Breves
20180309_085249

Reclamo

Familia de Ushuaia vive en una carpa reclamando que le entreguen su vivienda

Una familia de Ushuaia está viviendo en una carpa, reclamando que le entreguen una casa perteneciente a un plan de viviendas del SEOM y el Municipio. Aseguran que pusieron todo el dinero que pudieron y que no pueden hacer frente a nuevos pagos que les exigieron porque solicitaron créditos para hacer frente a la construcción. Denuncian que están recibiendo amenazas y que les quieren sacar la casa.

 

 

“En octubre nos piden 20 mil pesos de adelanto de obra, pero nosotros ya no podíamos pagar el alquiler”. “En abril nos hace firmar un contrato con una persona que iba a hacer las cámaras sépticas, porque en un principio íbamos a vivir con el zepelín, las  cámaras sépticas y el tanque de agua; hasta tanto se hicieran los servicios de red. Ese contrato se firmó con un plazo de entrega –salvo que hubiera problemas climáticos- se hacía un adelanto de dinero y después se cancelaba contra entrega de obra”, relató Silvia Rajha, esposa de Gustavo Caballero afiliado al SEOM, contando su versión de los sucesos que vienen padeciendo desde que se incorporaron a un plan de viviendas del gremio.

 

En declaraciones a Radio Provincia, dijo que la cancelación fue retenida “a pesar que la obra no estaba concluida por inclemencias del tiempo” y “en octubre la señora (secretaria General del SEOM) Esperón decide que quiere todos los servicios de red, por un conflicto que tuvo ella con el Municipio, y decide que lo teníamos que pagar nosotros, los 54 adjudicatarios”, dice que la obra costaba 3 millones y medio de pesos, por eso se solicitaba un adelanto de 20 mil pesos.

 

La mujer contó que junto con su esposo presentaron un escrito advirtiendo que no podían afrontar ese gasto, porque “ya no teníamos más margen” a raíz de los créditos que habían solicitado “porque la señora Esperón nos decía que ya entrábamos”.

 

Aseguró en la entrevista que “en ese momento se torna una situación muy violenta y yo ya no tenía permitida la presencia en las reuniones del gremio”, según manifestó por decisión de Sandra Esperón.

 

De todas formas su esposo no firmó el descuento del monto solicitado por la dirigente municipal para comenzar con el tendido de la red de servicios, “porque realmente no podíamos y nos quedábamos sin dinero y sin casa”. Rajha dice que en ese momento los presionaron para que accedieran al pedido y el esposo termina firmando el descuento, para comenzar con el tendido de los servicios.

 

El matrimonio dice que “perdieron la cuenta” de cuánto dinero van poniendo para la construcción de la vivienda, y denuncian que fueron eliminados de un listado de preadjudicatarios en el cual se encontraban. Incluso aseguran que desde el gremio “por orden de Sandra” impulsan una recolección de firmas “para que nos quiten la casa”.

 

La mujer denunció que, antes de generarse el conflicto “cuando iban a ser las elecciones legislativas, la Unión de Gremios armó su partido que lideraba (Federico) Rauch, y en la reunión nos dijeron que los que estuviéramos afiliados a algún partido teníamos que firmar la desafiliación y afiliarnos al partido que habían armado”. “Tuvimos muchas extorsiones, porque siempre todo fue bajo amenazas”, aseveró.

 

Silvia Rajha dijo que ya tienen sus pertenencias en la vivienda que les corresponde, porque en una oportunidad el Municipio abrió las casas para que puedan poner sus pertenencias. Dicen que fueron eliminados del grupo de WhatsApp que formaron los vecinos y no les entregan la casa, acusándolos de “querer intrusarla”.

 

Recurrieron a la Municipalidad, pero les dijeron que sin el consentimiento del gremio no les pueden abrir la casa para ocuparla, por ese motivo resolvieron instalar la carpa en el predio de enfrente; asegurando que “Esperón, supongo que lo dijo en broma, le dijo a mi marido que si poníamos una carpa lo cagaba a tiros”.

 

La mujer confirmó que presentaron las correspondientes denuncias, por todo lo que relató, y ahora recurriría a la vía judicial para reclamar la vivienda.