Breves
“Es un ataque más al sector cooperativo y lo único que trae es malaria para los trabajadores y a la sociedad de Río Grande”, aseguran gremios.
“Es un ataque más al sector cooperativo y lo único que trae es malaria para los trabajadores y a la sociedad de Río Grande”, aseguran gremios.

“Es un ataque más al sector cooperativo y lo único que trae es malaria para los trabajadores y a la sociedad de Río Grande”

Los dirigentes de los sindicatos del personal jerárquico de Agua y Energía y del Sindicato Austral de Luz y Fuerza marcaron una férrea oposición al proyecto de creación de Terra Ignis, por la competencia o desplazamiento que podría generar al trabajo que viene realizando la Cooperativa Eléctrica de Río Grande. Destacaron que por primera vez, de los intentos anteriores, se pretende avanzar en la generación, distribución y comercialización, tarea que tiene concesionada la Cooperativa en forma indefinida en la zona norte. Darán la discusión en la Legislatura, invitados a participar de la reunión del miércoles.

Río Grande.- El Dr. Raúl Liscio, secretario general de la Asociación del personal jerárquico de Agua y Energía, seccional Tierra del Fuego; y Alejandro Pirillo, secretario de administración y finanzas del Sindicato Austral de Luz y Fuerza de Tierra del Fuego, expusieron por Radio Universidad 93.5 su férrea oposición a la creación de la empresa Terra Ignis, por contemplar la generación, distribución y comercialización de energía eléctrica, que implicaría una competencia o un desplazamiento para la labor que viene realizando la Cooperativa Eléctrica de Río Grande, con una concesión por tiempo indefinido.

Alejandro Pirillo comentó que recibió “una invitación formal de la Legislatura para participar en la reunión del miércoles a las 11:30, a fin de comenzar a discutir la conformación de la empresa Terra Ignis, que sería en un 51% del Estado provincial. La posición del sindicato es de una preocupación enorme por la conformación de una empresa de energía, porque atentaría contra los puestos de trabajo de la Cooperativa Eléctrica y la Dirección Provincial de Energía. Probablemente estamos ante la entrada de una empresa que competiría o diluiría a las actuales, y esto implicaría que tengan que despedir personal”, afirmó.

“En caso de que esa nueva empresa absorbiese al personal que trabaja en la Cooperativa Eléctrica o en la DPE, no sabemos qué condiciones de trabajo ofrecerían y bajo qué convenio colectivo”, alertó.

Por su parte el Dr. Liscio consideró que fueron invitados al debate “por la presión que hemos hecho. Nos vimos sorprendidos por la urgencia y la intención de colar el proyecto en el tratamiento de la ley de emergencia. Lo presentan como un proyecto de hidrocarburos, pero hay una intención oculta, que es la generación, distribución y comercialización de energía eléctrica. Esto lo lleva adelante desde hace muchos años la Cooperativa Eléctrica, a través de una concesión que está vigente y por tiempo ilimitado”, subrayó.

“Esta empresa vendría a competir en total desigualdad porque el Estado maneja la tarifa. Hemos escuchado hasta el cansancio al Secretario de Energía hablar sobre las arbitrariedades de la Cooperativa en el manejo del costo del kilowatt, que es una absoluta mentira. Los trabajadores no han podido salir a trabajar en forma normal y hubo dos períodos en que no se pudo tomar el estado normal del medidor. Este es el primer período en que sí se toma el real consumo. Cuando no se pudo ir a tomar el estado del medidor, se tomó el último consumo registrado. Hay un ajuste en este período y en algunos casos puede llamar la atención, pero esto se usa para maquillar el prestigio de la Cooperativa”, criticó.

“A diferencia de la DPE, la Cooperativa tiene un contacto directo con el vecino y no hay ningún problema si se quieren acerar a la administración, donde todos tendrán una solución”, garantizó.

Insistió en que “se podría dar la circunstancia de que tuviéramos que competir y podrían fijar la tarifa, pero por algún mecanismo el Estado puede sostener la empresa donde tiene intereses. No es la primera aventura de este tipo y es un ataque más al sector cooperativo, que se ha visto replicado en otros lugares del país. Lo único que trae es malaria para los trabajadores y los dirigentes, malaria para los pueblos donde estaban insertas esas cooperativas llevando adelante un servicio que a nadie le interesaba”, fustigó.

Además expresó el malestar porque no fueron invitados antes de presentar el proyecto por el Ejecutivo. “Este es un copy-paste de la empresa Gas y Petróleo de Neuquén. En esa provincia la circunstancia es totalmente diferente, porque están en el mercado eléctrico mayorista. El interconectado es un sistema infinito porque engancha a cualquier industria que se quiera radicar en el parque industrial que se le ocurra del país, porque va a tener energía. Está muy bien darle valor agregado al gas, con tecnología y conocimiento, pero no es el caso de Río Grande, donde hay una afectación directa. En Neuquén da lugar a asociaciones para realizar la exploración, que es lo más caro de los hidrocarburos y se generan negocios muy interesantes. Pero en Neuquén se dio una paradoja que causó un escándalo nacional que fue la firma de YPF con Chevrón”, recordó.

Para Liscio “no hay una coincidencia entre lo que se dice y lo que se escribe. Lo que demuestra la falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace es que la invitación no fue antes. La tuvimos que abrir con la presión de los medios que nos han acompañado y algunos sectores de la sociedad, porque si no, esto se aprobaba sin debate”, sentenció.

Agregó que la ley “nada dice del compre fueguino, ni del trabajador radicado en la isla, que siempre se declama. Además proponen una SAU que es abierta y eso puede dar lugar a perspicacias, y por eso hay un pedido expreso de controles por parte de los organismos de control justamente”.

“No queremos que otros se apropien de la gestión de los técnicos y dirigentes de la Cooperativa Eléctrica y dentro de muy poco tiempo va a haber una bomba en este sentido –adelantó, sin querer dar más detalles-. El compañero Pirillo es un técnico certificado por el fabricante de la turbina, las obras que toma la Cooperativa no son llave en mano, sino que se hace cargo de la obra, y pone todo su recurso humano al servicio. Ese conocimiento queda. La Cooperativa Eléctrica nunca ha escatimado en recursos y en tiempo para capacitar a sus técnicos. Yo soy del staff técnico del área de generación, y hemos estado más de 30 días en Estados Unidos capacitándonos para diagnosticar cualquier falla”, mencionó sobre la calidad profesional de la empresa riograndense.

Pirillo apuntó que el objetivo de este debate es “sacar lo mejor para nuestros representados en primer término, y por supuesto lo mejor para la sociedad. Hoy el servicio eléctrico es excelente. Si hay apagones, en una hora se resuelven. Nadie puede garantizar que no haya cortes o un equipo se desconecte y debemos preservar el servicio eléctrico que tiene la sociedad”, dijo.

 

“Una utopía”

 

Entre ambos gremios nuclean a 200 afiliados en toda la provincia y, según los dirigentes, “no nos oponemos a la creación de una empresa, porque lo vemos como progreso, pero eso traducido en la realidad, requiere de 1.200 millones de dólares que el Estado no tiene. Si se concreta, trataremos de que los trabajadores mantengan sus condiciones. Hoy creo que es un proyecto utópico, por cómo está la economía mundial y hemos tenido conversaciones con altos dirigentes de instituciones nacionales que tienen que ver con la actividad eléctrica y varios se manifestaron de la misma manera”, dijo Pirillo.

“De los proyectos anteriores esta es la primera vez que se incluye distribución y comercialización de energía, porque antes eran empresas de petróleo y gas”, concluyó.