Breves
La ministra de Salud Judith Di Giglio dialogó con Radio Universidad sobre los cuatro casos detectados en la provincia y la posibilidad de prevenir con testeos previos a quienes llegan por avión, pero explicó que “si existiera la posibilidad de evitar la transmisión del virus entre las personas y entre las ciudades, el mundo no estaría en la situación en que está.
La ministra de Salud Judith Di Giglio dialogó con Radio Universidad sobre los cuatro casos detectados en la provincia y la posibilidad de prevenir con testeos previos a quienes llegan por avión, pero explicó que “si existiera la posibilidad de evitar la transmisión del virus entre las personas y entre las ciudades, el mundo no estaría en la situación en que está.

“En más de cien días de cuarentena hemos realizado 1.700 testeos”

La Ministra de Salud informó que se esperan los resultados de los casos sospechosos, pero hasta el momento no hay nuevos contagios de COVID. Destacó que en la cuarentena se realizaron alrededor de 1.700 testeos y aseguró que hay reactivos suficientes en la provincia, además de contar con el equipamiento y el personal capacitado. La cantidad de respiradores se duplicó y son actualmente alrededor de 90 equipos, y se triplicaron las camas con oxígeno-terapia. El objetivo de corto plazo es reactivar la atención en los hospitales por fuera de la pandemia, como las cirugías programadas que se habían suspendido y los controles a pacientes crónicos.

Río Grande.- La ministra de Salud Judith Di Giglio dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre los cuatro casos detectados en la provincia y la posibilidad de prevenir con testeos previos a quienes llegan por avión, pero explicó que “si existiera la posibilidad de evitar la transmisión del virus entre las personas y entre las ciudades, el mundo no estaría en la situación en que está. El hisopado de 48 horas previas no descarta la enfermedad, todo lo contrario. El único método efectivo para evitar la diseminación y los brotes grandes del virus es la cuarentena, lo que pasa es que es incompatible con el turismo y con alguna posible actividad económica diferente. Si una persona se hace el hisopado y está en el período de incubación, que es de 5 a 10 días, lo más probable es que nos dé negativo y esa persona al otro día desarrolle la enfermedad, por eso se hace cuando uno tiene síntomas, porque es cuando más posibilidades hay de tener un resultado positivo”.

“Europa en este momento abrió las fronteras con casos, y nosotros buscamos no el virus cero porque es imposible, sino evitar el colapso del sistema sanitario. En más de 100 días de cuarentena en la provincia, hemos realizado alrededor de 1.700 tests. Cuando en Buenos Aires dicen que se testea poco, esto se refiere a una ciudad con transmisión comunitaria. Cuando teníamos en Ushuaia transmisión del virus, se hisopaba al 100% las personas con síntomas. Si miran el plan Detectar, que se hace en Buenos Aires y van casa por casa, se hisopa solamente al sintomático. Ahora bajó muchísimo el número de hisopados, porque bajó el número de casos sospechosos. El caso sospechoso ahora es diferente y se va a actualizando en conjunto con el Gobierno nacional: se testea a toda persona con síntomas y que haya estado en contacto con un positivo o con alguien que vive fuera de la provincia, no se hace a todas las personas con síntomas”, aclaró.

 

Bien equipados

 

La funcionaria aseguró que hay equipamiento y reactivos suficientes en la provincia. “Tenemos más de 1.500 reactivos, es decir que tenemos mucha cantidad y además tenemos la posibilidad de comprar y de que nación envíe más. En respiradores, contando el sector público y privado, estamos en los 90 en toda la provincia, que es un número altísimo para la cantidad de habitantes, teniendo en cuenta que en la ciudad de Buenos Aires en este momento hay 500 personas en terapia intensiva. Desde que empezó la cuarentena hemos duplicado el número de camas de terapia intensiva y, en lo que respecta a camas con oxígeno-terapia, las hemos triplicado”, manifestó.

Consultada sobre el costo de un respirador y la inversión que se ha hecho en la pandemia, dijo que “el costo de un respirador depende del tipo, pero hay respiradores que van desde los 25 mil dólares a los 30 mil y hay mucho más caros. Nosotros no compramos respiradores, porque Nación bloqueó la compra a las provincias y los compró a todos el Ministerio de Salud. Nosotros compramos el resto del equipamiento, que también es muy costoso, como el soporte de la cama de terapia intensiva, las bombas de infusión, los motores, que tienen un costo muy alto porque la cama de terapia no es sólo el respirador. En las bombas de infusión y elementos para terapia hemos gastado más de 10 millones de pesos. En elementos de protección personal gastamos más de 10 millones de pesos también. Hemos contratado tres vuelos sanitarios con un valor de 20 mil dólares cada vuelo, por la pandemia, porque cuando no teníamos aviones teníamos que llevar las muestras y los insumos en vuelos sanitarios, y es mucho el dinero que se gastó. Mientras siga habiendo vuelos de Aerolíneas por lo menos con una frecuencia semanal no tenemos previstos vuelos sanitarios, salvo que surjan casos de evacuación”.

