Breves
Pese a una fría tarde de lunes, con persistente llovizna, un grupo no mayor a 15 personas se concentró en la Plaza de las Américas reclamando contra las medidas de endurecimiento de la cuarentena por el COVID-19 y por la reforma judicial.
Pese a una fría tarde de lunes, con persistente llovizna, un grupo no mayor a 15 personas se concentró en la Plaza de las Américas reclamando contra las medidas de endurecimiento de la cuarentena por el COVID-19 y por la reforma judicial.

En Río Grande también marcharon por el 17A

Un reducido grupo de vecinos se plegó a la marcha a nivel nacional denominada 17A en contra de las medidas tomadas por el Presidente de la Nación -Alberto Fernández- endureciendo la cuarentena hasta el 30 de agosto. La concentración de hizo a las 16 horas en la Plaza de las Américas este lunes. La principal consigna fue la reforma judicial en la Argentina.

Río Grande.- Pese a una fría tarde de lunes, con persistente llovizna, un grupo no mayor a 15 personas se concentró en la Plaza de las Américas reclamando contra las medidas de endurecimiento de la cuarentena por el COVID-19 y por la reforma judicial.

Ataviados con banderas argentinas y con tapas de cacerolas que hacían tañir constantemente, los movilizados se manifestaron contra la reforma judicial en la Argentina y también algunos de ellos contra la ampliación del Superior Tribunal de Justicia de Tierra del Fuego.

Una de las vecinas entendió que “modificar la justicia en plena pandemia me parece un desatino, queremos simplemente una justicia que funcione”.

Agregó que “estamos sufriendo el cierre de comercios, la paralización de la actividad económica culpa de unos imberbes que contagiaron a la ciudad”.

También reclamó por el comercio. “Se estaba llevando un protocolo que funcionaba y hoy vemos colas en los comercios”.

La mayoría coincidió en una reforma judicial “pero no en la pandemia y sin el Congreso argentino; lo que se busca es la impunidad para Cristina Fernández y es para proteger a la corrupción política”, entendieron.

Entre los manifestantes hubo dos personas que lograron superar el COVID-19.