Breves
La eliminación de las licencias no automáticas para AFARTE “es una medida absolutamente ineficiente para lograr una mejora del precio”, dijo el presidente de AFARTE Federico Hellemeyer.
La eliminación de las licencias no automáticas para AFARTE “es una medida absolutamente ineficiente para lograr una mejora del precio”, dijo el presidente de AFARTE Federico Hellemeyer.

Eliminación de las licencias no automáticas “una medida absolutamente ineficiente”

El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer advirtió que la rebaja de precios en los productos fabricados en la isla puede demorar “semanas o meses”, porque hay stock en las industrias y mercadería en tránsito. La quita de licencias no automáticas opera en contra, porque elimina trabas burocráticas para la importación, sostuvo, aunque no se mostró sorprendido porque desde el inicio de la gestión Macri se venía planteando la decisión de avanzar en este sentido.

El presidente de AFARTE Federico Hellemeyer evaluó por FM La Isla el impacto de la resolución conocida ayer, por la cual se eliminan las licencias no automáticas, quitando barreras burocráticas para la importación de los productos que hoy se están fabricando en la provincia.

“Nobleza obliga decir que desde el inicio de la gestión el gobierno nacional nos expresó que el sistema de las ex DEJAI y licencias no automáticas, era un sistema que iba a caer. Eso siempre fue dicho por el gobierno. A uno le gusta tener la industria nacional lo más protegida posible, pero la realidad es que esto estaba dentro de los cálculos”, señaló, sin sorpresas por la resolución que se terminó emitiendo.

Mencionó que esta semana se conocieron medidas “en dos días sucesivos: el martes se publicó el decreto 979 que materializa los cambios en impuestos internos. Esto estaba previsto desde el acuerdo firmado con la UOM y con Nación. Esto materializa la medida de una forma más inmediata, sin esperar la reforma impositiva, y va a ser la norma que impere en términos tributarios hasta tanto se promulgue definitivamente la reforma impositiva. Cuando negociamos con el gobierno los cambios en los impuestos internos asumimos un desafío muy grande y se está trabajando para estar a la altura de ese desafío”, aseguró, aunque marcó prudencia al momento de estimar cuánto podrán bajar los productos y cuándo.

“Lo que ocurrió ayer con la resolución de la Secretaría de Comercio referida a la importación de productos electrónicos es una confirmación de una vieja prédica del gobierno. Por supuesto que ahora va a ser más fácil importar, pero la situación arancelaria sigue siendo la misma. Esto no significa que uno no tenga una serie de recursos por normas técnicas que existen. Lo que no existe es esa discrecionalidad administrativa de la Secretaría de Comercio, que decide quién puede importar y quién no. En la práctica esto era algo que funcionaba con el gobierno pasado, pero con el actual ya estaba bastante relativizada”, aseguró.

Agregó como dato importante que “esta óptica que tiene el gobierno no la tiene solamente respecto de los productos electrónicos sino con todos los sectores. El gobierno pretende tener la menor cantidad de barreras burocráticas y hay que trabajar en toda la estructura de costos para poder competir, ya sin este tipo de ayuda”.

La quita de licencias no automáticas abarca celulares, equipos de aire acondicionado, microondas, monitores, televisores, que son productos que se fabrican en Tierra del Fuego, por lo que tiene una incidencia directa en la producción local, que tendrá que competir con el producto importado.

Con respecto a los impuestos internos, “recién hay una certidumbre a partir del decreto del martes, pero no nos tenemos que relajar. El acuerdo es muy exigente y desde AFARTE creemos que este es el momento para presionar al gobierno sobre los costos aduaneros, la seguridad en las rutas, el contrabando de productos y obtener resultados. Esto es lo que nos va a permitir lograr una rebaja de precios que se necesita para cumplir con lo pautado”, dijo.

Consideró “un evento desafortunado” que se sumaran estas dos medidas, y no negó que se trata de una “presión” para acelerar la rebaja de precios. “En un plazo perentorio se debería notar una rebaja, por los impuestos que fueron eliminados, pero es un evento desafortunado la yuxtaposición de ambas medidas, la de impuestos internos y la de las licencias. Lógicamente la medida de la reducción de impuestos internos va a generar una rebaja, pero lo hará con el correr de las semanas y de los meses, porque en la industria hay stocks, hay mercadería en tránsito con cierto valor, y hay una estacionalidad que tiene que ver con el verano y la venta de aire acondicionado. Ahora se armó una pequeña ensalada entre la rebaja de impuestos internos y el quite de las licencias no automáticas, como si estas dos causas fueran a coadyuvar para que los productos se abaraten. Pero la quita de licencias no automáticas es una medida absolutamente ineficiente para lograr una mejora del precio, porque el producto que antes se importaba con más trabas burocráticas, ahora se importa con menos trabas”, subrayó.

No pudo precisar cuándo se podrá visualizar el efecto del acuerdo, con la rebaja concreta de los productos fabricados en la isla. “Hay que ser cautos para no generar una expectativa excesiva en el mercado que después no se verifique y cause algún tipo de frustración. Muchas veces es una zanahoria que el gobierno le pone al productor para presionarlo. Hay veces que a la expectativa de esa rebaja de precios el gobierno hasta le pone un número específico y eso está mal, pero lamentablemente son las reglas de juego”, concluyó.

Fuente: Diario Provincia 23.