 

Resultados en el día

 

En cuanto a la demora en conocer los resultados de los testeos, dijo que “los hacemos nosotros y tardan 24 horas. En Ushuaia se hace prácticamente en el día. Nosotros empezamos todos los días a procesar las muestras entre las 11 y las 12 del mediodía. A veces salen a las 6 de la tarde, a las 7 u 8, según el procedimiento. Si Río Grande hisopó un día y logra enviar las muestras al día siguiente, a las 24 horas está el resultado. Si no, son 48 horas como máximo. Esto se debe a que tenemos el equipo de alta calidad, que se llama PCR, para realizar este tipo de práctica, y los químicos capacitados para poder realizar esta técnica, más los reactivos”.

Por el momento no se están haciendo en forma privada porque si bien en Ushuaia existe un equipo similar de PCR, “no lo está realizando el privado porque todo lo que es coronavirus en nuestra provincia lo absorbió el hospital público. Los dos hospitales públicos y el centro asistencial de Tolhuin son los hospitales COVID. A pesar de ser pocos habitantes, tenemos esta complejidad en el sistema sanitario y una importante calidad de profesionales”, afirmó.

 

Sin nuevos casos

 

Tras las noticias del fin de semana no se sumaron más casos de COVID: “Los testeos que se han hecho hoy son todos negativos hasta el momento. Los sospechosos son las personas que hisopamos y que estamos esperando el resultado. Tanto los casos de Río Grande como los de Ushuaia están aislados, porque están en cuarentena, es decir que los contactos fueron muy pocos. Están aislados por prevención, porque algunos fueron contactos de minutos, pero se ha aislado a las familias por prevención y se mantiene el contacto telefónico con el área de epidemiología ante la presencia de algún síntoma”, indicó.

Consultada sobre el control en los aeropuertos, dijo que “se hace el control de temperatura, hacemos el test del olfato, pero lo más importante no es el control en sí, sino la declaración jurada y la trazabilidad que tenemos de las personas. Es decir que sabemos qué persona ingresa y dónde vive, ellos asumen el compromiso de realizar la cuarentena y ante un mínimo síntoma sabemos dónde están para hacerles el hisopado. Una vez al día como mínimo se hace una visita y después depende de la tarea de las fuerzas de seguridad, y el llamado telefónico lo realiza el área de Salud y Epidemiología. En caso de activarse el protocolo, empieza todo el trabajo del equipo de Salud”.

 

Atención hospitalaria

 

Por otra parte, fijó como meta a corto plazo la “reactivación de todas las actividades en los hospitales públicos, las cirugías programadas que estaban suspendidas y es fundamental hacerlas, porque vemos que la gente se muere de otra cosa. Es importante que no se haga tarde la consulta y que las personas con enfermedades crónicas no estén postergadas. Ese es nuestro objetivo principal en este momento. Hay muchos que no van al hospital por temor al contagio y hasta hace muy poco estaban suspendidos los controles, era todo para urgencias al hospital y esto postergó la atención de pacientes con patologías crónicas”, manifestó.

Asimismo, destacó el trabajo en conjunto con los municipios. “Con el Municipio de Río Grande mantengo un diálogo cotidiano y compartimos las áreas programáticas de los centros de salud”. También dio cuenta de la buena relación con los efectores privados: “Es muy buena, sobre todo en esta pandemia, y hemos logrado trabajar en conjunto. No fue así en todas las provincias”, observó.

 

Buscando profesionales

 

Por último se refirió a la búsqueda de profesionales para que vengan a Tierra del Fuego. “Hay especialidades que faltan, sobre todo las básicas como medicina general. Hemos abierto una convocatoria a profesionales para la guardia médica, y la convocatoria nacional siempre está abierta en la página del Ministerio para médicos de cualquier especialidad. En este momento iniciamos una búsqueda activa de médicos de guardia y próximamente iremos con otras búsquedas activas”, dijo.

Recordó que a quienes vienen de otros lugares “se les paga un ítem de vivienda si no tienen una propiedad en la provincia y es un porcentaje del básico. En este momento tenemos sueldos competitivos y por ahí la situación en el norte es complicada, porque en el privado se está trabajando muy poco. Tenemos un sistema de dedicación exclusiva y un médico, realizando guardias, está ganando más o menos 150 mil pesos. Los médicos que se han jubilado se pueden incorporar mediante el contrato de locación, facturando al sistema, y eso lo estamos haciendo con algunos profesionales. Las residencias todavía no han terminado, se extendió el plazo y el 19 de agosto se rinde el examen único. Esperamos poder cubrir todos los cupos. En Río Grande tenemos residencia de clínica y de pediatría, y en Ushuaia de pediatría y medicina general. Para nosotros es muy importante poder cubrir todos los cupos”, concluyó.