Breves
Con una expectativa de demanda récord por el fin de semana extra largo, Aerolíneas Argentinas decidió suspender la venta de pasajes por cuatro días y, para el caso de Río Grande, el plazo se extenderá hasta el lunes posterior a Semana Santa.
Con una expectativa de demanda récord por el fin de semana extra largo, Aerolíneas Argentinas decidió suspender la venta de pasajes por cuatro días y, para el caso de Río Grande, el plazo se extenderá hasta el lunes posterior a Semana Santa.

En Río Grande no se podrá comprar pasajes hasta después de Semana Santa

El consultor de líneas aéreas José Heredia expuso la sorpresa por la medida de Aerolíneas Argentinas, que determinó suspender la venta de pasajes por cuatro días, pero para Río Grande el plazo se extendió al lunes posterior a Semana Santa. Parte de las razones radican en 15 aviones de la flota dañados por el granizo que cayó en Buenos Aires, pero también hay un estado de alerta y movilización del gremio aeronáutico. Todavía no está confirmado el cambio al horario nocturno.

Río Grande.- Con una expectativa de demanda récord por el fin de semana extra largo, Aerolíneas Argentinas decidió suspender la venta de pasajes por cuatro días y, para el caso de Río Grande, el plazo se extenderá hasta el lunes posterior a Semana Santa.

El consultor de líneas aéreas José Heredia expuso por FM Del Pueblo que “es un tema que nos ha sorprendido, fundamentalmente a los usuarios que recurren a las páginas web a adquirir pasajes, porque se han encontrado con esta situación que es extensiva a todos los sistemas de distribución que tiene Aerolíneas Argentinas, que suelen usar las agencias de viajes”.

“Esto fue dispuesto por Aerolíneas para reestructurar la programación ante lo que consideran que va a ser una Semana Santa récord en materia de demanda de pasajes. Cada cierre de temporada uno advierte el crecimiento de la demanda y esta Semana Santa ya se proyectaba con un altísimo índice de demanda de pasajes”, dijo.

“Se sumó un inconveniente técnico, a consecuencia de una tormenta con granizo en Buenos Aires, que averió aproximadamente 15 aeronaves de Aerolíneas, que tiene una flota de 81 aviones. Para que se entienda, en los autos este es un problema de chapa y pintura, pero en los aviones en más complejo y hay certificaciones que cumplir. Algunas certificaciones de parte de Boeing están demoradas y se tratan de acelerar los tiempos”, explicó.

Lo cierto es que “la gerencia de Aerolíneas dispuso cerrar literalmente la venta de pasajes por cuatro días. Esto fue el martes y no ocurrió nunca en Aerolíneas desde que recuerdo. Sacaron un comunicado oficial para aclarar la situación, porque había rumores de distinta naturaleza. Al margen de esta contingencia hay una situación gremial, porque APLA, la asociación de pilotos, venía planteando un estado de alerta y una situación conflictiva con el estado nacional, por lo que ellos llaman una apertura desmedida. Esta política está muy lejos de los cielos abiertos, porque el estado sigue regulando y, para poder volar en Argentina, hay que someterse a una audiencia pública. Las llamadas lowcost como Flybondi, son cuestionadas por los gremios aeronáuticos y todo este cuadro de situación llevó a plantear el estado de alerta y movilización en Semana Santa, que es extra large por la suma de feriados”, sostuvo.

“Todo esto llevó a Aerolíneas a tomar una medida atípica. Para el caso de Río Grande, la realidad es que los vuelos están bloqueados hasta después de Semana Santa. En el país en general Aerolíneas bloqueó la venta hasta el sábado o domingo, pero no suspendió vuelos, aunque hubo reprogramaciones. En el caso de Río Grande, el bloqueo de plazas disponibles para comprar pasajes se extiende en los sistemas de ventas y reservas hasta el lunes posterior a Semana Santa. Esto agrava la situación para la gente de Río Grande, porque cualquiera que quiera viajar en Semana Santa tendrá que hacerlo desde Ushuaia”, advirtió.

Consultado acerca de qué va a ocurrir con los que ya tenían su pasaje, dijo que “hay gente que los adquirió pasajes con anterioridad al bloqueo y los vuelos de Río Grande figuran programados. Lo que está bloqueado es la venta de nuevos pasajes”.

 

Además, menos plazas y más caras

 

Al margen de esta contingencia, Río Grande cuenta con 50 plazas menos por el cambio de la aeronave que realiza el vuelo matutino, que impacta en las tarifas al reducirse las promociones. En todo el país “hubo un aumento importante de frecuencias y de oferta de asientos y de vuelos por parte de Aerolíneas, sumadas a las lowcost que todavía no llegan a Tierra del Fuego. La provincia solamente es asistida por Aerolíneas y Austral, y LATAM en el caso de Ushuaia. LADE con muchas contingencias y penurias, por el limitante de presupuesto que tiene, opera en Río Grande dos veces por semana, uniendo la ciudad con Comodoro y Río Gallegos, pero no llega a ser una línea aérea regular”, manifestó.

