Breves
El secretario de la Cámara Hotelera y Gastronómica, José Luis Recchia, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, dado que la cámara de comercio de la capital fueguina expuso una crisis sin precedentes, con cierre de comercios luego del final de la temporada estival.
El secretario de la Cámara Hotelera y Gastronómica, José Luis Recchia, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, dado que la cámara de comercio de la capital fueguina expuso una crisis sin precedentes, con cierre de comercios luego del final de la temporada estival.

El turismo de Ushuaia afectado por la crisis y la falta de conectividad

El secretario de la cámara hotelera y gastronómica de la provincia, José Luis Recchia, planteó una situación crítica del turismo en la capital fueguina, luego de la temporada estival, dado que en los meses de transición hasta el inicio de la temporada de invierno se observa “muy poca gente”. Agregó el perjuicio ocasionado por la decisión de Aerolíneas Argentinas de levantar todos los vuelos que unían a Ushuaia con Calafate y espera que para el año próximo se revea esta decisión. También se refirió al alojamiento informal, que actualmente equivale a más de la mitad de la cantidad de camas del sistema formal.

Río Grande.- El secretario de la Cámara Hotelera y Gastronómica, José Luis Recchia, dialogó con Radio Universidad 93.5 sobre la situación del sector, dado que la cámara de comercio de la capital fueguina expuso una crisis sin precedentes, con cierre de comercios luego del final de la temporada estival.

“No podemos desconocer que hay diferencias con años anteriores y basta salir a la calle para ver cómo están los comercios en cantidad de gente. Para el turismo, mayo y junio son meses de transición, porque termina el turismo de verano y el antártico, y hay que esperar que comience el turismo de esquí, que el año pasado abrió en la primera semana de julio. Son 120 días sin trabajar en facturación y se nota. Hay muy poca gente en el destino, agravado por los vuelos suspendidos entre Ushuaia y Calafate. De por sí es poca la gente que se traslada entre Ushuaia y Calafate, pero se nota este puente aéreo que se suspendió estos meses”, aseguró.

“Hoy una persona de Calafate que quiere venir a Ushuaia tiene que pasar por Buenos Aires y realmente es una locura”, sostuvo Recchia.

Se le indicó que Diego Navarro, vicepresidente de CAME, planteó la necesidad de buscar otros nichos, luego de su visita a España donde vio el desarrollo de pequeños poblados similares a Tolhuin. Navarro apeló  a potenciar fechas del calendario provincial, como el Día del Ovejero, la esquila en zona norte, el gran premio de la Hermandad. “Cuando se promociona la provincia, se van buscando otros nichos en forma permanente -dijo Recchia-. Ahora estamos buscando en Estados Unidos y hay que optimizar también los recursos que se tienen. Con la agencia de desarrollo fuimos a Sudáfrica en su momento, porque podrían esquiar en Ushuaia en lugar de irse a Colorado. Si Tolhuin estuviera en España, como cualquier pueblito chiquito, tiene millones de personas alrededor, pero nosotros estamos dependiendo de un vuelo, como el de Ushuaia-Calafate. No tenemos comparación en nada, ni por la distancia ni por la conectividad con España, y eso es fundamental en turismo”, subrayó.

“Cuando nos sentamos en una mesa con gobiernos provinciales, municipales el incluso el nacional, el turismo no está del todo reconocido en el ámbito político como una fuerza de trabajo con un derrame importante en la gente, aunque no se dedique al turismo. Esto lo tenemos que entender para cuidar la ciudad. En un momento se tomó la decisión de hacer un centro de esquí y los hoteles antes cerrábamos en Semana Santa y abríamos en octubre, porque no había gente. Se ha avanzado en muchas cosas, porque hablamos el turismo antártico, pero tenemos debilidades en muchas otras”, lamentó.

