Breves
ikaukayen

Cooperativa Ikaukayen

Estudian posible contaminación del suelo para comenzar a construir viviendas

Los docentes que integran la Cooperativa Ikaukayen de Ushuaia, están pendientes del estudio que se realizará en el terreno que tienen para la construcción de sus viviendas, esperando que se descarte una posible contaminación. Preocupa la aparición de un líquido color naranja, que podría estar relacionado con un antiguo basural que había en la zona. De todas formas son optimistas y aseguran que la idea es avanzar con la autoconstrucción de viviendas o recurrir a una cooperativa de trabajo para hacerlas.

 

 

“Nosotros somos la Cooperativa Ikaukayen, una Cooperativa conformada por docentes de la ciudad de Ushuaia que nació en el año 2015. Inicialmente éramos muchísimos docentes, después algunos consiguieron su casa, en 2017 conseguimos nuestra matrícula nacional y nuestro objetivo último es tener un techo para 32 familias, ya que somos una Cooperativa de Vivienda y Consumo”, explicó el presidente de la Cooperativa, Marcelo Verón.

Contó que tienen el apoyo de “una Cooperativa hermana, que viene conformada desde hace ya un tiempo, que es la Cooperativa Nuestro Techo. Nuestra idea es de avanzar con la autoconstrucción, o que por lo menos sea una Cooperativa de Trabajo la que nos construya las viviendas, porque así podremos abaratar costos ya que nos saldría mucho más barato que con una empresa”.

“Habíamos hecho un convenio de autogestión con Nación en su momento, pero después quedó en la nada. Pero la idea es conseguir fondos para la autoconstrucción o hacerlo mediante una Cooperativa de Trabajo”.

“Tenemos terrenos desde el año 2015, cuando logramos que el Decreto de preadjudicación pasara a nuestro nombre porque en principio estaba a nombre de otra entidad. Este año, a pesar de la pandemia, nos seguimos moviendo y seguimos trabajando, logrando que ese terreno –que es de 4800 metros cuadrados, en la zona de las Barrancas del Río Pipo acá en Ushuaia- pase a nuestro nombre”, remarcó.

En ese mismo aspecto destacó que ya tienen “el terreno, tenemos factibilidad de servicios, ahora lo que estamos buscando son fondos, como para comenzar a construir”, indicó. El presidente de la Cooperativa Ikaukayen mencionó que “los fondos para todo lo que hicimos hasta ahora, como el cercado, proyecto, pagar al contador y demás gastos que insumió la Cooperativa, los generamos nosotros mediante eventos que realizamos”.

Pero advirtió que “ahora, para construir, estamos buscando una financiación que después reintegraríamos, pero la construcción lo más probable es que sea mediante una Cooperativa de Trabajo”, destacó.

 

 

 

Preocupación por posible contaminación

 

 

Dijo que en el año 2017 habían conseguido “un convenio de autogestión, a través del IPV, pero ese programa de autogestión ya no está más y en 2019 firmamos otro convenio dentro del convenio marco anterior, y conseguimos financiación para el movimiento de suelo. Eso después se paró todo, hasta que conseguimos poner el terreno a nuestro nombre, pero ahora estamos haciendo un trabajo fuerte porque en el terreno fluye un líquido naranja y estamos a punto de hacer un estudio para determinar si hay contaminación”, indicó.

Recién cuando eso se determine, podrían comenzar “con los trabajos finales en el suelo, instalación de servicios, la construcción y demás. Pero estamos en ese proceso, de ver si hay contaminantes en nuestro terreno, de hecho algo hay pero queremos conocer cuáles son los valores”, explicó.

El docente señaló que “en estos días se van a extraer las muestras y después se evaluaría la situación y la posibilidad de financiar la obra”. Al consultarle sobre la posible raíz de esa situación y el origen de los líquidos que fluyen en el terreno, comentó que “arriba de nuestro terreno, que está camino al Parque Nacional Tierra del Fuego, bajando un poco hacia la izquierda había un basural. Ahí se enterraban cosas y creemos que ese líquido naranja puede ser quizás de baterías o maquinas viejas, porque es como color ferroso y de ahí podría venir la contaminación. Pero la situación depende de los valores que arroje el estudio”, aclaró.

Para concluir manifestó la confianza que tienen respecto de la posibilidad de “que no sea nada y que el estudio salga dentro de los parámetros normales, pero eso lo sabremos después de que tengamos el resultado del estudio que están haciendo en conjunto la Municipalidad y la Provincia. Cuando esté sabremos si podemos habitar el terreno o no, depende de eso las acciones que luego llevaremos a cabo”, finalizó Marcelo Verón.