Breves
El secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio Daniel Rivarola se refirió a la caída de alrededor de 800 contratos la semana pasada y como esto repercutirá en la economía de los comercios de la ciudad, como así también advirtió que hay comercios en donde prácticamente no ingresan clientes.
El secretario adjunto del Centro de Empleados de Comercio Daniel Rivarola se refirió a la caída de alrededor de 800 contratos la semana pasada y como esto repercutirá en la economía de los comercios de la ciudad, como así también advirtió que hay comercios en donde prácticamente no ingresan clientes.

Mercantiles

En comercio hay un despido por día de promedio

El secretario Adjunto del CEC se refirió a la crítica situación del sector. Dicen que se volvió al promedio de un despido por día. Siguen los acuerdos para la reducción de la jornada, para evitar más cesantías.  Esto obedece a la falta de ventas y a que no hay nada que reactive el sector comercial, porque los salarios del sector de industria y Gobierno cada vez son menos y la inflación que va licuando el salario hace que alcance cada vez para menos cosas”, afirmó Daniel Rivarola.

 

 

“Incertidumbre es la palabra que le va justito y la verdad es que es muy grande. El sector está atravesando una crisis de recesión muy importante. Lamentablemente nuevamente estamos hablando de lo que hablábamos allá por mitad del año pasado, de volver a un promedio de casi un despido por  día”; advirtió el secretario Adjunto del Centro de Empleados de Comercio, Daniel Rivarola, respecto de la situación que atraviesa el sector mercantil.

 

Mencionó que “la semana pasada perdimos gente de panaderías y multirubros, esta semana de tiendas sobre todo. Hay comercios que dicen que están sosteniendo a los empleados porque están juntando el dinero para las indemnizaciones, así que estamos con una situación compleja”, insistió el gremialista en declaraciones a FM “Aire Libre”.

 

El dirigente del CEC indicó que “ha crecido el número de empleo en negro, que seguimos registrando y tratando de blanquear, pero la situación en el comercio está compleja. La semana pasada, en una panadería, despidieron tres trabajadores de un solo plumazo. Esto obedece a la falta de ventas y a que no hay nada que reactive el sector comercial, porque los salarios del sector de industria y Gobierno cada vez son menos y la inflación que va licuando el salario hace que alcance cada vez para menos cosas”, remarcó.

 

Sobre la política del CEC para los casos más críticos manifestó que “No podemos para los despidos en un negocio que no vende, pero sí el comercio sabe que vamos a ir hasta las últimas consecuencias para que el trabajador que haya sido despedido cobre su indemnización al 100 por ciento. Quizás en otros ámbitos despedirán y que hagan juicio, pero en el caso nuestro saben vamos a ir por las indemnizaciones; porque si encima que se deprenden del obrero éste no tiene la indemnización para sobrevivir hasta encontrar alguna changa o un empleo tenemos que avanzar con un conflicto porque necesitamos que esos compañeros tengan el dinero que les corresponde”.

 

Volviendo a referirse al panorama para el segundo semestre del año, dijo que se presenta “complejo, porque no avizoramos que el sector industrial reactive y es el que genera la mayor cantidad de salarios en Río Grande porque los vuelca ahí. Además, independientemente del logro que obtuvieron los textiles de sostener los 40 puestos de trabajo en Australtex, no se avizora que el sector se reactive de una manera importante”, advirtió.

 

Comentó Rivarola que “con cada puesto que se pierde en la industria entramos a mirar nosotros para el costado, para ver a qué comercio le sobra otro. Lamentablemente hay que esperar, ya pasó la película del Mundial y dejamos de distraernos en eso, entonces hay que empezar a mirar qué futuro tiene Río Grande”, señaló.

 

A la hora de marcar responsabilidades manifestó que “la primera es de Nación, para la reactivación industrial. Si seguimos con importaciones, si seguimos comprando productos afuera, si no incentivamos la industria nacional y a las PyMEs, no hay forma que esto lo reactivemos desde abajo. Entonces hay que buscar la manera que el sector se reactive al menos en algo o crear fuentes de trabajo cambiando la matriz, porque todo lo que de valor agregado y genere dos o tres puestos de trabajo va a servir”, aseguró.

 

Para finalizar dijo que siguen los acuerdos de reducción de jornada en algunos comercios “para que no haya despidos”, reconociendo que no es lo óptimo pero admitiendo que es una alternativa para que no se pierdan más puestos de empleo.