Breves
El ministro de Gobierno José Luis Álvarez se hizo presente ayer en los estudios de Radio Universidad 93.5, para negar los hechos que le imputaron el fiscal general Lucas Quidel y la concejal Miriam “Laly” Mora, decididos a denunciarlo penalmente por “repartir sobres” en un aula de la escuela Antártida Argentina el día del comicio.
El ministro de Gobierno José Luis Álvarez se hizo presente ayer en los estudios de Radio Universidad 93.5, para negar los hechos que le imputaron el fiscal general Lucas Quidel y la concejal Miriam “Laly” Mora, decididos a denunciarlo penalmente por “repartir sobres” en un aula de la escuela Antártida Argentina el día del comicio.

“Estoy dispuesto a que se hagan las investigaciones pertinentes”

El ministro de Gobierno José Luis Álvarez negó las acusaciones en su contra, vinculadas con un supuesto reparto de sobres con dinero en la escuela Antártida Argentina. Explicó su presencia en la escuela, a pedido de una fiscal general de Tierra de Unión, por presuntas irregularidades en una de las mesas, y se puso a disposición de la justicia.

El ministro de Gobierno José Luis Álvarez se hizo presente ayer en los estudios de Radio Universidad 93.5, para negar los hechos que le imputaron el fiscal general Lucas Quidel y la concejal Miriam “Laly” Mora, decididos a denunciarlo penalmente por “repartir sobres” en un aula de la escuela Antártida Argentina el día del comicio.

“Estoy un poco molesto y triste por esta situación, porque se están dando a conocer mentiras con respecto a la compra de votos, y genera tristeza para la democracia que se utilicen los medios públicos para difamar y manchar un proceso eleccionario transparente, a pesar de que fue adverso para el gobierno”, dijo.

Aclaró los hechos, dando su versión de su presencia en la escuela Antártida Argentina de Río Grande este domingo: “Yo estaba en el comando de cómputos del frente Tierra de Unión y me llama la fiscal general de Tierra de Unión de la escuela Antártida Argentina, diciéndome que en la mesa 430 una presidenta de mesa ingresaba al cuarto oscuro con los votantes cuando venían con menores, y esto generaba la violación de un principio básico, como es el voto secreto. Me dice que no había ningún delegado de la justicia electoral en ese momento porque se había ido a votar. Por pedido del apoderado del frente Tierra de Unión, me acerco a labrar un acta u orientar a la fiscal general a labrarla, dejando constancia de esa situación, para ser presentada ante la junta electoral, por posibles impugnaciones que se podrían realizar”, agregó.

“Yo fui hasta la mesa 430 y frente estaba el aula donde estaban todos los fiscales generales de todos los partidos, e ingresé a esa aula. Hablé con Romina Pot, la fiscal general del frente Tierra de Unión, y le pregunté sobre estas irregularidades. Me dice que la presidenta se negaba a dejar entrar a las personas con chicos y tampoco permitía ingresar para corroborar si las boletas eran de la fecha actual o no. Había un obrar muy irregular de la presidenta de mesa. Le pedí un cuaderno y una birome, me senté en el aula frente a todos los fiscales a escribir la denuncia para ser presentada ante la junta electoral. En un momento se acerca el fiscal general del espacio de Martín Pérez, me pregunta si era autoridad partidaria o apoderado, le dije que no, y me pide que me retire porque no podía estar en el aula con los fiscales generales. Terminé de escribir el acta, en ese momento llegó el delegado de la justicia electoral, le pido a la fiscal de Tierra de Unión que firme el acta y se la entrega al delegado, que estaba al lado mío en el pasillo. Yo le explico al delegado que tiene que corroborar que nadie ingrese al cuarto oscuro con electores, aunque vayan con menores, porque no podía entrar el presidente de mesa”, dijo.

Respecto del reparto de sobres, aseguró que “nunca tuve sobres y nunca entró ninguna persona que no fuera un fiscal general a esa aula. Yo lo vi al señor Quidel -el fiscal que denunció la situación- cuando iba saliendo y me despedí con total normalidad. Nadie me echó ni me llevó del brazo, porque no estaba cometiendo ninguna irregularidad. Yo escribí la nota y la firmó la fiscal federal, y el señor Quidel junto a otros fiscales estaban al lado mío cuando terminé de hablar con el delegado de la justicia electoral y me retiré”, reiteró.

“Hicimos una reserva de impugnar los resultados de la mesa 430 porque se estaba violando el código electoral. Eso fue todo, y nadie me echó de ninguna escuela. No me acompañó ninguna persona del ejército y esto lo único que hace es empañar un proceso eleccionario que fue con total normalidad”, cuestionó.

El ministro se puso a disposición de la justicia: “Estoy dispuesto a que se hagan las investigaciones pertinentes y se aclare la situación. Los hechos que también afirma una concejal de Río Grande -Miriam “Laly” Mora- son totalmente falsos. Ella dice que yo ingresé a un aula, que rompí la faja y que a esa aula ingresaba gente a la que se le entregaban sobres con dinero. Si hubiera sido así, me tendría que haber detenido la propia justicia electoral y es totalmente inverosímil”, concluyó el funcionario.