acuerdo para empezar a trabajar el 16 de éste mes, con una prórroga de nuestra deuda para poder cobrarla después de que se llevaran casi todos los equipos, porque más o menos así fue lo que firmamos. Nosotros nos presentamos ese día a trabajar, ellos se fueron unos días antes y a la planta no vinieron; después pasaron esos actos de vandalismo como el robo y el acuerdo no lo cumplieron», remarcó.

De todas formas los trabajadores de Foxman pusieron la planta a producir en ese momento, apoyándose en el acuerdo que habían firmado. Completaron la producción de un camión, que «hoy por hoy sigue estando en el depósito fiscal, porque no lo pudieron sacar, y nosotros seguimos igual. Supuestamente vino también un inversionista que sería el dueño de los equipos y nos ofreció poner en marcha la planta, lo mandamos a hablar con los dueños pero no hay acuerdo», mencionó.

Los trabajadores dicen que «hay compañeros en una situación desesperante, en una muy mala situación. Nosotros sabemos que la UOM se está reuniendo, día por medio lo vamos a ver a (l secretario de Organización, Marcos) Linares, pero no sabemos que más hacer».

La planta se encuentra con la luz cortada y los propios operarios soldaron los portones de acceso para evitar nuevos robos. En su reclamo señalan que «nadie le pone el cascabel al gato y acá no vienen a poner la cara ante los obreros, se manejan por teléfono con un abandono total», denuncian los delegados.

Los propios delegados, que atraviesan la misma situación de cualquier operario u operaria; manifestaron que para ellos «es desesperante estar con los compañeros, que por intermedio de mensajes cuentan la situación que atraviesan. Algunos tienen los vehículos embargados, otros tuvieron que venderlos; por eso queremos ver si por intermedio de alguien podemos tener alguna solución», señalaron.

Dicen que realizaron gestiones con funcionarios provinciales del área de Industria, «con gente de Buenos Aires, hasta con el síndico. Lo único que nos queda es hablar con la jueza, para ver que és lo que tienen en mente», advirtieron.

Apelan «a la solidaridad de la gente, de los compañeros metalúrgicos» y piden «que aunque sea nos ayuden con mercadería, porque hay familias de compañeros que no tienen ni para comer».

Los trabajadores de Foxman recuerdan que «esto arrancó con una gran mentira, ya insostenible en el tiempo». Piden que «el Gobierno les saque el proyecto y que se los dé a alguien que quiera producir, nosotros solo queremos trabajar», insisten.

Se preguntan «si quieren que nosotros nos cansemos para vender y alzarse con la plata», pero aseguran que seguirán reclamando el mantenimiento de los puestos de trabajo. Dicen que están dispuestos a llegar «hasta la jueza o cortar la ruta si ésa es la solución». Al mismo tiempo señalan que «hay otras empresas que están entrando en la misma situación, quizás no con la gravedad de la nuestra, pero hay que darse cuenta que todo esto empezó con los dos cambios de gobiernos -tanto el provincial, como el nacional-porque desde ese día dejamos de cobrar. Aunque para hacer conjeturas, ya no nos da el tiempo ni la cabeza», manifestaron.

Dicen que «uno de los dueños incluso se fue a Estados Unidos, seguramente a ver la Copa América. Pero va a llegar el momento en que a alguno se le va a salir la chapita y ahí ya no vamos a poder responder, porque la paciencia que tenemos llegará un momento en que no va a dar para más», concluyeron los trabajadores.