Breves
La ministra de Producción y Ambiente Sonia Castiglione evaluó por Radio Universidad 93.5 el desarrollo del programa PROGRESO y dio detalles de la etapa que se viene, tras presentar ayer el tercer informe bimestral a la Legislatura provincial.
La ministra de Producción y Ambiente Sonia Castiglione evaluó por Radio Universidad 93.5 el desarrollo del programa PROGRESO y dio detalles de la etapa que se viene, tras presentar ayer el tercer informe bimestral a la Legislatura provincial.

“En el 2021 arrancaremos con las nuevas líneas con el PROGRESO II”

La ministra Sonia Castiglione elevó ayer a la Legislatura el tercer informe bimestral del programa PROGRESO, que implicó más de nueve mil asistencias y una distribución de 622 millones, de los mil que había autorizado la Cámara. El remanente fue incluido en el presupuesto 2021 y se pidió una prórroga de la ley, que vence en diciembre, por lo que se abrirá una nueva etapa: la asistencia estará enfocada “a herramientas que apuntalen el crecimiento y la reactivación económica”, dijo la ministra, si bien para algunos sectores se mantendrá la ayuda económica, en particular el turístico. También informó que fue terminado el informe sobre las modificaciones al subrégimen industrial y ahora está en etapa de análisis en el Ministerio de Producción de la Nación. “Para nosotros no es una opción el subrégimen como lo tenemos actualmente”, sentenció, y se buscará agregado de valor y más interacción con el territorio continental. En el marco de la ampliación de la matriz productiva habrá inversiones en la economía del conocimiento, capacitaciones a productores de madera, que será incorporada a viviendas del IPV, y una inversión en el laboratorio de genética con el horizonte puesto en la exportación.

Río Grande.- La ministra de Producción y Ambiente Sonia Castiglione evaluó por Radio Universidad 93.5 el desarrollo del programa PROGRESO y dio detalles de la etapa que se viene, tras presentar ayer el tercer informe bimestral a la Legislatura provincial.

“Cerramos esta etapa del PROGRESO I con este informe a la Legislatura y la solicitud de prórroga de la ley, y ya en el 2021 arrancaremos con las nuevas líneas con el PROGRESO II, enfocados a herramientas que apuntalen el crecimiento y la reactivación económica”, dijo la funcionaria.

“Llevamos seis meses de implementado el programa y el balance es altamente positivo, no sólo por el hecho de que exista la herramienta sino por las características que tiene para ajustarse a las exigencias que tiene un escenario económico impredecible en el marco de la pandemia. El informe fue presentado tal como lo indica la ley y hasta noviembre fueron algo más de 9 mil las asistencias gestionadas, por 622 millones de pesos. Es un número que impacta para un Estado provincial que tuvo la posibilidad de estar al lado del sector privado con esta herramienta, con luces y sombras. Al principio costó la implementación, tratar de ajustar todos los sistemas administrativos de la provincia para que tuviesen una agilidad que no tenían. Hubo que capacitar técnicos para hacer análisis de documentación, y a la gente que requería la asistencia para que supiese en qué tiempos y de qué manera”, repasó.

“Fue una curva de aprendizaje que costó al principio, hubo algunos retrasos, pero se normalizó bastante en el segundo bimestre y hoy tenemos más de 9 mil asistencias, al cierre de noviembre”, destacó.

Respecto del remanente de los mil millones aprobados por la Legislatura, dijo que fue incluido en el presupuesto 2021, “porque la ley establece que el programa vence el 31 de diciembre, con lo cual hay que solicitar la prórroga y tiene que aprobarla la Legislatura. Hay necesidad de continuar esta herramienta, y tenemos que pensar en un PROGRESO II donde focalicemos en otras cosas, como la reactivación económica, la asistencia técnica, la capacitación, la apertura de mercados. Va a ser otro tipo de acompañamiento, que no dejará por completo la coyuntura, dado que hay actividades que van a seguir con problemas. Es importante dar la posibilidad a los nuevos emprendimientos y a los que no tienen un pasado para demostrar una facturación. El emprendimiento a iniciar debe ser rentable y esto se asegura con el acompañamiento técnico del Estado y la asistencia a estos emprendimientos”, definió.

 

Casi todos subsidios

 

La crisis económica llevó a casi la totalidad a recurrir a los subsidios por la imposibilidad de endeudarse. En el caso de la cartera a cargo de Castiglione la incidencia de los créditos otorgados fue ínfima. “El 90% de los 622 millones han sido subsidios y esa posibilidad estuvo abierta siempre, sin limitantes salvo la rendición del subsidio anterior. Siempre que las solicitudes cumplan con las formalidades, el subsidio se tramita. Algunos tramitaron hasta un tercer subsidio, como los jardines maternales. Con los gastronómicos hicimos una línea específica para sostener los puestos de trabajo, y acompañamos por cuatro meses, hasta diciembre, y probablemente sigamos un par de meses más, con 12 mil pesos por empleado”, dijo del llamado ATP fueguino.

