Breves
ARA

ARA San Juan

Familiares de submarinistas reclaman respuestas

La esposa de uno de los tripulantes del ARA San Juan relató los días que viven los familiares desde que se perdió todo contacto con el submarino. También aseveró que no tienen respuesta desde el Gobierno, ni desde la Armada. “En las condiciones en las que está la Armada, con la corrupción que hay en la Armada y en el Gobierno; seguramente habrá muchos más desaparecidos, y nosotros estamos luchando para que eso no suceda”, remarcó.  

 

 

“Ellos partieron de acá el 25 de octubre, llegaron a Ushuaia el día 4 de noviembre, y yo estuve en contacto con Hernán desde ese día hasta el 8 cuando volvieron a zarpar nuevamente para acá –para Mar del Plata- adonde tenían fecha prevista para llegar el 27 de noviembre”, relata Marcela Moyano, esposa del Suboficial Primero Submarinista Hernán Rodríguez, uno de los 44 tripulantes del ARA San Juan.

 

En diálogo con Provincia 23, la mujer cuenta que “el día 16 (de noviembre) a las 22:30 horas, me llamaron desde la Base Naval para decirme que habían perdido comunicación con el submarino y a partir de ahí comenzó toda esta pesadilla que vivimos los familiares”.

 

Dice que “hasta el día de hoy, después de más de 90 días, no sabemos qué pasa con el submarino ARA San Juan, no sabemos dónde están nuestros familiares, y solamente tenemos dolor y mucha incertidumbre”.

 

Marcela menciona que la preocupación de Hernán radicaba en que se trataba de “una navegación por durante muchos días y de mucha distancia”. Indicando que la misión no la conocía porque, de acuerdo al protocolo, solo se enteraban de la misma al estar navegando.

 

Su esposo estaba “a cargo de la parte de máquinas” y cuenta que al salir de Mar del Plata se encontraba enfermo, pero decidió embarcarse -a pesar que en el Hospital de Ushuaia le indicaron que tenía una bacteria- “como hombre de mar, y porque ama y tiene pasión por su trabajo”.

 

Recuerda que Hernán había mencionado que “durante la navegación que tuvieron en julio, habían sido observados por dos buques británicos –cuando estuvieron cerca de las Islas Malvinas- mientras estaban investigando sobre la pesca clandestina”.

 

 

“Los familiares sentimos un desamparo total”

 

 

La mujer del submarinista dice que los familiares sienten “un desamparo total por parte del Gobierno. En dos ocasiones tuvimos la oportunidad de hablar con el presidente de la Nación, el señor Mauricio Macri, y ésta última vez cuando tuvimos la oportunidad de hablar con él cara a cara pude decirle de mi pedido y mi dolor. Los familiares hemos manifestado las cosas que estamos viviendo en esta pesadilla y el presidente se comprometió a poner una recompensa, que esperamos esta semana se concrete; porque ya estamos cansados los familiares de cargar con la mochila del dolor, más la mochila de las mentiras y las promesas”, remarcó.

 

“Queremos que esto se termine, que ya los encuentren, lamentablemente con todo esto que sucedió pudimos llegar a la conclusión de que como argentinos no tenemos ningún embarcación en condiciones de buscar a un submarino”, aseveró. Dudando además que “el submarino estuviera en condiciones de salir a navegar”.

 

Reconoció que la ayuda del gobierno ruso los mantiene expectantes, porque se continúa con la búsqueda. Pero insistió en decir que “tiene que pasar una situación como la que estamos viviendo, para que nos demos cuenta que en la Argentina las fuerzas armadas tienen todo en condiciones muy precarias”.

 

Marcela también manifestó que están “muy enojados los familiares con los altos jefes de la Armada, porque por algo han sido apartados de sus cargos. Yo creo que hay ocultamiento de la información y ellos firmaron para que el submarino saliera, por eso creo que no tienen que ser apartados, sino que tienen que seguir hasta que la situación se esclarezca”.

 

Comparó “el sueldo que cobran los altos jefes, con el que cobran nuestros tripulantes” y dijo que la diferencia “es muy dolorosa”. Pero dijo que como familiares “todas estas cosas que nos están pasando nos dan fuerzas para seguir luchando, y para seguir viviendo día a día esta pesadilla que estamos pasando”.

 

“Queremos que los puedan encontrar, que no se pare la búsqueda, es eso en lo que nosotros insistimos”, afirmó. Aunque aclaró que desconfían “de la Armada Argentina, porque no nos muestran nada, no nos presentan imágenes para ver si realmente se hizo el trabajo que tenían que hacer”.

 

“Notamos que se nos están riendo en la cara”, dijo. Confirmando que no se irán de la Base Naval de Mar del Plata y seguirán “en vigilia, hasta que nos digan la verdad. Porque hoy estamos viviendo esto nosotros, pero en las condiciones en las que está la Armada, con la corrupción que hay en la Armada y en el Gobierno; seguramente habrá muchos más desaparecidos, y nosotros estamos luchando para que eso no suceda”, concluyó.

 

Vale mencionar que Hernán Rodriguez lleva 23 años como integrante de la Armada Argentina, de los cuales 13 fueron como submarinista. Su esposa asegura que “ama su actividad” y su pasión “es navegar”, hoy reclama saber qué pasó con él mientras cumplía con la misión que les habían encomendado.