“Lo concreto es que Tierra del Fuego todavía no tiene la llegada de las lowcost y lo que se avizora en el corto o mediano plazo es que Andes empezará a volar a Ushuaia con tres frecuencias semanales, recién para julio y de cara a la temporada invernal. La novedad que tenemos como hecho importante en Río Grande es que el vuelo matutino en este último mes lo está cubriendo la compañía Austral, que opera con aeronaves Embraer, de apenas 90 plazas. Esto va a continuar otro mes más, y es el avión más pequeño de la flota de Austral. Esto significa que nos han quitado casi 50 plazas para Río Grande de la oferta diaria que teníamos, porque antes venían los dos Boeing de aerolíneas Argentinas a la mañana y a la tarde, cada uno con 140 asientos. Ahora el de la mañana se redujo a 90 asientos y esta es una situación que nos perjudica”, planteó Heredia.

“Al haber menos oferta de asientos los aviones se completan más rápido y aumentan las bandas tarifarias. En función de la ocupación se van abriendo o cerrando bandas de promoción y esto genera que una persona que consulta, se puede encontrar con una tarifa equis a la mañana y a la tarde ya no está disponible, porque la promoción ya no existe”, explicó.

“Es complejo el sistema de oferta y demanda en materia de tarifas aéreas”, sostuvo, dado que se maneja con un algoritmo que detecta la ocupación y va haciendo las modificaciones.

 

Vuelos nocturnos

 

Respecto del cambio de horario en los vuelos de Río Grande a partir de junio, dijo que “no deja de ser un rumor por ahora, pero cuando las versiones comienzan es porque algo se está proponiendo. Lo real es que, en los sistemas de ventas y reservas, los dos vuelos de Río Grande siguen funcionando con alguna corrección horaria mínima, de media hora o una hora. El vuelo matutino opera normalmente a las 9 de la mañana, llegando a Río Grande; y el vuelo vespertino llega alrededor de las 18 horas. El de la mañana sale siempre desde Ezeiza, y el de la tarde, desde Aeroparque”, recordó.

“Hay que estar alertas ante esta situación, porque si se confirma que los dos vuelos podrían convertirse casi en vuelos nocturnos, porque estarían operando en la madrugada, lo que nos preocupa es la época del año, porque sabemos la limitante meteorológica que tiene particularmente Río Grande en invierno. En este caso el problema no lo debemos atribuir a Aerolíneas, sino a la precariedad y la escasa categoría que tiene el aeropuerto de Río Grande, porque estamos muy lejos de ser un aeropuerto competitivo. Falta recurso humano y falta capacidad de administración del aeropuerto”, cuestionó.

“El aeropuerto de Ushuaia tiene otro concesionario, que es London Supply. En Río Grande es Aeropuertos Argentina 2000 y está olvidado. Sinceramente no tiene ninguna perspectiva de ser un aeropuerto competitivo que plantee ventajas comparativas respecto de Ushuaia. Las lowcost han licitado rutas, y hoy Río Grande no les ofrece nada”, lamentó.

“Hasta ahora vemos pasar los aviones. Cuando sintonizo la frecuencia del aeropuerto de Río Grande, el personal de la torre trabaja a destajo, porque nosotros tenemos dos vuelos pero hay diez de bajada, diez de subida, veinte cruces de aviones, que son los que van a Ushuaia y demandan la intervención del controlador aéreo del aeropuerto de Río Grande. Lamentablemente el aeropuerto está olvidado por consecuencias propias de la administración y la concesión, y no hay que atribuirle culpas a Aerolíneas. Creo que el aeropuerto debería crear las condiciones para que la empresa no deje de volar a Río Grande, porque si el aeropuerto no le brinda las condiciones, va a aterrizar en Ushuaia y nosotros sufrimos las consecuencias, porque vamos a tener que ir todos a Ushuaia a tomar los vuelos”, sentenció.

Mencionó la lucha de varios años “haciendo denuncias públicas para que se instalaran los instrumentales de los radio ayudas, que son vitales para la seguridad de los vuelos. Esto se pudo lograr, pero el concesionario de Río Grande no mueve un dedo para convertirlo en un aeropuerto competitivo, y estoy seguro de que van a poner trabas para que haya vuelos nocturnos o en la madrugada, como ya ocurrió en otra época, porque argumentaron que no tenían personal ni medios. Tenemos que seguir muy de cerca esta situación”, concluyó.