Breves
La concejal Mora fue contundente al señalar que “esta decisión del gobierno de Nación de quitarle la zona desfavorable a las asignaciones familiares de los trabajadores no es más que una muestra de la política centralizada que lleva adelante el gobierno de Macri”.
La concejal Mora fue contundente al señalar que “esta decisión del gobierno de Nación de quitarle la zona desfavorable a las asignaciones familiares de los trabajadores no es más que una muestra de la política centralizada que lleva adelante el gobierno de Macri”.

“Es quitarle a los que menos tienen”

La concejal por el Frente para la Victoria Miriam Mora desaprobó el Decreto 702/18 de la Presidencia de la Nación ante la quita del ítem “zona desfavorable” en las asignaciones familiares de los trabajadores de nuestra provincia, y que repercute directamente en el poder adquisitivo de miles de familias fueguinas.

Río Grande.- La concejal Mora fue contundente al señalar que “esta decisión del gobierno de Nación de quitarle la zona desfavorable a las asignaciones familiares de los trabajadores no es más que una muestra de la política centralizada que lleva adelante el gobierno de Macri”.

Para el ejecutivo nacional resulta exactamente igual “desempeñarse laboralmente en Buenos Aires como en cualquier otra ciudad del país, incluso en Río Grande, Tolhuin o Ushuaia, desconociendo las diferencias en el costo de vida para quienes vivimos a 3000km de la capital federal, y también el rigor climático de las provincias patagónicas”, sostuvo la edil.

Asimismo manifestó como si pudiera ser “igual formar y mantener una familia tanto en la ciudad de Buenos Aires como en una ciudad del sur de nuestro país, donde en épocas invernales resulta casi imposible pasar una noche sin calefacción, por dar un ejemplo, de lo distintas que resultan la vida en una y otra ciudad”, reprochó la edil.

Asimismo remarcó que “pareciera que deliberadamente pretendieran desconocer estas realidades, aunque también podría ser peor, no sería desconocimiento de las distintas realidades del país que les toca gobernar, sino simplemente la obediencia irrestricta a los mandatos del Fondo Monetario Internacional, ya que siempre el ajuste viene por el lado de los más necesitados”.

Finalmente evaluó que no se puede ser “considerado con los que más tienen y quitarle a los que menos tienen, que son siempre los que pagan los platos rotos y son lo que siempre deben hacerse cargo de los errores de las políticas públicas mal aplicadas”, concluyó.