“Es válido el paralelismo con la asistencia nacional, pero se hacen distintas evaluaciones desde la nación y la provincia. Nosotros focalizamos en los puestos de trabajo y nos importa que todo ese dinero que va a salarios, luego se traduce en consumo y alimenta la rueda económica”, indicó.

Además aclaró que se pueden recibir las dos asistencias, tanto en el caso de empleados como en el sector informal de la economía. “Para economía popular, los feriantes en general, tenían un subsidio de hasta 20 mil pesos y, si reciben otro subsidio como la Asignación Universal, no fue causal de no asignar el nuestro. Son personas que no están inscriptas, no está formalizada la actividad, pero también tienen que comer”, sostuvo.

 

Subrégimen con cambios

 

Por otra parte se la consultó sobre los cambios al subrégimen industrial previo a la prórroga y dio a conocer que “el documento lo está terminando de perfeccionar el Ministerio de Producción de la Nación, porque nosotros ya terminamos ese trabajo. Estamos esperando el resultado del informe y desde enero se había hecho una presentación al Ministerio, con un borrador de decreto donde plasmamos las modificaciones que hay que hacerle al subrégimen”.

“Para nosotros no es una opción el subrégimen como lo tenemos actualmente. Claramente hay que modificar las condiciones para que esta herramienta, que tiene un costo fiscal según la nación, vuelque muchos más recursos en el territorio. En este trabajo hemos puestos los números en perspectiva, porque permanentemente están atacando el subrégimen. Estos últimos días, con el tema de impuestos internos, hubo un embate muy manifiesto por parte de las importadoras, porque claramente les está quitando mercado y competitividad este artículo del presupuesto. Un celular importado genera puestos de trabajo y derrame económico en otro lugar del mundo, y la respuesta es clara cuando se fabrica en el país. Todos tenemos que defender esto y tenemos que poner nuestra palabra. El costo fiscal no es tal, porque los componentes van a camionetas que se exportan, en el caso de las automotrices, y también ingresan dólares por eso, sin embargo no se cuestiona. Todos tenemos que defender este mal concepto que hay de la industria fueguina, alimentado por intereses de otros sectores que tampoco construyen”, instó.

“Nosotros tenemos una Subsecretaría de Valor Agregado y también Ambiente está bajo la misma órbita de Producción, porque hay una mirada productiva de lo ambiental y una mirada ambiental de lo productivo, y esto nos tiene que guiar para generar recursos, para potenciar a los distintos sectores en un delicado equilibrio, como lo es la producción y el ambiente. Yo he defendido la industria de Tierra del Fuego ante gente que sigue pensando que acá una fábrica es un enorme galpón con cuatro personas y tres destornilladores, y la realidad es que hay una inversión enorme, un nivel tecnológico que permite que Samsung fabrique los teléfonos de alta gama al mismo momento que en otros lugares del mundo. Eso no se logra sin proyección, sin inversión ni capacitación de recursos humanos”, enfatizó.

 

Nuevas tecnologías

 

Otro eje de trabajo “que pasó casi desapercibido, por la pandemia y el programa PROGRESO, es la economía del conocimiento”, agregó la ministra. “Estamos trabajando para hacer inversiones en ese campo, para generar capacitaciones y talentos en el territorio, acondicionar planes de estudio, currículas del Ministerio de Educación, pensando en un semillero de chicos y chicas preparados para las nuevas tecnologías y para generar productos. Es una de las condiciones que muchas empresas están poniendo al momento de definir dónde se instalan. La diferenciación es la capacidad de generar talentos en el territorio”, aseguró.

 

Madera en viviendas

 

También confirmó la decisión del IPV de incorporar madera en la construcción de viviendas. “Hay diseños que incluyen la lenga en distintas proporciones, para distintos usos, desde revestimientos a material de obra y mobiliario. Es un trabajo que tenía en carpeta el IPV y se profundizó en esta gestión para encarar el año próximo el trabajo en el campo, con los productores. Teníamos previstas capacitaciones con el CFI vinculadas con los aserraderos, pero como son presenciales tuvimos que posponerlas para el año que viene. Esto ya está aprobado por el CFI. Estamos recibiendo los últimos presupuestos para instalar un centro de servicios para la madera, de secado y afilado entre otras cosas, que se radicará en Tolhuin, y también para capacitaciones. Es parte del camino que hay que hacer. Uno pretende que todo sea más rápido, pero más vale que sea un poco más lento, con cimientos firmes, y no vender humo. Yo no soy de salir a hacer anuncios de algo que no tengo en concreto, pero hay mucha expectativa”, afirmó.

 

Laboratorio de genética

 

Otra apuesta al desarrollo es el laboratorio de genética, para el cual “tenemos los fondos aprobados, falta darle una pequeña vuelta de rosca a un presupuesto. Se trabajó muy bien con el INTA, con la Sociedad de Productores, y esto nos llevó a obtener fondos para ejecutar el año que viene y construir el laboratorio de genética. Por un lado es la genética para uso interno, de los propios productores, que hoy están trayendo de otros lugares. La idea es producir esa genética acá, y el horizonte en una segunda etapa es la exportación”, concluyó.