Dado que la gente que llega en los cruceros se encuentra con los comercios cerrados, reconoció una falencia pero a la vez tuvo en cuenta la crisis del comercio. “Esto es muy real. Los hoteleros y gastronómicos le pedimos al comercio que abra un feriado o un domingo, porque hemos visto a la gente con la ñata contra el vidrio del lado de afuera; pero si uno mira del otro lado de la mesa, el costo laboral es tan alto que solamente se abren los lugares donde va mucha gente para que les justifique estar abierto. Hoy están atendidos por sus dueños y familiares, por el costo laboral tan alto. Se están haciendo gestiones desde la cámara de comercio para bajar los costos laborales, porque acá se paga el 80% de zona para el comercio y es el más alto del país”, remarcó.

“El comercio necesita una mano del estado, ya sea provincial o nacional, no para bajar el salario al trabajador sino para bajar los aportes en estos días que no se consideran laborales”, planteó.

Volviendo sobre la conectividad, dijo que se ha hecho “lo habido y por haber para que se vuelvan a poner en pantalla estos vuelos de Ushuaia-Calafate. Intervinieron todos los entes relacionados al turismo para hacerle entender el error de sacar todos los vuelos a Aerolíneas, y pedíamos aunque sea tres vuelos semanales. Pero tomaron la decisión de sacar todos, y no creo que sea política, sino de una mirada de una empresa que no tiene en cuenta la función social de una aerolínea de bandera. Teníamos un vuelo diario y no venían llenos, ese era el punto que planteaban. Pero hay gente que necesita viajar, por enfermedad o lo que fuere, y tampoco los vuelos venían con dos o tres pasajeros. Fue una decisión apresurada de la empresa y nos han prometido rever la situación para el próximo año”, informó.

Agregó que “esto ha generado mucha preocupación en los operadores turísticos locales o de Brasil, porque vienen a esquiar y de paso van a Calafate, y todos estos vuelos han bajado, porque no quedó ningún vuelo hasta fines de julio”.

 

Alojamiento informal

 

Respecto del alojamiento informal, Recchia lo planteó como “un fenómeno mundial, que tampoco es nuevo en Ushuaia porque el mismo taxista o remisero que buscaba un pasajero en el aeropuerto ofrecía alojamiento con algún familiar”, pero en muy baja escala.

“Lo que ocurre ahora es que internet abrió una ventana enorme en el mundo y se hacen las reservas desde cualquier parte del mundo. Si desconocemos esto, estamos en problemas. El estado municipal y provincial han planteado generar las herramientas para normalizar esta situación, y que cada uno se declare comercialmente. Hay una inversión muy importante de la nación, las cámaras, los entes mixtos, la provincia, los municipios, para salir a promocionar el destino. Todo lo que no esté controlado, permite venta de drogas, pedofilia, trata, porque hay un combo y un caldo de cultivo muy desagradable en esa situación”, alertó.

Cuestionó que “nadie controla, no se piden documentos porque no está registrado, y es muy peligroso esto. No es solamente por una cuestión económica que le hace daño al hotelero, sino que es una cuestión de salud y seguridad fundamentalmente”.

La cantidad de camas en el sistema informal es alarmante: “La mayoría de las páginas ofrecen departamentos o habitaciones, con distintas modalidades. En Ushuaia hemos detectado ofertas en estas páginas, hicimos la captura de las imágenes y lo presentamos a la AREF, a Habilitaciones Comerciales, a Energía. Los entes provinciales, a aquellos que detecten una oferta informal, automáticamente les tienen que generar el impuesto, ya sea con luz comercial, agua, habilitaciones, porque están lucrando y ofreciendo su negocio. Por ahí es muy difícil entrar al domicilio pero es muy fácil entrar por internet a ver la oferta. Se les puede cobrar y lo que está fallando son los controles. En estos días va a entrar en vigencia el consejo municipal del turismo que se conformó. Estuvimos en el Concejo Deliberante y vamos a invitar a la mesa a todos los entes que regulan y controlan, porque las ordenanzas existen y lo que no se cumple es el control”, insistió.

“Nosotros tenemos alrededor de 6.200 camas habilitadas en Ushuaia y son 6.500 en la provincia. Y del sistema informal hay alrededor de 3.500 detectadas, que es más de la mitad. Estamos en problemas, porque el pasajero que se va a alojar a esa habitación no tiene ninguna seguridad. Hemos denunciado la competencia desleal con la captura de pantalla y vamos renovando permanentemente este registro, también con la colaboración del gremio porque hay mucha gente trabajando en negro. Una inmobiliaria que alquila 40 departamentos debe tener 2 empleados y ni siquiera los tiene como monotributista, y yo con 50 habitaciones tengo alrededor de 25 empleados. La misma señora que les limpia la casa va a limpiar esos departamentos, y estamos hablando de casi un millón de pesos de diferencia solamente en el costo laboral”, comparó.

 

Camino del Atlántico

 

Consultado sobre las grandes obras que anunció la provincia, como el microestadio de Río Grande y el corredor costero, dijo que “seguramente el estadio va a cumplir una parte social importante en el lugar que esté, y me parece que tiene que generar una actividad social importante en el lugar. Con el tema de la ruta, nos reunimos con la consultora que nos pidió opinión y planteamos que, si esto se va a hacer para desarrollos turísticos, polos gastronómicos, turismo de estancia, bienvenido sea. Ahora, si esto es solamente abrir una ruta para que después se metan todos con una banderita y se arme un rancherío, la verdad no queremos la ruta”, sentenció.

Para Recchia, “si el estado no puede controlar, no lo tiene que hacer. Si no, después se convierte en un negocio para algunos pocos, porque aun usurpando después se venden la tierra entre ellos y la vara se va para abajo. Al estado le sale muy bien la desidia. Nosotros tuvimos un visionario como el Gobernador Campos, que hizo las hosterías cuando no había nada, y no puede ser que años después esté el circuito como está, cuando fue la bandera del turismo en la provincia”, fustigó.

También se refirió a la situación de la gastronomía y dijo que está “complicada como todos”, y mencionó los mismos condicionamientos que valen para el resto, y no tienen otros puntos más cerca de los grandes centros urbanos. “Hay destinos como Carlos Paz que tienen mucha gente alrededor y en un feriado largo la actividad se reactiva”, dijo, sin embargo destacó que “en Ushuaia creció mucho el turismo provincial. En la época de esquí y los fines de semana largo viene mucha gente de Río Grande, a su vez desde Ushuaia van a Río Grande por cuestiones comerciales.

En materia de servicios, sostuvo que “veníamos de una vara muy baja, con una inoperancia de ochos años de gestión, sin inversiones y con cortes de agua permanentes, al punto de llamar a los bomberos para que llenaran los depósitos de los hoteles. Hoy hemos avanzado, pero sigue el problema del color del agua, y falta resolver el tema de decantación. Por lo menos el agua no se corta. La DPOSS está haciendo obras importantes que no se hicieron muchos años y es real, pero estamos pagando el agua más cara del país, algo que ellos reconocen”.

Finalmente, como perspectiva para la temporada invernal, expresó que “si uno mira la planilla de reservas, sinceramente es para llorar. Todos aspiramos a que sea una buena temporada y sabemos que el esquí está muy encima de la fecha. Si saben que abrió el cerro, que está nevando y hay buenas condiciones, la gente empieza a venir. Por supuesto el mundial va a afectar un poco, porque el que tiene poder adquisitivo se va a ver el fútbol a Rusia”, manifestó.

“Todavía estamos medio tomado de los pelos con la cantidad de nieve, pero en la montaña hay y el cerro está fabricando nieve con cañones, así que va a estar bien a fin de mes. Pero nosotros estamos acostumbrados a que haya nieve en la ciudad y no la vemos. Si uno ve el marco reinante, tanto por la situación económica como política, no creo que superemos los números del año pasado, por el mundial. Espero que al menos los números sean similares que en 2017”, concluyó.